.

Quién está en línea

Tenemos 130 lectores conectados
Opinión Opinión Obama toma el timón

Obama toma el timón

Escrito por Alberto Piris 02 Octubre 2009
( 2 Votos )
Imprimir
Obama toma el timón 5.0 out of 5 based on 2 votes.
La defensa de Europa es un problema que afecta a todos los países europeos, no el resultado de acuerdos bilaterales con la superpotencia americana para aplacar sus peculiares y atávicos temores hacia Rusia.
No es necesario buscar oscuras razones ni segundas intenciones en el cambio introducido por Obama en la política de defensa de Estados Unidos, a raíz de su renuncia a instalar el llamado “escudo antimisiles”, que constituyó uno de los pilares de la fracasada estrategia de Bush contra el terrorismo internacional.
La poderosa industria de defensa estadounidense no se sentirá perjudicada porque no se trata de suprimir un programa que le produciría notables beneficios sino de cambiar el sistema antimisiles de base terrestre por otro instalado sobre plataformas navales. Las explicaciones técnicas del cambio apenas vienen al caso, salvo para desmentir la acusación de que Estados Unidos y sus aliados pudieran quedar indefensos ante un supuesto ataque terrorista con misiles.
La solución adoptada presupone también una evaluación más cabal del riesgo, al desechar la idea de que Irán sea capaz de poseer a medio plazo misiles de muy largo alcance y reducir la previsible amenaza a misiles de más corto radio de acción. El hecho de que el jefe del Pentágono, que también lo fue durante el Gobierno de Bush, apoye y ejecute este cambio de estrategia, juega a favor de Obama, que hábilmente mantuvo en el mismo puesto a quien había apoyado plenamente la fallida estrategia militar del anterior presidente.
Rusia ha manifestado con rapidez y sin ambages su favorable opinión sobre este cambio y los países más directamente afectados, que son Polonia y República Checa, Difícil es el camino que tiene que recorrer Obama y va a necesitar todos los recursos de su personalidad para afrontar la oposición de los sectores sociales que, dentro y fuera de Estados Unidos, adoraron a Bush y todavía comparten su reaccionaria ideología y ensalzan sus nefastas decisiones.habrán de comprender que la defensa de Europa es un problema común que afecta a todos los países, y no el resultado de acuerdos bilaterales de algunos de ellos con la superpotencia americana para aplacar sus peculiares y atávicos temores hacia Rusia, por razonables que sean las razones históricas que los avalen.
Tampoco debería extrañar que el nuevo Secretario General de la OTAN se apunte con entusiasmo a una nueva estrategia que no vea en Rusia un enemigo casi obligado, sino un aliado conveniente y necesario. Gracias a este aliado se podrá seguir manteniendo viva, contra toda lógica, la organización que nació, precisamente, para combatir al nuevo aliado de hoy.
Así que el señor Rasmussen sugirió combinar en uno solo los sistemas de defensa antimisiles de Estados Unidos, la OTAN y Rusia. Sin embargo, cuando fue preguntado por detalles concretos de ese sugestivo plan, no supo cómo responder y remitió a futuras aclaraciones de los responsables militares. Lo que es comprensible, puesto que en el mismo Cuartel General de la OTAN ha sorprendido la rápida e insospechada decisión del presidente de Estados Unidos.
Obama tendrá que afrontar la ofensiva de sus rivales políticos. La derecha más fanatizada de Estados Unidos, esa que percibe rasgos de socialismo e incluso de comunismo en el plan de Obama para extender la cobertura sanitaria a todos los ciudadanos, no cejará en sus campañas de desprestigio, con el apoyo de sus homólogos políticos del otro lado del Atlántico.
Obama entierra definitivamente la anterior política de Estados Unidos que dividió a Europa con motivo de la invasión de Irak, con aquel vergonzoso artículo de apoyo a Bush, firmado por Aznar y otros dirigentes europeos, entre los que destacaban Berlusconi y los presidentes de tres países del Este de Europa, incluyendo a Polonia y a República Checa. Su publicación en el Wall Street Journal permitió a las fuerzas más reaccionarias de Estados Unidos despreciar a la “vieja Europa” (encabezada por Francia y Alemania), que se oponía a la guerra, y ensalzar a la “nueva Europa”. La que, con su apoyo a la ilegal aventura de Bush, mostró una mezcla de servilismo y de ansias por establecer una relación especial con la superpotencia americana, de la que se esperaba obtener ventajas, como proclamó en su visita a Madrid Jeb Bush, el impresentable hermano del entonces presidente de Estados Unidos, que gobernaba en su feudo de Florida: “Esa relación entre Estados Unidos y España va a dar beneficios que no se pueden imaginar hoy en día”.
Difícil es el camino que tiene que recorrer Obama y va a necesitar todos los recursos de su personalidad para afrontar la oposición de los sectores sociales que, dentro y fuera de Estados Unidos, adoraron a Bush y todavía comparten su reaccionaria ideología y ensalzan sus nefastas decisiones. Δ
Alberto Piris. General de Artillería en Reserva. CCS

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar