.

Quién está en línea

Tenemos 116 lectores conectados
Actualidad Los verdaderos piratas

Los verdaderos piratas

Escrito por Joaquim Sempere 08 Noviembre 2009
( 9 Votos )
Imprimir
Los verdaderos piratas 4.7 out of 5 based on 9 votes.
En costas somalíes, muchas flotas pesqueras extranjeras se aprovechan del caos político para esquilmar los mares con técnicas de arrastre no sólo en las zonas ‘legales’, sino en aguas territoriales de Somalia. ¿Quiénes son los piratas?
En 1991 se hundió el orden político de Somalia, que sucumbió a una guerra civil empeorada por la intervención estadounidense. El colapso político fue aprovechado por navíos procedentes de Europa, Estados Unidos, China y otros países para verter en sus aguas grandes cantidades de residuos tóxicos y radioactivos. En 2005, un tsunami depositó en las playas y costas somalíes bidones corroídos y otras muestras de estos residuos. La porquería tóxica acumulada en pocos días por la catástrofe marina provocó úlceras, cánceres, náuseas y malformaciones genéticas en recién nacidos y, al menos, 300 muertes, según el enviado de Naciones Unidas en Somalia.
Aprovechando el desgobierno, una multitud de barcos de pesca empezó a faenar en las aguas frente al país, incluidas sus aguas territoriales. En 2005 se calculó que pescaron allí unos 800 barcos de distintos países, muchos de ellos europeos. Se estima que los ingresos generados durante un año por esta pesca extranjera ilegal ascendían a 450 millones de dólares. El resultado fue la rápida disminución de unas reservas pesqueras que eran el principal recurso para las comunidades de pescadores del país.
Grupos de somalíes trataron de constituir un cuerpo autodenominado “Guardacostas Voluntarios de Somalia”, reuniendo dinero con el que pagar a la empresa estadounidense Hart Security, que se dedica a entrenar y formar luchadores y mercenarios por todo el mundo –y que, años más tarde, ha actuado como mediadora para el cobro de rescates en aquellas mismas aguas.Es una indignidad aprovecharse de un país desangrado por una guerra civil y luego mandar a los soldados a defender una causa indefendible que no hace más que profundizar la tragedia de ese pueblo.
Al parecer, hubo intentos de esos guardacostas voluntarios de negociar con los buques de pesca extranjeros para que dejaran de faenar o pagaran un impuesto para seguir haciéndolo. El desenlace final fue lo que hoy se califica como piratería somalí. En un país plagado de armas, desgarrado por bandas rivales. A la vista de lo anterior es legítimo preguntarse: ¿quiénes son, en esta historia, los verdaderos piratas?
Hay en España quien propone que los atuneros españoles lleven militares a bordo para disuadir a los piratas. El Congreso ya lo había descartado meses antes arguyendo que la legislación española no lo permite. Francia sí lo permite, y hace tiempo que en el Índico los barcos de pesca franceses llevan militares a bordo. Pero esta diferencia es de detalle: ambos países lograron que el 10 de diciembre de 2008 los ministros de Defensa de la Unión Europea aprobaran la llamada Operación Atalanta contra la piratería somalí, y que se diera luz verde al envío de entre 6 y 10 buques de guerra para “garantizar la seguridad” en el golfo de Adén con el mandato de vigilar las costas de Somalia, “incluidas sus aguas territoriales”.
Las flotas pesqueras de los países ricos, compuestas por buques con capacidad para moverse por todos los mares del mundo, esquilman un caladero tras otro: son las principales culpables de la sobrepesca que desde hace años destruye la capacidad de regeneración de las especies marinas y colapsa las capturas a escala mundial. Las primeras perjudicadas son las poblaciones de los países pobres que dependen de la pesca local, que carecen de flotas potentes para pescar lejos de sus costas.
España está recuperando sus blasones imperiales contribuyendo a empobrecer a uno de los países más pobres del mundo. Cuando ya no haya caladeros por explotar en ningún rincón del mundo, ¿qué harán nuestros marineros y pescadores?
Es una indignidad aprovecharse de un país desangrado por una guerra civil y luego mandar a los soldados a defender una causa indefendible que no hace más que profundizar la tragedia de ese pueblo. ¿Cuánto cuesta mantener la dotación de dos buques de guerra, un avión y 395 efectivos de la Marina española destacados en la zona?
Un país desarrollado como España no debe, tras agotar sus propios recursos pesqueros, expandirse por los mares del mundo privando a otras poblaciones más pobres de sus medios de subsistencia. La solución hay que buscarla en casa, adaptándose a unos ecosistemas dañados y gestionándolos mejor (por ejemplo, con la piscicultura como alternativa a la pesca), y adoptando medidas previsoras para que nadie se quede sin trabajo y sin fuente de ingresos. Es inquietante que se esté haciendo exactamente lo contrario: optar por la huida hacia delante y por un neoimperialismo ecológico reforzado militarmente que sólo puede redundar en un empeoramiento de la situación. Δ

Joaquim Sempere Profesor de Teoría Sociológica y Sociología Medioambiental de la Universidad de Barcelona. CCS.
 

Comentarios   

 
0 #1 Nacho Jorganes 09-11-2009 15:08
Me parece a mí que el Sr. Sempere no está muy bien informado en relación con la pesca marítima.
Los atuneros no son arrastreros, sino cerqueros. Es cierto que son buques de pesca industrial y que operan muy lejos de nuestras aguas, pero el matiz es importante. Además, al menos teóricamente, no operan en aguas de Somalia, sino en aguas internacionales del Océano Índico.
En cuanto a la acuicultura, ¿de qué piensa alimentar el Sr. Sempere a estos pescados de las "fábricas de peces"? Entiendo que los pescados de piscifactoría son carnívoros y que se alimentan de más pescado. Creo que por cada kilogramo de pescado de piscifactoría hay que suministrar 8 kilogramos de pescado salvaje. Y este pescado salvaje con el que se alimenta al pescado de fábrica, sí que es capturado con grandes arrastreros en muchas ocasiones.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Ana Maria Madrid 18-11-2009 13:18
Señor Sempere ¿ha mirado en el diccionario el significado de Pirata?, ¿acaso no son ellos los que se están aprovechando de su propia situación política?. Acaban de robarnos con un secuestro de trabajadores inocentes y somos un país con una crisis que no levanta la cabeza y encima les tendremos que tener pena. Que pena señor Sempere, abrimos nuestros brazos a millones de Somalies conviviendo en paz con ellos, somos muchos los paises que ayudamos con nuestras ONGS a los más pobres y encima les tendremos que dar la mano y las gracias por atracarnos a punta de pistolas. No señor Sempere no estoy de acuerdo con usted ni con los que les han dado lo que han querido, lo considero un acto terrorista, no es lo mismo pagar una multa a golpe de talonario a hacerlo a golpe de metralleta.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 Alfredo Gonzalez 27-11-2009 00:10
Hace poco saliço en televisión un programa de españoles en Namibia, donde se veía un pesquero español amarrado a puerto, por culpa del parón biológico. En este mismo programa explicaban, como hace algún tiempo, llegó a haber hasta 200 barcos faenando en aguas namibias, hasta que su gobierno puso freno a este descontrol y reguló las capturas. Es comprensible y todos actuariamos de la misma forma, pues es mucho lo que esta en juego. Desde el presente, como medio de vida para sus gentes, como el futuro para sus hijos.¿Quién no dudaría en emplear la fuerza o lo que hiciese falta para luchar contra esta injusticia? Puede que hasta se hiciese una pelicula, con Tom Cruise al mando de una zodiac, enfrentandose a los pescadoores sin escrupulos con un bonito final.
Bueno, puede que el problema sea mas complejo de lo que aquí he expuesto, pero tambíen es verdad que nadie quiere sacar este punto de vista, ni hacer autocritica pues es muy poco rentable de cara a la opinión publica.
Citar | Reportar al moderador