.

Quién está en línea

Tenemos 165 lectores conectados
Opinión Opinión Generación Peter Pan

Generación Peter Pan

Escrito por Ana Muñoz Álvarez 13 Noviembre 2009
( 3 Votos )
Imprimir
Generación Peter Pan 3.7 out of 5 based on 3 votes.
Muchos jóvenes que rondan los treinta años continúan viviendo en su 'adolescencia' al no encontrar alternativas de futuro en el mercado laboral, a pesar de contar con una buena formación académica. Es la llamada generación 'Peter Pan'.
“Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados”, era el eslogan de un anuncio de coches que tuvo gran éxito en España y que refleja a toda una generación de jóvenes que han llegado a la treintena. En ese comercial, un joven con carrera universitaria, master, idiomas… un joven de éxito, que elegía un coche acorde a su situación. España tiene cerca de ocho millones de treintEañeros que nacieron a finales del “baby boom”. Una generación que de la televisión en blanco y negro y “Barrio Sésamo” ha pasado a la Play Station y a la alta tecnología. Además, el mundo en el que nacieron ha cambiado de manera muy rápida: la vida familiar, la laboral, el mercado de trabajo… Un mundo que se ha vuelto más hostil y que está en perpetuo cambio. Los jóvenes intentan adaptarse, pero para no “morir en el intento” no quieren dejar atrás su vida de adolescente, de despreocupación y diversión. De ahí, que se les conozca como la generación “Peter Pan” o los “adultescentes”.
Los JASP han estudiado en aulas masificadas en colegios y en la Universidad, han estudiado idiomas, han salido al extranjero para aprenderlos, han estudiado algún master o curso de posgrado… Sin embargo, sus esfuerzos no El consumo, el ocio y los recuerdos son los refugios de estos treinteañeros desilusionados y defraudados con un mundo que piensan ha sido injusto con ellos. Porque siempre soñaron con el “País de nunca Jamás”.se han visto recompensados con un trabajo y una estabilidad en su edad adulta. Muchos de ellos son mileuristas y otros van de un trabajo a otro sin encontrar estabilidad. Y este es el primer pilar de la madurez. Debido a al falta de un trabajo bien remunerado, muchos siguen viviendo en la casa familiar, donde los padres siguen “cuidando” de ellos, como cuando eran niños. Tampoco se hacen responsables de las tareas del hogar. Y de ahí, tampoco son capaces de formar una familia. Además, siente cierto pánico por el compromiso y el ser padres. No quieren perder su libertad, y sus ganas de comerse el mundo. Así, todos los fines de semana les vemos divertirse en restaurantes, bares y discotecas de todas las ciudades españolas. Y echan de menos las canciones de su infancia y los “locos” años 80, cuando veían “La bola de Cristal”.
Los treinteañeros tienen unos valores diferentes a los de sus padres, de conseguir éxito en la vida y ser un “hombre de provecho”. Para ello, el ocio y colmar sus propias emociones y sentimientos son dos elementos muy importantes. Tienen que vivir deprisa, pero, sobre todo, “vivir”. No quieren perderse nada, ni dejar nada. Por eso, viajan, consumen, a veces, en exceso, prueban toda clase de actividades que les den una “sobredosis” de adrenalina… No quieren atarse a una vida tradicional, como la de sus progenitores.
A los 30, sus padres ya tenían trabajo, se habían casado, tenían casa y a su descendencia. Ese ha sido su ejemplo. Los treinteañeros del siglo XXI, en su mayoría, no han conseguido nada de eso o se encuentran hipotecados de por vida por la compra de una casa lo que les impide conseguir el resto de cosas. Para algunos sociólogos, como el español Enrique Gil Calvo, el problema de esta generación ha estado siempre en su número y en la presión familiar de tener una casa en propiedad.
Este contexto ha creado una generación desencantada, desmotivada y desorientada porque las guías de sus padres ya no les sirven. “Es una generación que no se ha adaptado, que podría haber roto con lo anterior, pero que no han hecho y esto les comporta un desgate y la sensación de oportunidad pérdida”, explica Gerard Costa, profesor de Marketing Social de Esade.
El consumo, el ocio y los recuerdos son los refugios de estos treinteañeros desilusionados y defraudados con un mundo que piensan ha sido injusto con ellos. Porque siempre soñaron con el “País de nunca Jamás”. Δ

Ana Muñoz Álvarez. Periodista. CCS

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar