.

Quién está en línea

Tenemos 162 lectores conectados
Opinión Opinión Contra los tópicos y la incertidumbre

Contra los tópicos y la incertidumbre

Escrito por David Rodríguez Seoane 19 Marzo 2010
( 4 Votos )
Imprimir
Contra los tópicos y la incertidumbre 4.0 out of 5 based on 4 votes.
Los jóvenes de hoy viven en un mundo con pocas certezas y demasiados titubeos. Es necesario un cambio de paradigma y ellos son los encargados de hacerlo realidad.
Los jóvenes siempre llevan la responsabilidad de cambiar el mundo. Pero antes de acometer esta noble misión tienen que enfrentarse también con el destierro de todos esos tópicos que los tildan de conservadores, pasivos e insolentes. Mientras, la realidad dice que nunca en la historia hubo jóvenes tan preparados y viajados como los de nuestros días.
Muchos de los estereotipos que recaen sobre ellos no representan a la mayoría. Por lo general, los sondeos coinciden en que los jóvenes del siglo XXI son individualistas pero solidarios, sobre todo con las causas referidas al respeto de los derechos humanos a nivel global. Participan en política pero la hacen de otro modo. Son menos los que se enrolan en organizaciones sindicales o partidos políticos, quizás por que son instituciones de un siglo que ya no es el suyo. Pero contribuyen con su voto en las urnas e interaccionan a través de blogs y redes sociales, los nuevos espacios de encuentro de la juventud.
Es cierto que para ellos las condiciones siempre fueron difíciles, pero ahora el horizonte se ha hecho todavía más incierto. La incertidumbre es una de las sensaciones más habituales que tienen que sobrellevar aquellos Se trata de una revolución pacífica en la que los cambios ya no se realizan con estrépito, pancartas y altavoces sino de manera tranquila y a través del dialogo e interacción a escala planetaria. que están entre los 18 y los 30 años. La falta de oportunidades laborales y la precariedad de los contratos que se les ofrecen hacen que muchos no vean con claridad su futuro. “Estudiamos a ciegas, no sabemos si lo que hacemos no servirá de algo, no tenemos ni idea de lo que va a pasar”, asegura Itziar Fuente, estudiante de biología en la Universidad de Oviedo.
En España, la tasa de paro juvenil rebasa el 40% y es la mayor de toda la Unión Europea. A este dato, muy elevado en casi cualquier país y más ahora con la crisis todavía presente, hay que sumar los altos índices de temporalidad en el empleo, los salarios bajos, las hipotecas inalcanzables y por tanto la dificultad que conlleva establecerse de manera independiente. Son las consecuencias derivadas de la falta de garantías y de estabilidad con la que tienen que convivir.
Aún así, no se puede decir que les falte formación o que rechacen el trabajo. La paradoja que subraya el publicista y escritor Joaquín Llorente resume una situación que afecta a millones de jóvenes en todo el mundo. “Justo cuando hay un stock de cerebros como nunca ha existido, se cierran las posibilidades de prosperar con los viejos esquemas”, señala el que fuera asesor de los políticos españoles Jordi Pujol y Felipe González.
Esta situación implica un cambio de paradigma. El mundo tal y como lo habíamos concebido ya no puede girar desde la perspectiva del “tener”. Llorente plantea la importancia del “ser” para unos jóvenes más abiertos y menos dogmáticos. “Ahora aún están perplejos al descubrir la mentira, pero van a construir un mundo que a los mayores nos costará entender. Pero será mejor. Sin duda”, concluye.
Pese a todo, la iGeneración, como se conoce también a los “nativos digitales”, disponen del medio necesario para cambiar la sociedad: la tecnología. Mediante su conocimiento de la informática y de las inmensas posibilidades que ofrece Internet están tejiendo un mundo nuevo y diferente en el que los adultos ya no son los únicos capaces de enseñar y de mostrar caminos. Se trata de una revolución pacífica en la que los cambios ya no se realizan con estrépito, pancartas y altavoces sino de manera tranquila y a través del dialogo e interacción a escala planetaria. Ahora, los problemas y las inquietudes de un joven asiático se comparten con las necesidades y preguntas de uno europeo o latinoamericano.
Los jóvenes son los verdaderos navegantes de la sociedad líquida de la que habló el sociólogo Zygmunt Bauman. Y en ellos recae la oportunidad de marcar el rumbo que llevará la sociedad a unos u otros puertos. Existen riesgos y lo saben, pero tienen la capacidad de lograr cambios necesarios. Escépticos con las grandes verdades del siglo pasado: una religión, una única orientación sexual o política… Pero, comprometidos, comprensivos y sobre todo dispuestos a capitanear la gran empresa de sus vidas por muchos tópicos, expectativas fallidas e inseguridades que hayan de sortear en el camino. Δ

David Rodríguez Seoane. Periodista . CCS

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar