La muerte digna

Escrito por Alberto Moncada 26 Marzo 2010
( 28 Votos )
Imprimir
La muerte digna 4.5 out of 5 based on 28 votes.
Andalucía ha dado el primer paso para que España se incorpore a la práctica sanitaria europea de que los enfermos terminales realicen su tránsito sin dolor.
Alberto Moncada. Sociólogo.Es una legislación que obliga a los hospitales a tener organizados los cuidados paliativos, a que los médicos sepan hacer más llevadero el trance no solo a los pacientes sino a sus familias.
Morirse es inevitable pero durante mucho tiempo fue también muy doloroso. En países católicos como el nuestro había una cultura que favorecía la idea de que el dolor es beneficioso para la purificación espiritual del paciente, una especie de anticipo del purgatorio para penar por nuestros pecados y así enmendar nuestra conducta cara al Juicio final. El sufrimiento ha sido, para el catolicismo, el compañero inevitable de nuestro paso por “este valle de lagrimas” porque la verdadera vida, la vida de alegría y satisfacciones queda para el más allá.
En Europa se abre paso la eutanasia, como forma de suicidio voluntario, que ratifica que somos nosotros, en último término, los que tenemos que decidir sobre como debe terminarse nuestra vida.Esta antropología cada vez tiene menos aceptación, incluso en España y nuestros jóvenes incluso parecen negar la cultura de sacrificio por lo que la vida les trata peor que a nosotros, con nuestra aprendida capacidad para la resignación. Precisamente una de las claves de la verdadera educación es aprender a conjugar el principio del placer con el principio del deber. No existe convivencia posible sin que sepamos tomar esa senda de la responsabilidad personal que se mueve entre ambos principios.
Pero, en todo caso, que la enfermedad y su final no sean un mal trago son opciones que se abren paso en la sociedad progresista y que solo tienen dos limitaciones, la primera es naturalmente, la clasista, los pobres tienen menos acceso a cuidados paliativos que hasta ahora eran principalmente de pago. La segunda tiene que ver con ciertas autoridades sanitarias que convirtieron en un infierno la vida del madrileño doctor Montes, empeñado en ayudar a bien morir a sus pacientes. Son restos de esa adherencia más católica que tiene nuestra derecha política cuyo dinero les permitía mandar a abortar a sus mujeres al extranjero mientras se oponían y aun se oponen a una ley nacional de interrupción del embarazo.
En cierto sentido, por debajo de esa concepción antropológica reside un principio básico y es que nuestra vida no es nuestra sino de Dios y en su nombre actúan el Estado y los médicos, que deciden cuando y como debemos nacer o no nacer, sufrir o no sufrir, morir o no morir.
En Europa se abre paso la eutanasia, como forma de suicidio voluntario, que ratifica que somos nosotros, en último término, los que tenemos que decidir sobre como debe terminarse nuestra vida. Cada día hay más parejas que pactan ayudarse para que su muerte no sea dolorosa y, si no tienen cuidado, su pacto puede ser delictivo. Nuestro país todavía tiene muchos residuos de una manera de pensar que se acabó en Europa hace más de un siglo pero que mantuvo el franquismo durante sus cuarenta años de inmovilismo. Cuando se generalizará a toda España la ley andaluza? Δ

Alberto Moncada. Sociólogo