.

Quién está en línea

Tenemos 147 lectores conectados
Opinión Opinión Finanzas y corrupción global

Finanzas y corrupción global

Escrito por María José Atiénzar 29 Mayo 2009
( 0 Votos )
Imprimir
La crisis financiera ha dejado en evidencia el hundimiento de valores éticos fundamentales.
El silencio es cómplice cuando sufren los más débiles. Así lo afirma en su libro más reciente Juan Torres, catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla. La crisis financiera. Guía para entenderla y explicarla acerca a los ciudadanos lo que está ocurriendo en el mundo y por qué. Es la denuncia de una crisis moral y un intento de animar a los ciudadanos a levantar su voz, y decirle a los poderosos que hasta aquí hemos llegado.
Lo ocurrido en las finanzas es el resultado de un modo de actuar que no hubiera sido posible sin la complicidad de los gobiernos y bancos centrales que miraban para otro lado.
Si la Unión Europea firma convenios con paraísos fiscales, está facilitando su existencia. Prácticamente, todas las entidades financieras tienen sedes en ellos. El Instituto para la Obra de la Religión, que es el banco central del Vaticano, es un paraíso fiscal. Los gobiernos propician operaciones financieras oscuras. Si Gibraltar tiene 30.000 habitantes y el Estado español le da 100.000 líneas está dándole medios para funcionar como paraíso fiscal. Son instrumentos imprescindibles para hacer lo que han estado haciendo los bancos.
Los planes de Obama, que son relativamente moderados, están siendo atacados sin piedad, y modificados, por la derecha y los poderes financierosDesde los gobiernos nos aseguran que sería catastrófico el no aplicar ciertas medidas de rescate financiero. Es una supeditación de los gobiernos a los intereses bancarios. Están inyectando dinero a través de los bancos, y estos lo usan para salvar sus cuentas. No llega a la economía real. Los ciudadanos pagaremos impuestos para apoyar a los bancos, para que estos, a su vez, financien a las empresas sus expedientes de regulación de empleo. Porque también es cierto que muchas empresas están usando la crisis para tapar un mal gobierno semejante al de los bancos.
“Salvar el sistema financiero no es salvar a los bancos. El sistema se ha hundido porque los bancos se han dedicado a especular sobre bases falsas. Y eso ha provocado hambre. Hemos visto en multitud de bancos ofertas para que la gente invierta aprovechándose del alza de precios de los mercados alimentarios. Son los inversores especulativos los que provocan el hambre, y es criminal que se usen los recursos para sostenerlos. Y más aún darles dinero para que ganen más dinero. En mayo del año pasado la FAO reclamó 6.000 millones de dólares para atender hambrunas inmediatas. Sólo se recaudaron 4.000. Si es demagogia decir que no dan dinero a la FAO para que luche contra el hambre y, sin embargo, dan miles de millones de dólares a los bancos, para que luego paguen grandes primas a sus directivos o para salvarle la cara a los bancos que han perdido dinero en la pirámide de Madoff”, explica Torres.
Los ciudadanos tenemos que reclamar el fin de esa inmoralidad, no dar un euro más a bancos corruptos que se llevan el dinero a paraísos fiscales, que financian actividades puramente especulativas, mientras hay tanta gente padeciendo.
Esta crisis pone sobre la mesa los valores morales sobre los que está montada nuestra civilización. Los ciudadanos tienen que saber que la Iglesia tiene paraísos fiscales, y que los terroristas, traficantes de armas y banqueros corruptos también tienen facilidades para instalarse en los paraísos fiscales. Las finanzas se han convertido en un sistema de corrupción global con la complicidad de gobiernos e instituciones.
Como acciones concretas para el cambio, Juan Torres propone prohibir los paraísos fiscales, desincentivar la especulación con impuestos, dotar a los gobiernos de capacidad de maniobra, controlar los movimientos de capitales.
Pero no será posible si los ciudadanos no tienen poder para exigirlo. Los planes de Obama, que son relativamente moderados, están siendo atacados sin piedad, y modificados, por la derecha y los poderes financieros. Hay que reclamar el fin de esa situación inmoral en la que se encuentra la economía mundial.
Para vencer a esos poderes, los ciudadanos podemos salir a la calle, votar a los partidos que defienden estas ideas, poner nuestro dinero en los llamados bancos éticos, no en los especulativos. El cambio puede lograrse por vías pacíficas y democráticas, pero diciendo que no con contundencia a los corruptos. Δ

María José Atiénzar. Periodista. Centro de Colaboraciones Solidarias.

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar