.

Quién está en línea

Tenemos 297 lectores conectados
Opinión Opinión Los desplazados en tierra de nadie

Los desplazados en tierra de nadie

Escrito por Víctor Corcoba Herrero 11 Marzo 2010
( 1 Voto )
Imprimir
Los desplazados en tierra de nadie 5.0 out of 5 based on 1 votes.
Emigrantes indocumentados, refugiados, los que buscan asilo, desplazados que no pueden soportar más penurias en su territorio, son las grandes víctimas del planeta.
Sus gemidos de dolor no encuentran consuelo en esta tierra de nadie, que algunos la han tomado para sí, cuando debiera ser de todos. Puro teatro con un reparto lamentable. Soportan humillaciones, estrecheces, desprecios, burlas que rayan la crueldad. Oficinas para la coordinación de Asuntos Humanitarios suelen expresar su preocupación casi diariamente, pero la barbarie continúa y hasta se acrecienta. Hace falta seguir trabajando por la justicia. Lo dijo Quevedo, “donde hay poca justicia es un peligro tener razón”.
Pienso que hoy más que nunca urge voluntad política, social y económica, para aliviar el drama de los desplazados.Hay que meter en raciocinio un diálogo necesario y posible. Con urgencia debe recuperarse los derechos de los desplazados en todo el mundo. En muchas partes de la tierra, el grupo de personas excluidas del acceso a los derechos y de la posibilidad de cumplir sus deberes, alcanza límites insostenibles. Atender a los desplazados es fundamental, va más allá de devolverles tierras y posesiones, se requiere una recuperación como ciudadanos, con sus derechos y deberes, y la reintegración a la vida social como personas, para sobreponerse de cualquier situación de desarraigo.
Es hora de acoger y recoger, con esperanza, coraje, amor y comprensión, a estas personas desplazadas por diferentes motivos y causas, pero que están dispuestas a rehacer su vida. Permitamos al menos que la rehagan. No hay que temer a las oleadas de desplazados. Sí a los que comercian con vidas humanas. De nadie es la tierra y es de todos. De todos los humanos. No se puede compartir nada si antes no oímos y socorremos. No podemos seguir con el corazón de piedra ante quienes se lanzan al mar para encontrar mejor vida o entre quienes huyen de las bombas. Es como condenarles a muerte. Pienso que hoy más que nunca urge voluntad política, social y económica, para aliviar el drama de los desplazados. Se han perdido tantas hospitalidades y, en cambio, se han ganado riadas de humanos desamparados, desabrigados, inseguros. Siempre se repite la misma historia, con cierta sobredosis de orgullo: conmigo los míos, y después, los míos también. Δ

Víctor Corcoba Herrero. Escritor.

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar