.

Quién está en línea

Tenemos 113 lectores conectados
Actualidad Crímenes económicos contra la humanidad

Crímenes económicos contra la humanidad

Escrito por Xavier Caño 08 Abril 2011
( 14 Votos )
Imprimir
Crímenes económicos contra la humanidad 4.6 out of 5 based on 14 votes.
Si los crímenes se califican como tales en función del grado de daño y sufrimiento que causan, ¿acaso la actual crisis-estafa-atraco no esta causando un gravísimo sufrimiento y dolor a millones de seres humanos? ¿Qué pensar, por ejemplo, de que el número de hambrientos haya pasado en un par de años de 850 millones a 1.100 millones de personas?
En junio de 2009, los partidarios de recortar gastos para reducir el déficit entronizaron a Irlanda como modelo; veintidós meses después, la deuda irlandesa no se arregla y esa economía no levanta cabeza. El gobierno del Reino Unido, partidario de austeridad a ultranza, ha de revisar al alza la previsión del déficit porque el crecimiento económico británico se ha estancado. En España, se propone limitar el gasto público en función del crecimiento del PIB, mientras se ejecutan grandes recortes sociales, pero el paro es astronómico. Grecia no levanta cabeza a pesar de los fieros recortes habidos…
Ciega ante los hechos, la Unión Europea perpetra el Pacto del Euro que apuesta aún más por los recortes sociales, aunque, como diagnostica Paul Krugman, “la doctrina de la austeridad fracasa estrepitosamente en Europa”. Porque los recortes del gasto deprimen más la economía y aumentan el paro. Pero los neoliberales imponen la austeridad presupuestaria como única alternativa, perpetrando grandes reducciones en partidas sociales que garantizan derechos de los ciudadanos; educación, salud, seguridad social…
No es una discusión académica entre economistas neocon y keynesianos. Hablamos de derechos humanos, de agresiones sistemáticas contra los derechos constitucionales de la ciudadanía. Pero los responsables de esta feroz crisis han desviado el problema al terreno de la deuda pública, ocultando su responsabilidad, minando los derechos de los ciudadanos. Lo expone Joseph Stiglitz cuando denuncia la falacia de que para reducir el déficit sólo cabe recortar gasto público. Una propuesta que responde, según el Nobel, “al intento de debilitar las protecciones sociales, reducir la progresividad de los impuestos y disminuir el papel y dimensiones del Gobierno, mientras se deja toda una serie de intereses establecidos tan poco afectados como sea posible”.
Es cuestión de derechos, no de economía. Por ejemplo, en la comunidad autónoma de Cataluña, en España, el gobierno recién elegido ordena a los hospitales públicos cerrar quirófanos por las tardes, reducir servicios (incluso Urgencias) y restringir a la mitad la asistencia médica durante el próximo verano. Para reducir el déficit, dicen. Pero el derecho a la salud no es negociable.
Y, llegados aquí, recordamos a las profesoras de economía Lourdes Benería y Carmen Sarasúa, quienes exponen que “culpar a los mercados es quedarse en la superficie del problema. Hay responsables, y son personas e instituciones concretas: quienes defendieron la liberalización sin control de los mercados financieros; los ejecutivos y empresas que se beneficiaron de los excesos del mercado durante el boom financiero; quienes permitieron sus prácticas y quienes les permiten ahora salir indemnes y robustecidos, con más dinero público, a cambio de nada. Empresas como Lehman Brothers o Goldman Sachs, bancos que permitieron la proliferación de créditos basura, auditoras que supuestamente garantizaban las cuentas de las empresas, y gente como Alan Greenspan, que fue jefe de la Reserva Federal norteamericana, opositor a ultranza de regular los mercados financieros”.
Cierto, los responsables de que millones de familias hayan perdido sus hogares, millones de trabajadores vayan al paro, millones más incrementen la legión de pobres, el número de hambrientos crezca hasta sobrepasar los 1000 millones… tiene nombre y apellidos o razones sociales. No son una entelequia.
“Quienes han provocado la crisis -denuncian Benería y Sarasúa-, no temen castigo alguno. Nadie investiga sus responsabilidades ni sus decisiones. Los Gobiernos los protegen y el aparato judicial no los persigue. Pero igual que se crearon instituciones y procedimientos para perseguir los crímenes políticos contra la humanidad, es hora de hacer lo mismo con los crímenes económicos contra la humanidad.
Así ha de ser. Es imprescindible señalar a los responsables de ese desastre nada natural llamado crisis, investigarlos, procesarlos, llevarlos a juicio y meterlos en la cárcel. Porque, si no lo hacemos, no salimos de la crisis. Y aún más imperativo: hay millones de víctimas que exigen justicia y reparación.
¿Acaso los tiburones neoliberales, los especuladores del precio de los cereales, los delincuentes de guante blanco ocultos en paraísos fiscales causan menos dolor y sufrimiento que los criminales juzgados por el Tribunal de La Haya?
Es hora de denunciar y juzgar los crímenes económicos contra la humanidad. Δ

Xavier Caño, periodista y escritor. http://xacata.wordpress.com/

 

Comentarios   

 
0 #1 Uriel 11-04-2011 00:08
"Pero el derecho a la salud no es negociable." Esa afirmación es de una ingenuidad pasmosa. Si para asegurar la salud de un grupo de individuos hay que disponer de más recursos de los que se tienen, sencillamente, no se hace, porque no se puede. La vida de mucha gente depende de la riqueza disponible y ésta no se crea de la nada, hay que producirla.
Afirmaciones como esa llevan a mucha gente a pensar de forma equivocada con graves consecuencias. Las utopías son muy bonitas en teoría pero ignorar la realidad lleva al desastre. Atrévete a pensar!
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Ramón 13-04-2011 18:40
Cuando no se ha luchado por los derechos que gozamos, es más fácil dejar de ejercerlos, si los catalanes no se quejan, tendrán lo que se merecen. En cuanto a riqueza, ¿Qué se entiende por riqueza?, los recursos presupuestarios que vengan por una verdadera progresividad fiscal, ¿Cuando van reponer el Impuesto Sobre el Patrimonio? ¿No recaudaron con él mil ochocientos millones de euros el último ejercicio que estuvo en vigor?, porque a mí los 400€ ya ni me acuerdo de ellos.
Citar | Reportar al moderador