.

Quién está en línea

Tenemos 136 lectores conectados
Otros ¡Mira que Guay...! ¿Por qué le llaman respeto cuando quieren decir sumisión?

¿Por qué le llaman respeto cuando quieren decir sumisión?

Escrito por A.F. 30 Junio 2011
( 16 Votos )
Imprimir
¿Por qué le llaman respeto cuando quieren decir sumisión? 4.8 out of 5 based on 16 votes.
Últimamente, y motivado en parte por las andanzas del movimiento 15-M, la élite política y algunos adjuntos a ella insisten en que “hay que respetar a las instituciones”. Básicamente lo dice quien forma parte de alguna institución o depende directa o indirectamente de ella para mantener su status, o sea, su buena vida.
Además, cuando alguno toca el tema se le pone la cara muy seria, mezcla de advertencia y amenaza, reflejando así el carácter totalitario que acompaña a toda institución, o sea, o lo que hay o la nada.
Convenía recordar que una institución cobra vida y sentido gracias a las personas que la componen y le dan forma. Una institución es lo que sus componentes son. Y lo mismo pasa con todo aquello que es creación del hombre, del ser humano.
Siendo así, cuando una institución deriva en un comportamiento indigno o dañino para los ciudadanos, significa que los que forman parte de ella han olvidado su condición de ciudadanos, han olvidado su compromiso con el pueblo y se han “endiosado”, pasando entonces a ser los “mastines” del rebaño, y no porque cuiden de él, sino porque muerden a quien se sale de los límites por ellos establecidos.
Cualquier concepto puede ser en sí mismo bueno, pero siempre es susceptible de convertirse en malo según sea el comportamiento o la interpretación del responsable de su aplicación.
La democracia, por ejemplo, es buena en sí misma, pero los que le dan forma y vida no son demócratas, son parásitos del concepto, de la idea, y la están destruyendo.
La iglesia, otro ejemplo, es otra institución, pero es la mayor mentira y la mayor hipocresía de la historia de la humanidad, por eso le va como le va.
Al final, lo auténtico siempre prevalece, y si no la misma Vida lo pone en su sitio. Y lo mismo pasa con las personas, sus ideas y sus actos.
Respetar a las instituciones es posible siempre que las instituciones respeten a los ciudadanos. Y si una institución existe es porque fue creada por seres humanos, y se supone que fue creada con un fin bueno, positivo. Pero… ¿Son las instituciones una expresión pura, auténtica, de sus principios básicos, del porqué y para qué fueron creadas? Por supuesto que no. Se han corrompido, o mejor dicho, sus valedores se han corrompido. Por eso, si unos corruptos nos piden respeto a las instituciones no podemos concederles ese respeto a menos, que ellos sean los primeros en respetarlas presentando su dimisión y rindiendo cuentas por sus desmanes a espaldas del pueblo y de los principios institucionales. Es sencillo de entender.
Cualquier otra cosa no tiene nada que ver con el respeto y mucho o todo con la sumisión. Cuando se pide sumisión entonces se está hablando de dictadura, de vetar la libertad de expresión, de fomentar la esclavitud mental, de crear zombis.
Y la democracia ha degenerado en sumisión del pueblo, de los ciudadanos, a todo lo que pertenece a los derechos democráticos del pueblo, pero que son utilizados para beneficiar a los políticos y a las instituciones en contra de los ciudadanos.
Es un manejar hábilmente los conceptos, los valores, para convertirlos en obligaciones, en cadenas, en palabras huecas sin significado real, en mentiras.
Y todo ello crea “clases”, “niveles”, “dioses”, ciudadanos de primera, de segunda, de tercera, y miseria, mucha miseria física y moral.
Y de todo ello son responsables las instituciones y quienes las conforman.
Si el parlamento es una institución... ¿por qué hay chorizos en él? Si la iglesia es una institución... ¿por qué hay ateos en ella? Si la democracia es una institución... ¿por qué hay fascistas en ella? Podríamos hablar de la Banca, del FMI, de la ONU, etc. Y así podríamos seguir indefinidamente.
Conclusión. Quien pida o exija respeto que revise primero si está o están respetando al pueblo soberano. Si en cambio, lo que quieren decir es sumisión, pues sencillamente eso se acabó, porque ningún ser humano, por diseño y por principios, está autorizado ni capacitado para pedir sumisión a otro. Léanse la historia y los resultados de esta, y verán que todo lo que sube baja, y quien sube mal baja peor.
Nadie es más digno ni tiene más derechos que nadie para imponer obligaciones. Y quien más responsabilidad tiene, porque así libremente la asumió, es quien más ejemplo debe de dar. Simplemente con esta premisa, ya es suficiente para vaciar las instituciones de parásitos, de chupópteros y de capullos.
Respeto para todos, sumisión para nadie. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar