.

Quién está en línea

Tenemos 266 lectores conectados
Editorial Editorial ¿Por qué se ha caído tan bajo?

¿Por qué se ha caído tan bajo?

Escrito por Fusión 15 Abril 2010
( 18 Votos )
Imprimir
¿Por qué se ha caído tan bajo? 4.9 out of 5 based on 18 votes.
Abres el periódico, oyes la radio, ves un telediario y la mayoría es basura. Pero si profundizas un poco en la basura te encuentras con que se ha convertido en lo más importante de la vida cotidiana de los españoles, y supongo que del mundo.
Justicia, política, Iglesia, economía, deportes, todo está manchado por los creadores y vividores de la basura. Es más, ellos viven, se expresan y se mueven como si fueran el epicentro de la vida, de la sociedad, de la creación. Como si fueran importantes.
Hacia cualquier lado que mires te encuentras basura, y se ha llegado a tal punto que se ha perdido la referencia de lo auténtico, de lo real, de lo que concierne a la auténtica Vida, a la belleza, a la sensibilidad, a la verdad.
Mentir es ya sinónimo de abrir la boca. Y quien más miente más seguidores tiene, más afición crea. A la gente le encanta que les engañen. Los líderes actuales, con mínimas excepciones, son unos mentirosos compulsivos. Y les siguen millones de adeptos.
Por todo ello, estamos, como humanidad, al borde del abismo. Todos los sistemas, todos los valores, todo lo que se creía, o se vendía, como bueno y útil, se está viniendo abajo. La única salida, si es aún posible, pasa por la unidad global, o sea, cogerse todos de la mano para sobrevivir y diseñar un nuevo rumbo a seguir con unas nuevas reglas del juego.
Pero, curiosamente, cada vez estamos más divididos, más separados y más atolondrados. La ignorancia es el caldo de cultivo de los opresores.
La sociedad se desintegra, los llamados poderes se derrumban por su propia degradación, los ciudadanos empiezan a practicar el sálvese quien pueda.
Pero se sigue adorando a los “dioses” de barro. A los políticos incapaces, mentirosos y enfermos de poder. A los banqueros, considerados “seres superiores”. A los responsables de la justicia que han perdido el norte y la dignidad. A los jerarcas religiosos que siguen a un dios creado por ellos que nada tiene que ver con el verdadero Dios.
La humanidad es estúpida y deja que día a día le incrementen el grado de estupidez, porque tiene en sus manos el poder para cambiarlo todo y deja que lo administren los “representantes” corruptos de otros poderes.
¿Por qué se ha caído tan bajo? Pues porque se vive en las manos de intermediarios que dicen representar al pueblo, o a Dios, y que sólo se representan a ellos mismos, a su egoísmo, a su avaricia, a su enfermiza ansia de poder. Porque se ha perdido la auténtica dimensión del significado de la Vida, del sentido de estar vivos, de la auténtica relación, con los demás y con la Madre Tierra.
Se ha caído tan bajo porque se ha olvidado que el poder, la autoridad y la justicia emanan del pueblo, de los pueblos, no de los que se venden como guardianes de los pueblos y luego se prostituyen al mejor postor dándole la espalda a los que confiaron en ellos.
Todo lo construido no vale para nada. El sistema entero es una colosal mentira que se está devorando el planeta. Las víctimas son, de momento, las de siempre, y los beneficiados son, de momento, los de siempre.
Aburre la falta de imaginación, de decisión, de voluntad de cambio. Aburre ese empeño enfermizo de seguir el juego a los falsos, a los corruptos, a los mentirosos. ¿Qué se puede esperar de una sociedad que sigue apoyando con su voto, con su aplauso, con su rastrera palmada en el hombro a los que la engañan y la roban? ¿Qué nivel mental tienen esas personas? ¿Qué sentido de la dignidad y de la justicia?
Sólo se aspira a vivir bien, se supone que porque eso fue lo pregonado, lo vendido, lo prometido. Las consecuencias no importan. El precio a pagar por ello no importa. El que otros muchos vivan mal importa aún menos.
Se ha hecho del egoísmo un altar sobre el que se ha colocado al dios del consumismo.
Se ha hecho de la vida una carrera frenética para llegar a donde se supone que está el “paraíso” de los vencedores. No importa a quien pises, robes o ignores en el camino. No importa nada, tan sólo llegar. Y cuando llegan se encuentran con el vacío más absoluto, porque lo importante lo dejaron en el camino. Y ese vacío exige más y más cada día, y siguen en ello sabiendo que nunca lo llenarán.
Para entonces ya son muertos vivientes. Pero han dejado un modelo de vida a seguir, a imitar, porque socialmente son los “vencedores”. Menuda estupidez. Se sigue a los “vencedores”, se les imita, se le escoge como modelo, sin pararse a pensar cual es su verdad, sin ver que están vacíos por dentro.
Son la consecuencia y los despojos de un sistema falso y caduco, porque la realidad es que hemos llegado al final de un modelo de civilización. Uno más que, como otros antes, no funcionó. Sólo que esta vez es global, abarca todo el planeta. Y un problema global exige soluciones globales, es decir, unidad de todas las fuerzas, de todas las mentes, de todas las capacidades.
Y el problema es que eso, hoy en día, es imposible, sencillamente porque no se está dispuesto, no hay intención, no hay voluntad.
Entonces, sólo queda afrontar las consecuencias, y estas son mucho más graves de lo que creemos, sabemos o nos cuentan.
Pero, repito, este modelo de la mal llamada “civilización” se agotó. Y como ya ocurrió varias veces en la historia del planeta, ahora queda afrontar la destrucción para, de las cenizas, intentar levantar algo nuevo, para que la vida vuelva a brotar. Es lo que hay.
Y sería conveniente, para quien lo desee, tener el valor de afrontarlo, de asumirlo, no como una derrota, sino como una lección, una más, porque las anteriores no se aprendieron, nada se sacó de ellas.
Y aunque a muchos, porque cada día son más lo que no creen en nada, les cueste creerlo, este planeta, con la criatura hombre y la vida que en él evoluciona, forma parte de un grandioso proyecto que sólo está empezando su desarrollo.
La asignatura que ahora se cursa es el Amor, la Unidad, la conciencia de que todos somos Uno y todos dependemos de todos. Y también que todos unidos debemos ser Uno con la Madre Tierra.
Y cuando la asignatura Amor esté aprobada se empezará a cursar la asignatura Mente, la auténtica Mente, la razón de ser del proyecto antes nombrado.
Pero, de momento, el egoísmo es el que manda. Habrá que recibir más lecciones y más duras para comprender que no es bueno ni útil para nadie.
Mientras, quien ya comprendió y avanzó en la asignatura Amor sabe de qué va el curso entero. Sabe de las ventajas de vivir bajo esa energía y sabe que es el único camino posible para la humanidad.
Quien no, tendrá que repetir curso hasta que se decida a “estudiar” y “practicar”.
Es la escuela de la Vida. Es la preparación e iniciación para un futuro diferente, mejor.
Animo y suerte. Δ

 

Comentarios   

 
+1 #1 tony1405 17-04-2010 12:55
De acuerdo plenamente con vosotros. Debemos coger poder, empoderarnos, cada uno como pueda, provocar el gran cambio luchar por ello, esa es la lucha nunca el deafallecimneto, es el camino, la vida nunca la podrán destruir, la transformación vendrá desde abajo, fuerza nuestra es la vida, suerte...
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Juan Gonzalez 18-04-2010 13:13
Precioso el artículo, y un buen comienzo ideológico. Sobre esto hay que pasar a la acción. Y ello equivale, a INFORMAR, de forma masiva, a crear ideología, este tipo de ideología, a contrarrestar la apatía general, a contrarrestar la desinformación. HAY QUE MOVERSE.
Tengo un blog, La onda en el estanque, con tres seguidores, y estoy intentando crear una publicación, que llegaría a afiliados de algunos sindicatos.
Pero, ¿cómo se consigue aunar todos los esfuerzos de tanta gente que funciona por separado.?
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 DANIEL DE VEGA DÍAZ 19-04-2010 06:58
''Entonces, sólo queda afrontar las consecuencias, y estas son mucho más graves de lo que creemos, sabemos o nos cuentan. ''

...pues a ver si las leemos.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #4 Tarsila 20-04-2010 21:49
No hay nada más triste en este mundo que el no tener esperanza.No hay que exagerar las cosas, la situación es dramática lo admito, pero no todo es basura en este mundo, hay muchísima gente implicada en buenas obras, y aunque si vosotros no creeís en Dios, El nos ama a todos por igual, y su bondad es infinita, no nos abandonará.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #5 jp 30-04-2010 00:58
buenas ideas, mezcladas con otras de tipo reduccionista blanco/negro en tono catastrofista...creo que la realidad es más interesante y complicada
de lo que describes en tu artículo...
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #6 javi 17-11-2010 02:52
Ha ganado la derechona, eso es lo que ha ocurrido. La cultura OUT. La pasta IN.
Citar | Reportar al moderador