.

Quién está en línea

Tenemos 181 lectores conectados
Opinión Opinión Cómo cura el paisaje

Cómo cura el paisaje

Escrito por Alejandro Rocamora Bonilla 02 Junio 2010
( 7 Votos )
Imprimir
Cómo cura el paisaje 4.3 out of 5 based on 7 votes.
' Dígame cómo es el clima, la constitución geofísica y el paisaje de su entorno, y le diré cómo es su personalidad ', sostiene la psiquiatría ecológica.
Desde el inicio del siglo pasado se ha defendido la interacción entre el comportamiento humano y el medioambiente. Así, el ruido, la densidad de población, la calidad del aire, el clima, entre otros, se han señalado como principales factores en el comportamiento humano. Eso sí es una interacción recíproca: hombre-Naturaleza, y viceversa.
El psicólogo Kart Lewin fue uno de los primeros pensadores en dar importancia a la relación entre los seres humanos y el medioambiente. Su objetivo fue determinar la influencia que la Naturaleza produce en las personas, así como la forma en que la persona actúa, reacciona y se organiza, dependiendo de su hábitat.La psicología ambiental “es el estudio del comportamiento humano en relación con el medio ambiente ordenado y definido por el hombre”.
No obstante, no fue hasta los años 60 del siglo pasado, donde la psicología oficial comenzó a estudiar esa realidad: ambiente-persona. Surgió así lo que hoy llamamos psicología ambiental. Desde entonces dos son las cuestiones fundamentales de los expertos en esta materia: la influencia del medio ambiente sobre el estado psíquico de las personas; y la influencia de éstas sobre la Naturaleza, es decir, el factor humano como gran potenciador, para bien o para mal, de las posibilidades del entorno.
Así, podemos afirmar que la psicología ambiental “es el estudio del comportamiento humano en relación con el medio ambiente ordenado y definido por el hombre”. La convivencia ambiental es definida por Felles María “como el sistema de vivencias, conocimientos y experiencias que el individuo utiliza activamente en su relación con el medio ambiente”.
Podemos señalar tres principios básicos de la psicología ambiental:
1.- El hombre es capaz de modificar el ambiente. El hombre de forma directa o indirecta puede favorecer o entorpecer las buenas condiciones de la Naturaleza. Desde el cuidado de los montes, el respeto por las condiciones físicas del entorno, el control de la contaminación (ruidos, humos, etc.) hasta el respeto por una planta o un animal. Todo ello puede contribuir a construir un mundo más bello, pero también más sano.
2.- La persona y el medio ambiente son una entidad única. No podemos plantearnos el respeto a la Naturaleza como algo impuesto, sino más bien como una actitud imprescindible para la propia supervivencia de la especie humana. Si defendemos y cuidamos la Naturaleza, nos estamos defendiendo y cuidando a nosotros mismos.
3.- El individuo activa el medioambiente y el medioambiente afecta a la persona. Esta idea es una consecuencia de lo anterior. El medio ambiente y el individuo no se contraponen sino más bien son dos elementos de una misma realidad: la Naturaleza.
Las personas siguen relacionando con mucha frecuencia ‘sus males’ con los cambios climáticos. Así lo explicitaba Juana, una mujer de 50 años y diagnosticada de depresión. Llegó un día muy angustiada a la consulta y me dijo: “Doctor, me encuentro muy bien, pero tengo miedo a la primavera; todos los años, por esta época, aparece la depresión”.La relación entre las enfermedades depresivas y las alteraciones del clima no tiene ninguna base científica, pero vivencialmente se ha constatado que la primavera y el otoño son épocas donde proliferan esos cuadros clínicos.
Juana es una de tantas personas que achacan su malestar a la Naturaleza, como el hombre primitivo relacionaba el trueno y el relámpago con la ira de los dioses. Si duele la cabeza o molesta la rodilla artrítica o el dolor de la úlcera se hace insoportable, siempre existe un culpable: el tiempo. Es como una muletilla para designar una causa que justifique el dolor o el bajón en el estado de ánimo. Ocurre otro tanto en el otoño, otra estación también ‘responsable’ de muchos males, sobre todo psiquiátricos. En el reverso de esta situación también podemos señalar que la Naturaleza tiene poderes mágicos que nos devuelve la salud perdida: el agua que nos hace adelgazar, el barro que tiene poderes curativos o los baños que nos rejuvenecen son alguna muestra de ello.
Lo cierto es que nada de esto está demostrado por la ciencia: ni la conexión positiva, ni la negativa. Por ejemplo, la relación entre las enfermedades depresivas y las alteraciones del clima no tiene ninguna base científica, pero vivencialmente se ha constatado que la primavera y el otoño son épocas donde proliferan esos cuadros clínicos. También el inicio del día es más proclive a la depresión que la tarde y tiene un valor diagnóstico. Por esto una de las preguntas obligadas en la entrevista psiquiátrica tradicional es: “¿Cuándo se encuentra usted peor por la mañana o por la tarde?”
La ciencia que trata de estos temas, es decir, de la mutua interacción entre el enfermo mental y su medioambiente, se llama psiquiatría ecológica. Entre esos fenómenos están las emigraciones o los cambios de casa. Una de las explicaciones que se baraja para entender el desajuste funcional del individuo que se marcha a otro país, o simplemente a otro barrio, está en el cambio de ecosistema que se produce (entorno natural, lengua y costumbres). Los mismos cambios ecológicos bruscos (terremotos, inundaciones, etc.) producen unas transformaciones tan radicales que el individuo se encuentra incapacitado para asumirlas. Es como si la persona, en esas circunstancias, se viera desbordada por el propio impulso destructor de la Naturaleza. Al comprobar que sus límites geográficos se destruyen, se siente arrastrada hacia la desesperación y la depresión. Δ

Alejandro Rocamora Bonilla. Psiquiatra y miembro fundador del Teléfono de la Esperanza. www.telefonodelaesperanza.org


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar