.

Quién está en línea

Tenemos 135 lectores conectados
Otros ONG's Bibliotecas de Solidarios. Cultura para un mundo libre

Bibliotecas de Solidarios. Cultura para un mundo libre

Escrito por Marta Iglesias 24 Abril 2009
( 4 Votos )
Imprimir
Bibliotecas de Solidarios. Cultura para un mundo libre 5.0 out of 5 based on 4 votes.
Desde hace más de diez años, la ONG Solidarios se dedica, entre sus variados proyectos, al envío de libros a Latinoamérica, África y Oriente Próximo. Bajo el criterio de que sin cultura no es posible un mundo libre y responsable, el proyecto se ha intensificado gracias a la labor del fundador de Solidarios y profesor Emérito de la UCM, José Carlos G. Fajardo. Almacén Solidarios.Bibliotecas de Solidarios. Cultura para un mundo libre
El profesor Fajardo es un hombre imaginativo, comprometido e incombustible. En sus viajes por el mundo ha vivido cientos de situaciones que ha transformado en proyectos, como puede deducirse al hablar de los orígenes de las “Bibliotecas de Solidarios”: “Hace más de diez años visitaba en Colombia un centro de estudios, y pregunté por su biblioteca. Me dijeron que no tenían, que era muy difícil conseguir los libros y que, además, los alumnos estaban concentrados en sus estudios. Después, en ese mismo país, visité un seminario de Teología, acompañado del Obispo, hoy Cardenal Darío Castrillón. Sucedió lo mismo y yo pregunté al rector y al obispo cómo era posible alcanzar una formación sólida e integral sin leer a Whitman, a García Márquez y a los autores del boom latinoamericano, a Saint Exupéry y a Camus, sin conocer la literatura contemporánea, novelas, ensayos, poesía, teatro… y lo más adecuado de los clásicos. Siguió un embarazoso silencio bajo la premisa, falsa en mi opinión, de que bastante tenían con sus libros de filosofía y de teología, de moral y de pastoral. Ahí surgió la idea, después de haber llevado, durante muchísimos viajes, libros en mis maletas y en las de muchos voluntarios, para centros de formación en los países de Latinoamérica en los que prestábamos nuestro servicio social. Lo demás, ya es conocido: repasé mi propia biblioteca, y les pedí que hicieran lo mismo familiares, amigos, profesores y todo el que estuviera a mi alcance. Yo les decía: pregúntate qué libros ya no necesitas como estudio, placer o consulta y dámelos, que ya los seleccionaremos nosotros.
Cuando comenzamos teníamos los libros en cajas y clasificados en montones en el suelo, para distinguirlos de los medicamentos seleccionados y guardados en cajas de zapatos, lo que luego sería el Puente Solidario que envió más de 70 toneladas de buenos medicamentos a cientos de clínicas, maternidades, enfermerías y centros de salud, aquí ya extendido a África”.
“Me he dedicado a concienciar a donantes de libros necesarios y a receptores de esas bibliotecas, porque no soy capaz de concebir una sociedad moderna y responsable sin la formación que facilitan los libros y los medios de comunicación  modernos”
Bibliotecas de Solidarios. Cultura para un mundo libre-¿Qué les impulsó a continuar año a año, hasta lograr el volumen de libros actual?
La respuesta entusiasta y agradecida de profesores y de profesionales de tantos países de América. Hemos leído cartas, fotografías y mails conmovedores. Por eso, continuamos sin ceder jamás. Para nosotros no era tan difícil: nos dotamos de un buen sistema de clasificación, digitalizamos el trabajo, teníamos voluntarios capaces y la mayoría jubilados, tuvimos espacios cedidos por la universidad, por la Obra social de Caja Madrid, y otras instituciones. Después tuvimos que utilizar un amplio almacén que nos ha cedido hasta ahora la Comunidad de Madrid. Al principio, recibíamos de todo, pero poco a poco fuimos pidiendo que no nos enviaran libros de texto, sino novelas, teatro, poesía, ensayos, arte, enciclopedias, diccionarios. Llegamos a procesar más de dos millones de libros. Desechábamos los vulgares y en mal estado, los sectarios, la morralla y los que uno nunca recomendaría a sus hijos, amigos o alumnos. 
-¿Por qué llevar libros? ¿Qué importancia tienen en la creación del pensamiento libre?
-Sin formación y cultura no hay libertad responsable y eficaz. Por eso nos fuimos orientando a las Escuelas de Magisterio en donde se formaban los maestros, directivos de colegios e institutos  para que leyeran y compartieran saberes.
-Con este proyecto llevan varios años, con lo cual han podido hacer un seguimiento del mismo. ¿Qué resultado real han visto?
-Hemos enviado más de un millón de libros seleccionados, realizando envíos de cinco a seis mil volúmenes a centros de Latinoamérica, y de envíos de mil libros a muchos departamentos de español de África y de Oriente Medio para sus profesores y alumnos.
“Sin formación y cultura no hay libertad responsable y eficaz. Por eso nos fuimos orientando a las Escuelas de Magisterio en donde se formaban los maestros, directivos de colegios e institutos  para que leyeran y compartieran saberes”
-De todos los proyectos de Solidarios, ¿por qué quiere dedicar más tiempo a las Bibliotecas?
-Desde que me hicieron Emérito y pasé a ser Presidente de Honor de Solidarios quise emplear mi “tiempo liberado”  en la dirección del Centro de  Colaboraciones Solidarias y en la formación cada año de un grupo de 40 estudiantes de periodismo en el ámbito de los derechos humanos, la justicia, la solidaridad, el hambre, las guerras, las Bibliotecas de Solidarios. Cultura para un mundo librecárceles, el desempleo, las migraciones, paraísos fiscales, ancianos, la dependencia, etc. Y como “servicio social” me he dedicado a concienciar a donantes de libros necesarios y a receptores de esas bibliotecas, porque no soy capaz de concebir una sociedad moderna y responsable sin la formación que facilitan los libros y los medios de comunicación  modernos.
-Además de Latinoamérica, las bibliotecas van a las facultades de África y Oriente Medio en las que funciona el departamento de español. ¿Es la cultura un medio de estrechar lazos, de fomentar la “Alianza de Civilizaciones”?
-Durante mi año sabático en veinte países de África subsahariana -que se plasmó en mi libro “Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África”, así como a la creación de centros de medicina preventiva en veinte universidades africanas-, comprobé la indigencia que había en muchas de esas universidades. Nosotros no podíamos atender a todo, pero sí podríamos ocuparnos de abastecer a los departamentos de español, tanto en África como en Iraq, Irán, Palestina, países a los viajábamos para la realización de proyectos o por conferencias que me pedían y congresos.
En cuanto a las “alianzas de civilizaciones” me parece una redundancia porque las auténticas culturas se interrelacionan y enriquecen mutuamente dando lugar a civilizaciones y a ricos períodos de la Historia. Como dicen los chinos, “los ríos no necesitan que los empujemos”. Δ

Firmas fotos: Solidarios