.

Quién está en línea

Tenemos 160 lectores conectados
Actualidad El Sr. Camps, camino del banquillo

El Sr. Camps, camino del banquillo

Escrito por José Luis Pitarch 13 Mayo 2010
( 7 Votos )
Imprimir
El Sr. Camps, camino del banquillo 5.0 out of 5 based on 7 votes.
El Tribunal Supremo acaba de anular el auto dictado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que en su día ordenó el sobreseimiento de la causa contra Camps porque el mismo, 'infringe la ley'. Permitan un comentario de alcance, a bote pronto.
El Tribunal Supremo ha resuelto que “ha lugar”, -que tienen razón-, los Recursos de “casación” (casar, en estas guardianías jurídicas, equivale a anular, revocar) elevados por la Fiscalía Anticorrupción y por el Partit Socialista del País Valencià contra la decisión de los Sres. Magistrados De la Rúa y Ceres (Auto del sábado 1 de agosto último), que ordenaban el sobreseimiento o/y cese de las actuaciones judiciales en que estaban imputados el Sr. Camps y otros eximios gerifaltes del PP, igualmente valenciano. Auto que ahora se anula porque el mismo “infringe la ley” (sic), dice el Tribunal Supremo (TS). Permitan un comentario de alcance, a bote pronto.
Uno se alegra de esta Resolución del T.S., tanto por el bien de la vapuleada moral pública -espantosamente dañada en la Comunidad Valenciana por infinidad de casos de corrupción a cargo de la “clase política”, especialmente la que gobierna con mayoría absoluta varios lustros hasta creerse que las Instituciones, el dinero de todos, la TV pública autonómica, son “suyos”-, cuanto por haber uno defendido reiteradamente, y hasta apostado, que el Supremo pondría en su sitio el intento de De la Rúa y Ceres de cerrar y archivar el proceso a Camps y compañía, con tantas llaves como el sepulcro del Cid.
El Supremo no podía hacer otra cosa, en términos jurídicos; ni podía admitir que los dos magistrados citados archivaran también de facto, enviándolo al limbo, vaciándolo de contenido, el Art. 426 del Código penal (cohecho, soborno “impropio”). No podía jurídicamente, entre otros motivos porque, si confirmaba tal pirueta, el más alto Tribunal del Poder Judicial casaría, quebraría su propia jurisprudencia (Autos, Sentencias anteriores), y además tendría que explicar razonada y convincentemente el porqué de tal giro de rumbo.
El Sr. Camps como imputado tiene derecho a mentir, a no declarar; pero como político, se supone que todo lo contrario, especialmente si le quieren preguntar en el parlamento estatal o autonómico los representantes del pueblo soberano.Y otro además: “el espíritu” del Art. 426 del Código Penal por cuya presunta transgresión estaba y está de nuevo imputado Camps, -aunque el tiburón González Pons intente confundir o/y hacer méritos diciendo que no lo está, mientras aguarda discretamente, a ver si la Presidencia de la Comunidad Autónoma cae del zurrón de Camps al suyo-, es clarísimamente impedir por vía penal todo regalo a cualquier autoridad o funcionario público que no recibiría si no desempeñase ese cargo o función. En otras palabras, el Art. 426 busca asegurar y preservar la imparcialidad del cargo público.
Clarifiquemos, para el lector poco docto en Derecho (¡qué poco interés tiene “el Poder”, dicho sea de paso, en que las/os ciudadanos entiendan algo de Derecho, introduciendo alguna asignatura de iniciación o rudimentos jurídicos en el bachillerato!): a la conducta penada en el 426 se la denomina soborno, cohecho “impropio”, pues tal Artículo no persigue el que el funcionario o cargo acepte dádiva para hacer algo, ni como “pago” por algo que ha hecho (conductas ambas de cohecho “propio”); sino que busca impedir aquellas dádivas que, -en román paladino-, encajan dentro del refrán “el que regala bien vende si el que recibe lo entiende” (o “el que regala bien invierte...”). Todo el mundo sabe que los agasajos y zalamerías de cientos de miles o millones de las antiguas pesetas buscan “reblandecer”, ablandar al obsequiado, persona “de influencia(s)”, por si al obsequiante le conviene en cualquier momento que el obsequiado “eche una manita” con sus “contactos” e influencias.
Mas los Sres. De la Rúa y Ceres “inventaron” que, para que exista el delito del 426, tiene que haber “causalidad” entre dádivas y adjudicaciones, esto es, que el recibiente de la dádiva sea el encargado “de firmar, de decidir”. En este caso, sobre la adjudicación de numerosísimos contratos millonarios bajo gran sospecha. Curioso invento del Sr. De la Rúa, “más que amigo“ del Sr. Camps, según palabras de éste. Debería conocer entre otras cosas, si me permite decirlo, los estudios y trabajos del Instituto Universitario de Criminología y Ciencias Penales de la Universidad de Valencia, que dirige el catedrático de Derecho Penal Enrique Orts.
Y es que -según señala hoy en “Levante” otro catedrático, éste de Derecho Procesal en Alicante, José María Asencio-, el repetido 426 castiga la mera recepción de regalos en atención a ser el receptor un cargo público, “sin que sea necesaria una relación de causalidad” entre el obsequio “y un favor presunto o cierto. Se trata de un delito de peligro abstracto, que pretende salvaguardar la confianza de los ciudadanos en la Administración, en su honradez”. En fin, el ensayo de Rúa y Ceres de prácticamente “eliminar” -dicho en lenguaje coloquial- del Código Penal el “soborno impropio”, ha sido fulminado por el T.S. Y ¡atención!, lo ha sido por absoluta unanimidad de cinco altos magistrados. Sólo uno de los cuales pertenece a la asociación de jueces más conocidamente “progresista”. Los otros cuatro, “centristas” y “conservadores” (no me quiten las comillas). Interprete usted, lector.
Por lo demás, el análisis jurídico de un servidor -por suerte o desgracia, coherente con el análisis político, e incluso con la dicha amistad entre Camps y De la Rúa-, le hicieron remusgar de la presteza de este último en cerrar a cal y canto y archivar el proceso penal de marras, incluso trabajando en sábado de agosto. Y cerrarlo antes de conocer “oficialmente” nuevos datos o/y pruebas que ya habían llegado de Madrid y verosímilmente podían agravar la situación del Sr. Camps. En fin, venturosamente había instruido un juez, José Flors, al que admiro profundamente desde hace muchos años, por su absoluta integridad y sentido intachable de la justicia.
Y un par de guindas: el imputado tiene derecho a mentir, a no declarar; pero el político, se supone que todo lo contrario, especialmente si le quieren preguntar en el parlamento estatal o autonómico los representantes del pueblo soberano. ¿Y cómo se come esta duplicidad, esta insoluble contradicción, quien no puede dimitir de imputado como el Presidente Camps? La otra refiere al Sr. De la Rúa -del que muchos pensamos que ya debió abstenerse en este proceso, por su amistad con Camps; y ahora corregido de plano y unánimemente en el Tribunal Supremo por “infringir la ley”-: si se le aplicara la “doctrina” sobre prevaricación utilizada para imputar penalmente a Garzón, ¿qué pasaría?
Claro que Rajoy respaldaría a ambos, gran consuelo (mientras no le devore su gran enemiga madrileira), pues ya tiene dicho don Mariano que 'se le da una higa la justicia'.
En fin, una pregunta algo perversilla, de cierre: ¿seguirá el Sr. Camps queriendo un huevo a su Capone particular, amiguito del alma? ¡Dios!, ¿es que en este país nadie dimite ni se suicida?Δ

José Luis Pitarch es Profesor de Derecho Constitucional y Ciencia Política en la Universidad de Valencia.


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar