.

Quién está en línea

Tenemos 66 lectores conectados
Actualidad Rasgarse las vestiduras

Rasgarse las vestiduras

Escrito por Carla Velázquez 26 Marzo 2010
( 7 Votos )
Imprimir
Rasgarse las vestiduras 5.0 out of 5 based on 7 votes.
El Papa está profundamente 'asolado' y 'angustiado' con todo lo ocurrido. Reitera la llamada 'tolerancia cero' ante los miles de casos de pederastia -esos 'crímenes odiosos'-, cometidos por sacerdotes. Asegura que la Iglesia seguirá 'este grave asunto con la máxima atención' para comprender mejor 'cómo estos vergonzosos hechos se produjeron y poder poner en marcha medidas eficaces para evitar que se repitan'.
En 2002 asistimos a uno de los mayores escándalos de EEUU: los abusos sexuales a menores cometidos por miembros de la Iglesia católica. Luego se conocieron más casos en Canadá, Irlanda, Holanda y recientemente, Alemania. El pasado 19 de marzo Benedicto XVI lanzaba una pastoral pidiendo perdón por los abusos sexuales del clero: “Habéis traicionado la confianza depositada y debéis responder ante Dios y ante los tribunales”, exclamaba escandalizado.
¿Realmente está el Papa escandalizado? ¿No tenía conocimiento de lo que estaba pasando? ¿Qué pretende con esta Pastoral?
El actual Papa, antes cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, conocido también como el gran inquisidor de la Iglesia católica, recibía -por aquel entonces, año 2001- puntualmente en su oficina los denominados “delicta graviora”, es decir delitos graves cometidos en el seno de la Iglesia que la Institución debía de “limpiar”. Algunos de estos delitos eran de carácter doctrinal pero la mayoría eran de tipo moral (abusos a menores, solicitud de favores sexuales a cambio de perdón, relaciones con animales, etc). Pero aquel cardenal, hoy es el Papa Benedicto XVI y goza de inmunidad como Jefe del Estado Vaticano. Circunstancia que hizo valer en su momento la Embajada de la Santa Sede en Washington para que la que la justicia yankee desestimara la causa.Precisamente, todo lo contrario de lo que la Iglesia predicaba. Pues bien, aunque las denuncias eran numerosas apenas tuvieron eco ya que se resolvían casi siempre en el seno de la propia diócesis (pactos de silencio e indemnizaciones a golpe de talonario). Por su parte el sacerdote o religioso implicado, era trasladado -en el mejor de los casos, ya que en otras ocasiones permanecía en su lugar-, a otra parroquia o a las misiones en Latinoamérica, pero nunca era apartado ni expulsado.
Los casos se conocían en el Vaticano, -eran vox populi- y había orden de ocultarlos. Desde 1962, la Institución se había preocupado de dar órdenes precisas -en un documento secreto- a los obispos sobre cómo trabajar con estos casos. Una serie de normas concretas que unos años más tarde Ratzinger, responsable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, reforzaría con otro documento: “De Delictis Gravioribus”. Todo este material permanecería en secreto en los archivos de la Santa Sede hasta que empiezan a salir a la luz las miles de denuncias por pedofilia cometidas por sacerdotes en EEUU. Es a partir de ahí, cuando un abogado estadounidense lo descubre y lo da a conocer a la opinión pública. El Vaticano se defiende alegando que no se trataba de un documento vinculante, pero la justicia norteamericana sigue investigando y en enero de 2005 acusa a los responsables de la Iglesia católica de Texas y al entonces cardenal Ratzinger, de obstrucción a la justicia.
Pero aquel cardenal, hoy es el Papa Benedicto XVI y goza de inmunidad como Jefe del Estado Vaticano. Circunstancia que hizo valer en su momento la Embajada de la Santa Sede en Washington para que la que la justicia yankee desestimara la causa.
Dicho todo esto, no entiendo por qué el Papa se rasga las vestiduras y se escandaliza. Él, además de conocer todo esto, lo ocultaba. Sabe perfectamente la dimensión del escándalo y conoce también las causas. Esto ya no lo arreglan ni con dinero ni con un cambio de destino del “pecador”, porque estamos hablando de graves delitos cometidos contra niños. Tampoco se soluciona con arrepentimientos ni con Pastorales. Las víctimas han roto el silencio y piden justicia.
No deja de ser curioso que precisamente lo que siempre han perseguido y reprimido desde los púlpitos, -el sexo-, sea al final lo que haya terminado de resquebrajar sus cimientos.
La estructura de la Iglesia católica se encuentra cada vez más debilitada, con graves problemas de credibilidad y caminando hacia su propio apocalipsis. Δ

 

Comentarios   

 
0 #1 luis de Nicolás 29-03-2010 12:09
Gracias por la información. Había oído cosas pero no creía que fuese tan descarado, ¿cómo tendrán el valor de seguir defendiendose y encima echando la culpa a los demás como si estuviese en marcha un complot contra el Vaticano? No hay por donde cogerlo... Menos mal que toda la porquería les está saltando a la cara. Falta que los que se denominan católicos digan algo en vez de seguir disculpando o simplemente callando.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Tarsila 07-04-2010 12:16
El lema de la Iglesia Católica es perdonar a los que están realmente arrepentidos, y estos individuos saben muy bien hacer los comediantes, ellos ya se infiltran ahí para poder llevar a cabo sus fines, porqué saben que están protegidos, y ese es el gran error de la Iglesia Católica, el no denunciar les o expulsarles, o por lo menos no dejarles nunca más a contacto con menores.
A mi tampoco me ha gustado como el Papa ha respondido a todo esto, pues no ha dado prueba de humildad, sin embargo yo quiero seguir esperando que las cosas cambiarán en el futuro,al fin y al cabo hay mucha gente buena en el seno de la Iglesia que vela por la salud de nuestras almas, que es lo más importante para nosotros los creyentes
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 Delia Herrnandez 14-06-2010 20:54
por la salud de nuestra alma, vela cada individuo, y no existe nadie mejor para eso, la persona que alcanza cierto nivel de conciencia no necesita de nadie que lo controle, porque sabe que Dios es parte integrante de su cuerpo y no tiene más que oirlo.Por otro lado cada uno de la iglesia que cometio delito, debe pagar como cualquier otro ciudadano comun, o que, Tienen coronita?, un delito es punible de condena , en cualquier estado que considere que es civilizado y se rige por métodos democraticos. En cuanto si el papa está horrizado por los hechos, que le pide perdón a Dios, porque es parte de parte justicia Divina , y es harina de otro costal, en la cual no debemos involucrarnos.Pero la Justicia de los hombres debe aplicarse in situ.
Citar | Reportar al moderador