.

Quién está en línea

Tenemos 182 lectores conectados
Otros ¡Mira que Guay...! Pobre severo, rico severo

Pobre severo, rico severo

Escrito por A.F. 05 Febrero 2010
( 9 Votos )
Imprimir
Pobre severo, rico severo 4.7 out of 5 based on 9 votes.
Según Cáritas, en Europa existen actualmente unos ochenta millones de pobres. En España, ocho. De ellos, millón y medio viven en la llamada pobreza severa.
No sé exactamente donde está la frontera entre ser pobre y ser un pobre severo, como tampoco sé donde está la frontera entre ser rico o ser riquísimo, aunque yo prefiero llamarles ricos severos.
En cualquier caso, se supone que pobre severo es el que ocupa el último eslabón en la cadena alimenticia, así como rico severo es el que ocupa el primero.
O sea, que a un pobre severo no le llega lo que come al estómago, se le evapora antes, mientas que a un rico severo no le da abasto el estómago para triturar toda la comida que le llega.
Es decir, que si centramos el asunto en el estómago, el problema radica en que no se deberían diseñar igual a los ricos que a los pobres, porque sus necesidades estomacales son diferentes.
Y lo mismo ocurre con diferentes partes de la anatomía humana.
A ver, ¿Para qué quiere un pobre severo el pelo? ¿Para criar piojos? Si no tiene para champú, para gomina, para tratamiento anticaída o para combatir la caspa. ¿Para qué quiere el cabello?
Mas cosas, ¿Para qué quiere tantas piezas dentales si casi nunca mastica? ¿Para qué quiere orejas si no tiene para comprar gafas? ¿Para qué quiere pito? ¿Qué mujer va a liarse con un pobre severo…?. Buenas son ellas.
En fin, es comprensible que haya gente que dude de la existencia de Dios, porque el diseño del ser humano es, cuando poco, un pelín raro. ¿Cuántos ricos y ricos severos hay que no pueden comer lo que quieren porque sus cuerpos no funcionan bien?.
Pues no me parece justo.
Además, si el diseño inicial de unos y otros fuera diferente, las estadísticas dejarían de hacerse, porque imagínense el coñazo que debe de ser para un rico severo que le estén pasando cada poco por delante de sus neuronas que hay ochenta millones de pobres en Europa, y no digamos en el mundo, que tienen el estómago mejor que él, que tienen una larga melena, eso sí, sujeta con una coleta, así se nota menos que no la lavan, o que tienen un pito más grande que el suyo. Vamos, eso es vivir bajo permanente tortura.
Yo propongo, pues, ya que se habla de primer mundo y tercer mundo, que concentren en el tercer mundo a todos los pobres y pobres severos, y en el primer mundo a los ricos y ricos severos, pero sin que unos sepan de la existencia de los otros.
Hombre, mejor serían en planetas distintos, pero eso sería más complicado y muy costoso, aunque imagino que a muchos ricos y ricos severos no les importaría ceder un poco de su fortuna para quitarse de en medio definitivamente semejante incordio.
Se que a algunos lectores esta idea les puede parecer sacada de la ideología nazi. Y ahora que lo pienso, a mí también, pero me parece más cruel y absurdo estar leyendo constantemente las estadísticas sobre la pobreza y asistiendo al pasotismo generalizado que existe por parte de gobiernos y ciudadanos del mundo.
Sólo hay que ver el espacio que ocupan estas noticias comparado con el que ocupan las vidas y vicisitudes de los ricos y ricos severos. Es evidente cual vende más y, por tanto, cual interesa más.
En cualquier caso debo decir que la idea antes propuesta tiene un final feliz. Y a ello voy.
El planeta de los ricos y ricos severos, o sea, este, en poco tiempo se convertiría de nuevo en lo que es hoy. Volvería a tener pobres, pobres severos, guerras y todo aquello que emane de la pasta con la que están hechos los ricos y ricos severos.
El otro, el planeta de los exiliados, viviría mucho más tiempo en equilibrio y en armonía, porque al no haber nada por lo que pelearse pues sería mas rentable unirse para salir adelante. Aunque con el tiempo, volverían también al mismo punto que los otros.
¿Moraleja? Pues no sé si la hay, a no ser que el problema está dentro de cada uno y va con uno a donde quiera que vaya. O que no somos lo que aparentamos, sino lo que ocultamos. O que sería bueno que alguien publicara una estadística donde se dijera cuantos pobres y pobres severos son felices y cuantos ricos y ricos severos viven amargados o, al menos, preocupados por no perder lo que tiene.
¿Conclusión? Mejor que la saque cada uno, yo ya desbarré bastante.
Lo que sí quiero decir, por último, es que con ochenta millones de pobres, la Unión Europea debería de cambiar la palabra “unión” por otra más acorde a la realidad. Aunque solo fuera por vergüenza. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar