.

Quién está en línea

Tenemos 111 lectores conectados
Opinión Opinión La construcción de la hidroeléctrica en Aysén.

La construcción de la hidroeléctrica en Aysén.

Escrito por Luis Barrientos C. 31 Mayo 2011
( 4 Votos )
Imprimir
La construcción de la hidroeléctrica en Aysén. 5.0 out of 5 based on 4 votes.
Los chilenos se manifiestan contra el megaproyecto Hidroaysén, una serie de embalses que inundarán 6000 hectáreas de la Patagonia. Un proyecto defendido por el Gobierno que lo considera vital para el crecimiento económico del país.
Por estos días hemos asistido a la polémica y controvertida discusión sobre la construcción de cinco represas en Hidroaysén, lo que contempla un proyecto millonario, nunca antes visto e Chile, ni aun siquiera en Latinoamérica,  en vista de la inversión que ello significa.  Además del impacto medioambiental y económico, que afectaría negativamente al país como imagen de país en vías del desarrollo equitativo, atendiendo globalmente el concepto y no solo en sus aristas económicas o refiriéndose solo al crecimiento económico,  como pretenden hacer notar empresarios y políticos neoliberales, o sea crecimiento igual desarrollo.  En el siguiente planteamiento y tesis no se pretende dar detalles técnicos ni aún sobre los impactos que dicho proyecto implica, pues para ello basta con remitirse a datos en Internet o escritos de expertos a favor o en contra. Con lo que se quiere plantear, entonces, que en sí y desde ya el proyecto es malo, por el impacto negativo en el medio ambiente, por la pobreza y no la riqueza que se prevé, etc., Interesa por tanto un planteamiento más profundo del tema y que apunte a la raíz y no a la consecuencia, a la base y no a la superficie, al origen y no al resultado, resultado por cierto que es posible de cambiar, de todas formas, con un proyecto país distinto, podríamos decir extraño, sobre todo para los que detentan el poder y para aquellos que percibiendo el problema, viajan por el camino del neoliberalismo y el consumismo, alienados y con voz apagada, sin acción ni lucha por los derechos ciudadanos y personales.
Hidroaysén es en sí, el instrumento ideal para perpetuar al capitalismo y sus ideólogos.Entonces, ¿ cuál es la raíz del problema?.  Basta revisar un solo ejemplo para darnos cuenta de que la situación que nos aqueja no es de forma sino de fondo y que nos persigue desde nuestros orígenes como nación.  El ejemplo es una declaración ideológica de Eduardo Matte Pérez, bisabuelo de Eliodoro Matte, actual accionista de una de las empresas que lleva adelante Hidroaysén. Dijo el bisabuelo: “Los dueños de Chile somos nosotros, los dueños del capital y del suelo.  Lo demás es masa influenciable y vendible; ella no pesa ni como opinión ni como prestigio”. Sus palabras no pueden ser más oportunas para explicar el fondo del asunto.  No se trata ni de desarrollo ni de progreso.  No se trata de llevar seguridad y confort a los chilenos ni que seamos más competitivos a nivel latinoamericano ni que avancemos más rápido al desarrollo. No, simplemente se trata  de un fondo ideológico, tan arraigado en el poder criollo por generaciones.  Arraigo sustentado además `por un sistema democrático representativo y anacrónico, que genera dependencia, subdesarrollo y refuerza la división de clases, tan necesaria para la ideología capitalista.  Para un chileno común se trataría entonces de un negocio muy bueno para unos pocos, es decir un flujo contante de dinero que todos los chilenos entregaríamos a unos cuantos.  A ellos no les interesa lo que el chileno común piense si el proyecto se instala, no le interesa si chile es más o menos desarrollado.  Es más, el subdesarrollo es muy conveniente para el poder oligárquico y para los grandes empresarios.  El desarrollo implica normas estrictas, convenios de defensa del medio ambiente internacionales, o sea, regulaciones al capital, por eso es que en Chile se dan las condiciones ideales para dicho proyecto.
Lo siguiente es parte de un texto escrito por Cristian García Schneider ingeniero industrial, candidato a Master en Energías Sustentables, Universidad RMIT, Australia. “ Chile es un país que se caracteriza por la facilidad para hacer dinero sacrificando recursos naturales y al medio ambiente,  lo cual es bien visto por el gobierno y los grandes grupos económicos. Un proyecto ideal para un inversionista es aquel que presenta un bajo riesgo, un retorno de la inversión en el corto plazo, una demanda creciente asegurada, bajos costos de operación y una larga vida. Hidroaysén nace bajo esta premisa, siendo una máquina de hacer dinero para inversionistas extranjeros con el apoyo de algunos locales, y creando energía que mayormente será utilizada por empresas mineras, las que también son inversiones extranjeras.
Para los inversionistas, las fortalezas del negocio Hidroaysén es su bajo riesgo. Primero, utiliza una tecnología con más de 130 años de conocimiento, la cual no reviste ningún desafío tecnológico, ni de ingeniería. Por otro lado, estará alimentado por una fuente prácticamente inagotable de agua proveniente de los ríos Baker y Pascua que se caracterizan por presentar caudales abundantes, prácticamente sin variación, los que indirectamente se alimentan de los deshielos de los majestuosos Campos de Hielo Norte y Sur. Por otro lado, las debilidades de este negocio no son muchas, salvo un pequeño detalle ambiental que significa la deforestación directa de 30.000 hectáreas y una cicatriz de torres de alta tensión de 70 metros de altura que cruzarían 2.300 kms. desde la Patagonia, a través de seis parques naciones, 11 reservas nacionales, 26 terrenos prioritarios de conservación, 16 humedales y 32 áreas privadas protegidas, sólo para conectarse con el Sistema Interconectado Central (SIC).
Pero como éste es un negocio de verdad, dentro de la estrategia de inversión se incluye el financiamiento para que algunos personajes claves, pertenecientes tanto al aparato público como al mundo político, puedan burlar la escasa legislación ambiental que existe en el país y extorsionar la mente de los chilenos catalogando a Hidroaysén como la única alternativa sustentable para alcanzar el sueño de un país desarrollado. Lo que por supuesto no es cierto.   Si bien la inversión no es menor, cercana a US$ 3.200 millones, una estimación rápida indica que este negocio es muy rentable y tendrá ventas anuales seguras por unos US$ 2.000 millones ($900 mil millones de pesos), con costos operacionales muy bajos”. (Cristian García Schneider)
A la luz de los argumentos, Hidroaysén es en sí, el instrumento ideal para poner en práctica y en concreto perpetuar al capitalismo y sus ideólogos.
Solo queda concluir que la gran mayoría de los chilenos han comenzado a despertar de un sueño que ha permitido grandes avances del capitalismo. Los días que vienen pondrán a prueba la fuerza capitalista versus la lucha del pueblo de chile, por un avance al desarrollo que los incluya. Que incluya la opinión de la gente y que resalte su prestigio, demostrando su influencia en el futuro del país para todos, más justo, con mejor distribución de la riqueza, participativo y deliberativo. Δ

 Luis Barrientos C. Profesor. Psicólogo en formación  U. Bolivariana.


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar