.

Quién está en línea

Tenemos 98 lectores conectados
Editorial Editorial Aprender a vivir

Aprender a vivir

Escrito por Fusión 22 Octubre 2010
( 72 Votos )
Imprimir
Aprender a vivir 4.8 out of 5 based on 72 votes.
Somos estudiantes en la Escuela de la Vida. Hay quien pira clase todos los días. Hay quien pira a veces y hay quien asiste a todas y además se aplica y hace los deberes.
Por desgracia estos últimos son los menos.
Pero la escuela de la Vida está siempre abierta, en continua actividad, independientemente de la respuesta o el interés de los discípulos.
Además, es gratis, no importa el nivel social del alumno, siempre habrá lecciones y experiencias adecuadas a él, e incluso profesores que le puedan explicar la sencillez del método de aprendizaje, porque para aprender, quien así esté interesado, se requieren pocas condiciones. A saber, ser humilde, indispensable para comprender que por mucho que aprendas en realidad sabes muy poco, tal es la dimensión de la sabiduría que almacena la Vida. Tener interés o necesidad de aprender, básico como actitud que te impulse al descubrimiento de lo nuevo, a la incorporación de nuevos conceptos, valores y experiencias. Tener una mente abierta, fundamental para asimilar las enseñanzas, porque la Vida nos guía por caminos inexplorados, por vivencias impensables para quien vive encasillado entre conceptos y valores inalterables, porque nos pone delante aquello que siempre rechazamos como improbable y que ahora exige que lo analicemos y lo cataloguemos como posible, sencillamente porque forma parte de la Vida.
Y, por último, comprender, de verdad, que la base sobre la que la vida existe y se renueva a sí misma, es la Unidad, el Amor, la Red que mantiene a todo y a todos cohesionados, conectados, vinculados.
No existe nada que no esté “enchufado” a la Red, y todo lo que existe influye en la Red y es influido por ella. Existimos como un todo, no como partes separadas. La comprensión de eso y el tenerlo en cuenta es fundamental para el aprendizaje y evolución en la academia de la Vida.
Y existe un algo más que va más allá de la condición o de las circunstancias de los seres vivos y de sus actitudes, decisiones o circunstancias. Ese algo más es la propia “capacidad” de la Vida para hacernos pasar por el “aro” de sus condiciones.
Es decir, como seres que poseemos el libre albedrío, podemos optar por la actitud de aprender o la de dejarnos morir lentamente, pero la Vida nos tiene reservadas “sorpresas” y estas vienen bajo la forma de “enfermedades”, “accidentes”, lecciones, en suma, que de repente “rompen” la placidez de nuestra burbuja y nos obligan a adoptar una actitud diferente, más luchadora, más activa, que si la asumimos nos va a aportar una gran enseñanza, y sino, pues nos aparta definitivamente de la realidad.
Por todo ello, debemos reflexionar sobre el hecho de que vivir es algo más que ganar dinero, tener lujos, dar gusto a nuestros instintos y buscar la “felicidad”, posiblemente la palabra más estúpida del vocabulario.
Vivir es aprender. Vivir es renovación. Vivir es estar en movimiento. Vivir es amar. Vivir es ser auténtico, con tus defectos y tus virtudes, pero sin ocultarlos, porque ambos son sólo parte de una realidad y son, sobre todo, temporales, porque con el movimiento y la renovación van dando paso a otras realidades.
Somos parte de un experimento que está en proceso. Todavía no sabemos prácticamente nada sobre la Vida y su programa. Seamos pues humildes y hablemos, actuemos, pensemos y sintamos con mucha prudencia, porque si estamos dispuestos a continuar en la academia de la Vida, y no nos queda otro remedio, mañana seremos muy diferentes a como somos hoy, y si no es así es porque estamos frenando nuestra evolución, nuestro desarrollo, con lo cual estamos a punto de recibir una lección desagradable, aunque eso sí, muy constructiva.
Aprender a vivir es la mayor y más apasionante aventura en la que, fíjense que curioso, ya estamos metidos todos, sencillamente porque estamos aquí, porque estamos vivos.
De cada uno depende el provecho que le saque, las enseñanzas que asimile, las asignaturas que apruebe. Además, ante la Vida, todos estamos en igualdad de condiciones, no existe nadie que tenga ventaja. ¿No es algo maravilloso?
Descubre porqué y para qué estás vivo y empezarás a aprovechar ese regalo como nunca lo hiciste. Se trata solo de aprender, aprender y aprender.
Ánimo y suerte. Δ

 

Comentarios   

 
0 #1 Joaquin Gisbert Prats. 28-10-2010 15:09
Quiero trasladaros mis más sinceras felictaciones por un escrito tan interesante. Para mi, e imagino que para la gran mayoría, Aprender a vivir tiene muchas cualidades pero me quedo con su alto valor emocional. Te invita a reflexionar, a cargarte las pilas, a seguir adelante tirando el lastre inncesario y a recorrer el camino con renovada ilusión.
Felicidades y muchas gracias
Joaquin Gisbert Prats
Citar | Reportar al moderador