.

Quién está en línea

Tenemos 99 lectores conectados
Otros Ciencia Pintar contra la malaria. Santiago Mas-Coma, investigador

Pintar contra la malaria. Santiago Mas-Coma, investigador

Escrito por Marta Iglesias 25 Febrero 2011
( 14 Votos )
Imprimir
Pintar contra la malaria. Santiago Mas-Coma, investigador 4.7 out of 5 based on 14 votes.
Una pintura con patente española, capaz de matar insectos durante un año, puede ser eficaz en la lucha contra la malaria. Un equipo de investigación de la Universidad de Valencia, encabezado por el Doctor Santiago Mas-Coma, la evalúa con resultados exitosos para obtener la homologación de la OMS.
Santiago Mas Coma
A mediados de los años 90 la química valenciana Pilar Mateo inventó una pintura en la que se podían encapsular químicos. Introdujo insecticidas y posteriormente obtuvo resultados espectaculares aplicándolo contra el mal de Chagas. Convencida de que su invento podría ser fundamental en la lucha contra enfermedades transmitidas por insectos, se dirigió a la Universidad de su comunidad a fin de seguir el largo proceso que le diera la aprobación de la OMS, lo que permitiría que el planeta entero pudiera conocerlo y beneficiarse de ello. El investigador Santiago Mas-Coma le sugirió probarla contra la malaria, enfermedad que mata más de un millón de personas cada año e infecta a cerca de 500.000 en el mismo tiempo. Tras pasar las dos primeras fases -financiadas por la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo)-, acaban de publicar los resultados en las revistas científicas más prestigiosas del planeta. El resultado no puede ser más prometedor, como se deduce de las palabras de Mas-Coma:
-¿Cómo ha evolucionado la malaria en los últimos años?
-La malaria o paludismo sigue afectando a una proporción que yo diría es similar a los últimos decenios. Lo que sí están habiendo son cambios en cuanto a lo que origina la enfermedad. Por un lado en lo que se refiere a la transmisión de la enfermedad , hay unos efectos de cambio climático y cambio global. La malaria es una enfermedad transmitida por mosquitos del género Anopheles, y como todos los de su especie tienen un ciclo que pasa por agua dulce. El cambio climático está produciendo ahora inundaciones en todo el planeta, ciclones, están cambiando los regímenes de lluvia... Esto, junto al cambio de temperaturas -al que los insectos son muy susceptibles, porque cada especie se mueve en unos rangos de temperatura para sobrevivir- hace que los mosquitos se trasladen de un lugar a otro, o proliferen más o menos.
Las otras modificaciones tienen que ver con el organismo causante, un protozoo parásito denominado Plasmodium que el mosquito rocía antes de la picadura, y que desarrolla de manera muy rápida resistencia a los tratamientos que tenemos.
-¿Por qué no prolifera en los países industrializados?
-Más que industrializados, hablaría de desarrollados. Si elegimos como ejemplo a Europa,  la gente cree que no hay malaria porque hace más frío, pero en Finlandia hubo en su día malaria endémica. Lo que sucede es que en los países que no son tropicales o subtropicales la transmisión de la enfermedad no era todo el año, sino estacional. En Europa sólo había transmisión de la malaria en un periodo concreto del año, esto hizo que fuese más fácil controlarla e ir disminuyendo las prevalencias -el número de afectados por malaria- hasta que llegó un momento que se consiguió estabilizar totalmente. Esto se logró de dos maneras: tomando medidas de control contra el mosquito, y tratando a toda la gente hasta que no quedó ningún caso más. De hecho países desarrollados como Turquía, siguen teniendo malaria autóctona; y en latitudes más al norte que España sigue habiendo malaria endémica, como en Georgia, Azerbaiján... Incluso hay posibilidad de reintroducción de la malaria en nuestro país, como publicamos recientemente en un artículo muy solicitado, donde demostramos que podía volver a entrar en España. Pero si llega a entrar, en cuanto tengamos un caso lo diagnosticamos enseguida, aislamos el enfermo, lo tratamos y cortamos la expansión. En cambio si vas a los países en vías de desarrollo -la mayoría son tropicales y subtropicales-, hay transmisión todo el año y casi todas las personas están parasitadas.
Hembra Anopheles picando. Foto: Cedida por Santiago Mas-Coma"El organismo causante de la malaria -un protozoo parásito denominado Plasmodium que el mosquito rocía antes de la picadura-, desarrolla de manera muy rápida resistencia a los tratamientos que tenemos"
-En su conferencia ha dicho que "en los últimos años no aparece ningún fármaco nuevo prometedor". ¿En qué estado se encuentran las vacunas de Pedro Alonso y Patarroyo?
-Una cosa son los medicamentos y otra las vacunas. Si hablamos de los medicamentos, hay muchísima gente y compañías farmacéuticas que están tratando de buscar nuevos medicamentos contra la malaria, pero es muy complicado. Y hacer todos los ensayos lleva muchísimos años. Entre todos los medicamentos que se ensayan a diario, desgraciadamente no sale nada esperanzador. De hecho, en los últimos años se está jugando con modificaciones de la artemisinina, que procede de la medicina tradicional China de hace milenios.
En lo que se refiere a las vacunas, el problema que tenemos para desarrollar una vacuna contra el Plasmodium es que este protozoo es genéticamente muy, muy complicado. Yo siempre pongo el mismo ejemplo: todos los organismos vivos que existen sobre la Tierra, tienen un gen que se llama gen 18 S ribosomal. Los humanos, las hormigas, los peces... todos tenemos uno. El Plasmodium tiene tres. Tres versiones diferentes del mismo gen 18 S y utiliza uno u otro según le convenga en cada momento. Es el único organismo vivo que conozcamos que tenga eso. Estamos hablando de un gen ribosomal, un gen fundamental para toda la traducción del ADN, eso te da idea de la complejidad genética que tiene un parásito como este. Aquí no nos estamos enfrentando en absoluto a nada sencillo. Esto no es ni una bacteria ni un virus, es mucho más complicado. La idea que tenemos todos los científicos que trabajamos en esto es que pretender que una única molécula sea efectiva contra los Plasmodium es soñar. Quiero decir que para desarrollar  una vacuna que llegue a ser efectiva y útil, van a pasar muchísimos años porque la ingeniería genética que hay que meter aquí dentro tiene que ser muy, muy grande. Y eso implica muchísimo tiempo y dinero. Yo no veo cercana una vacuna útil, en absoluto.
Dentro de esta situación, lo que está resultando más útil son los bednets -telas mosquiteras sobre las camas-, que se están aplicando desde hace años en África con buenos resultados. Con ellos estamos descendiendo las tasas de infección en la gente porque no se ve picada por los mosquitos durante la noche, ya que estos insectos son crepusculares nocturnos.

PINTURA INESFLY, PROBANDO UN NUEVO ARMA

-¿Cuál es la novedad de los compuestos de Inesfly, con respecto a todo lo existente hasta ahora?
-Hay muchas, pero yo las resumiría en tres, desde el punto de vista de un científico. La primera es que es un producto diferente, porque es una pintura. Siempre que hemos utilizado insecticidas se emplean sprays, repelentes... tú cuando utilizas un spray no lo ves. Lo aplicas sobre una pared y se queda igual. Con una pintura es diferente. La ves cuando la has aplicado y eso tiene muchas connotaciones positivas, por tanto tienes un efecto motivador en la gente que ayudas.
Segundo, este producto es original porque dentro de la pintura los productos activos que tú pones -por ejemplo dos insecticidas diferentes-, no están disueltos dentro de la pintura. Porque si tú los disuelves se mezclan dentro y generas un insecticida nuevo, con lo cual tienes que volver a hacer todos los ensayos de ese insecticida resultante, qué efectos de toxicidad tiene... se hace eterno. Entonces, con esta pintura, como está microencapsulada, puedes poner dos componentes activos y estos se mantienen individualizados, aislados el uno del otro y por tanto mantienen sus efectividades y también sus toxicidades individualmente.
Y la tercera característica es que al estar encapsulados, la liberación del producto activo no es de golpe. Las microcápsulas poliméricas van liberando el producto poco a poco. Esto hace que el efecto remanente del insecticida sea muchísimo más prolongado,  hemos comprobado que dura hasta un año. Y esto es muy bueno porque es la misma duración que el ciclo de los mosquitos.
Y relacionado con esto, el cuarto nivel de interés es el hecho de que como no se mezclan, puedes añadir un inhibidor del crecimiento, que es un producto que no mata al mosquito, pero impide que tenga descendencia. Esto quiere decir que si hay una hembra que pueda ser capaz de desarrollar resistencia contra los insecticidas que hemos puesto dentro de la pintura, luego no es capaz de transmitir esa resistencia a la descendencia, con lo cual la resistencia no se expande.
Extracción de sangre. Fotos: Cedidas por Santiago Mas-Coma"El Plasmodium es genéticamente muy complicado. Todos los organismos vivos que existen sobre la Tierra -ya sea un humano, una hormiga, un pez-, tienen un gen que se llama gen 18 S ribosomal. Todos tenemos uno. El Plasmodium tiene tres versiones diferentes del mismo gen 18 S y utiliza uno u otro según le convenga en cada momento. Es el único organismo vivo que conozcamos que tenga eso"
-¿Cómo se aplica la pintura? ¿Es un complemento a medicamentos y mosquiteras?
-Contra la malaria es iluso pensar que podamos ganar con una sola estrategia; contra la malaria hay que jugar con muchas armas al mismo tiempo. Ese es el futuro. Para poder tener éxito en esos países tan endémicos, necesitaremos medicamentos que funcionen, educación -formar muy bien a la gente, que conozcan los síntomas y que cuando los tengan vayan al hospital a tratarse...-, aplicar los bednets... La solución va a venir por ahí. Que yo sepa, no se vislumbra ningún producto único que sea capaz de eliminar la malaria por sí solo. Eso es demasiado complicado.
-Su equipo investigador está comprobando la eficacia de la pintura Inesfly. ¿Qué han observado en las Fases I y II, que ya han desarrollado?
-La OMS indica cuatro fases a la hora de aprobar un nuevo medicamento. La primera es analizar el efecto del producto encima del organismo sobre el que tiene que actuar. En este caso teníamos que analizar dentro del laboratorio el efecto de la pintura en los mosquitos, aplicada sobre superficies que se emplean en las viviendas, dos porosas y dos no porosas. Las pintamos e hicimos varios ensayos sobre los mosquitos, durante doce meses. Los resultados fueron muy buenos, sólo tuvimos problemas con el cemento porque es poroso y absorbía la pintura hacia dentro, con lo cual bajaba mucho la efectividad, a los pocos meses dejaba de ser actuar. Así que aplicamos una resina u otra pintura antes del Inesfly. Nos dimos cuenta de que todo funcionaba muy bien y pasamos a la Fase II, que consiste en analizar el efecto del producto sobre los mosquitos en zona de endemia, en las mismas circunstancias pero de manera controlada. Fuimos a una zona de endemia de Benín, y construimos unas casas especialmente para eso. Dejamos que perdieran el olor de nuevo y se adaptaran al ambiente, y luego las pintamos. Entonces entraron a vivir allí personas de nuestro equipo, que dormían en ellas. Hicimos el estudio durante doce meses y el resultado es que incluso un año después de haber pintado la casa, los mosquitos entraban e incluso sin posarse sobre la pared acababan muriendo a lo largo de la noche. Eso es una efectividad excelente. Se ha publicado en la mejor revista de malaria del mundo y está teniendo un impacto internacional increíble, nos está contactando muchísima gente.
Capturando mosquitos en casa pintada. Fotos: Cedidas por Santiago Mas-Coma"La malaria o paludismo es la enfermedad más importante de la humanidad. Es la enfermedad infecciosa que más problemas causa, hasta el punto que hoy en día un país  endémico no puede desarrollarse"
-¿Por qué la comunidad científica mundial ha acogido tan bien los resultados de las dos primeras fases?
-Estamos hablando de la enfermedad más importante de la humanidad. Es la enfermedad infecciosa que más problemas causa, hasta el punto que hoy en día un país es endémico no puede desarrollarse. En España la certificación que tenemos de la erradicación de la malaria es del año 64 y los últimos casos se dieron en la década de los 50. Nuestro país empezó a desarrollarse después. Eso es lo que dice la historia de la humanidad. Pretender que algún día desarrollemos a países tropicales o subtropicales, o zonas de otros países que tienen situaciones de endemia de malaria, es muy difícil. El objetivo es conseguir mantenerla a raya, a unos niveles tales que haya muy pocos infectados, y que cuando se infecte alguien rápidamente le tratemos, de tal manera que esos países puedan poco a poco empezar a desarrollarse.
-¿Cuándo se enfrentarán a la Fase III?
-La siguiente fase consiste en aplicar el producto en zona de endemia, en casas ya existentes en las que vive la gente, y analizar el efecto no sólo en el vector, el mosquito, sino sobre la malaria, sobre las personas. Es una fase mucho más larga. Se tiene que hacer en un lugar en el que previamente analizamos las características de la enfermedad allí, cuántas personas hay infectadas, cuánta incidencia o nuevos casos hay al año, en qué épocas del año se da... Tenemos que pintar las casas de una serie de pueblos, e ir evaluando durante un año y medio o dos, no cómo matan los mosquitos sino cómo cambia la afección de las personas por los Plasmodium. Si esto funciona, la tasa de infección de la gente tienen que bajar.
"En la Fase II hicimos el estudio durante doce meses y el resultado es que incluso un año después de haber pintado la casa, los mosquitos entraban e incluso sin posarse sobre la pared acababan muriendo a lo largo de la noche. Eso es una efectividad excelente. Se ha publicado en la mejor revista de malaria del mundo y está teniendo un impacto internacional increíble"
-¿Tienen fecha para comenzar?
-Pues no, porque hasta ahora nos había subvencionado la AECID, pero este año nos hemos presentado para que nos apoyen para la fase III y con los recortes de la crisis no han dado subvención ni a un solo proyecto de universidades españolas.
Está muy difícil el conseguir financiación estatal, y en el momento en que pidamos dinero al extranjero ya nadie recordará que el proyecto empezó en España.
Esto tiene una connotación de trasfondo muy bonita y es que la idea es española, la patente es española, la fábrica que lo produce es española, la evaluación se está haciendo desde España y nuestro país podría llegar a ponerse la medalla en algo que queda para la posteridad en la historia de la humanidad, francamente. Pero de momento no tenemos los medios para continuar... Δ
Plasmodium Falciparum en sangre. Fotos: Cedidas por Santiago Mas-Coma
 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar