.

Quién está en línea

Tenemos 155 lectores conectados
Otros Aventura y Viajes El espíritu de los pioneros. Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura

El espíritu de los pioneros. Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura

Escrito por Pablo Malde 07 Abril 2009
( 15 Votos )
Imprimir
El espíritu de los pioneros. Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura 5.0 out of 5 based on 15 votes.
Quien conoce la trayectoria de Ferrán Latorre sabe que es el fruto de una evolución natural. Destacó en un principio como escalador en roca de gran nivel para más tarde adentrarse en el mundo del alpinismo. En la actualidad tiene en su palmarés la ascensión a seis ochomiles y es cámara del programa 'Al filo de lo imposible', manteniendo así su vínculo con la montaña.
Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura. El espíritu de los pionerosQuedaron atrás las complicadas y faraónicas expediciones de los primeros aventureros que se adentraban en tierras inhóspitas, desconocidas, de climas hostiles y gentes extrañas. Pero aquel espíritu aún pervive en personas como Ferrán Latorre, alpinista forjado en los valores de los primeros conquistadores y en la esencia pura del montañismo actual.
-La primera vez que te pones cara a cara delante de un ocho mil, ¿qué sientes?
-Yo tenía veintiún años la primera vez que fui a un ocho mil -han pasado unos cuantos ya, tengo treinta y ocho- y la primera vez, siendo tan joven, todo es muy impresionante, empezando por el viaje. Era la primera vez que salía de Europa e iba a un mundo totalmente distinto. Y además, porque de golpe me encontré con la oportunidad de poder realizar el sueño de cualquier alpinista, muy pronto y muy joven. Esa emoción y esa ilusión creo que es irrepetible. Diga lo que se diga, como la primera vez, nunca.
-Para llegar a subir a un ocho mil, ¿se tiene que seguir una progresión lógica de avance?
-Teóricamente debería de ser así, por lo menos unos mínimos. Es verdad que cada vez estos mínimos vienen siendo menos porque se ha facilitado mucho el acceso a los ocho miles. Algunos son multitudinarios, y el hecho de que haya tanta gente ha posibilitado hacer cosas que antes costaban muchos años. Ahora el único filtro es el del dinero, que también ha bajado. Personalmente creo que, como en cualquier deporte, debería de haber una progresión, sobre todo para filtrar a aquella gente que realmente no es útil para esto. De hecho ocurre que muchos no han pasado los filtros necesarios y pueden tener problemas.
-¿Qué opinión te merece el comercio que está surgiendo con las grandes alturas?
-Es inevitable que donde haya oportunidad haya negocio. No me parece mal, porque pienso que la gente tiene derecho a poder hacer negocio con cualquier cosa, lo único que pasa es que en muchas ocasiones esto es más una actividad de turismo que un deporte. Hay una frontera diluida, y ése es uno de los peligros que ya están ocurriendo. Por culpa de que el negocio lo que busca es hacer negocio, si yo necesito diez clientes para Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura. El espíritu de los pionerosque me salgan los números los busco donde sea y como sea. No me parece mal siempre y cuando se sigan unas normas y unos mínimos. Al final, como siempre, todo es cuestión de medida.
“En la montaña hay victoria, pero también hay otros valores añadidos. No es tan simple como ganar o perder”
-Con todo ello, ¿se está deshumanizando la montaña?
-El hecho de que entre mucha gente hace que se deshumanice, sí. Pero pasa lo mismo que en la sociedad en general. Hay una ética y más o menos entre todos nos regimos por ella, pero cambia en el momento en que llega mucha gente que no viene del mundo de la montaña y que no ha pasado los filtros de los que hablábamos antes. Eso hace que se deshumanice. Existe otro fenómeno que está pasando en la montaña y es que antes nos conocíamos todos. Teníamos tiempo para eso en el campo base. Ahora por ejemplo vas al Everest y no llegas a conocer al setenta por ciento de la gente que está allí. Eso sí que ha cambiado. Estar en una montaña tan grande en el Himalaya y no conocer a la gente con la que estás compartiendo el monte resulta una cosa rara, nueva, hace que esto se deshumanice, porque muchas veces te desentiendes de lo que ocurre y de los problemas de los demás.
-La experiencia en el campo base forma parte también del ascenso a una gran montaña...
-Sí. Entonces tenías contacto con todo el mundo que participaba de una montaña, conocías gente, hacías amigos, colaborábamos juntos. Ahora cada uno va un poco a lo suyo. De todas maneras era inevitable, ¿qué vas a hacer?
Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura. El espíritu de los pioneros-¿Queda algo de los pioneros del montañismo, con lo que me estás contando?
-Poco, muy poco. Queda el espíritu de alguna gente. Todavía hay sitios en los que es posible vivir aventuras como las que vivieron ellos, aunque nunca del todo iguales. Piensa por ejemplo que los británicos tardaron tres meses en llegar al campo base del Everest, mientras que hoy estás en tres días. Hay teléfonos, satélites, Internet... Otra cosa es el espíritu con el que se viva, eso sí que es algo que va a depender de cada uno de nosotros.
-El año pasado subiste al Gasherbrum IV. ¿Qué retos importantes quedan por conseguir en los ocho miles?
-Quedan cosas muy importantes por hacer: el K-2 en estilo alpino, el Everest por la cara norte en estilo alpino, abrir nuevas rutas, son cosas que se pueden hacer todavía. Sobre todo hay mucho terreno y montañas que nadie ha pisado. La Antártida, por ejemplo, que es una tierra muy virgen, muy lejana. Quiero decir que no podemos poner los ocho miles en el lugar que estaban hace treinta años, cuando eran el summun, pero tampoco podemos banalizarlos. Ni una cosa ni la otra.
“Antes nos conocíamos todos. Teníamos tiempo para eso en el campo base. Ahora por ejemplo vas al Everest y no llegas a conocer al setenta por ciento de la gente que está allí, hace que esto se deshumanice”
-Teniendo en cuenta que los avances técnicos y tecnológicos han cambiado mucho las formas, ¿en qué se basarán los retos de montaña en el siglo XXI?
-Evidentemente, como todo en la vida, este deporte necesita renovarse. Si en los años veinte hacer cualquier cosa ya era una aventura, hoy en día no, cualquier cosa no es una aventura. Depende de cómo se haga, ahí es donde entra la sutileza del estilo.
Hoy no estamos haciendo cosas muy distintas a los años setenta u ochenta; sí más difíciles, pero en espíritu no muy distintas. En este sentido yo creo que la técnica y el nivel de escalada actual de mucha gente joven debería permitir hacer las mismas ascensiones  pero de una manera más limpia, en estilo alpino, con más ligereza y sin tantos medios, porque la técnica y el físico lo permiten. Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura. El espíritu de los pionerosCreo que de momento es la única vía posible y es la que algunos están haciendo.
-¿Se notan en este sentido los avances de una generación a otra?
-Sí, totalmente. Mi generación ya estaba más preparada técnicamente que la generación  anterior a la mía, y ahora hay gente joven que está mucho más preparada que yo. Sólo falta el compromiso de querer hacerlo, que al final es de lo que se trata este deporte: creérselo y meterse. Pero para eso hay que tener cabeza.
-En todos estos años, ¿qué te ha quedado más marcado de tu vida en la montaña?
-Los primeros logros son los más bonitos. Mi primer 8a, mi primer ocho mil, el Shisha Pangma, que además lo hicimos en estilo alpino por la cara sur. En cuanto a documentales, recuerdo que quedó muy bonito el del Annapurna, con la historia de Maurice Herzog y Juanito. Como logro alpinístico, el más interesante para mí es desde luego el Gasherbrum IV. Finalmente te nombraría un viaje magnífico, a las Islas Georgias del Sur. Quiero decirte que es imposible escoger una cosa, todas son importantes.

Tras la cámara

-Todos estos años participando en el equipo de” Al Filo de lo imposible”, ¿qué te aportaron?
-Muchas cosas. Primero conocer el mundo de la imagen. Antes yo no estaba metido y ahora más o menos me dedico a ello. Luego, la oportunidad de viajar mucho y poder más o menos vivir de esto, que no es poco. Por último, conocer a gente fantástica. Todas las personas con las que he estado colaborando estos años han pasado a ser amigos míos, muy importantes en mi vida.
-¿Cambia mucho la manera de ver la montaña cuando uno está detrás de la cámara?
-Sí, cambia en el sentido de que ya no es sólo un deporte, sino la responsabilidad de un trabajo. Es distinto.
-¿Resulta más complicado plantearse una ascensión con una cámara al hombro?
-Yo siempre digo lo mismo: al final lo difícil no es la cuestión técnica, sino tener buen gusto, Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura. El espíritu de los pioneroscomo todo en este oficio. Tienes que romperte la cabeza para sacar una buena imagen. Tienes como un sobrepeso más mental, que es la necesidad y la responsabilidad de sacar algo que esté bien. No importa que te dé pereza sacar la cámara y filmarlo, porque este momento es importante y hay que hacerlo.
“Uno cuando es pequeño es cuando dice las verdades y cuando dibujas una montaña dibujas un triángulo. El Gasherbrum IV en este sentido es perfecto.”
-¿Qué montaña te ha parecido más fotogénica?
-El Gasherbrum IV. Tiene forma de triángulo, y dicen que en psicología es la figura del equilibrio. Lo tiene todo, es una montaña alta, imponente, difícil, inexpugnable por todas las caras y preciosa estéticamente. Cuando uno es pequeño, que es cuando se dicen las verdades, dibuja las montañas como triángulos. El Gasherbrum IV en este sentido es perfecto.
-El Gasherbrum IV te ha enamorado más que cualquier otra montaña...
-Sí. Está en el Glaciar Concordia, uno de los sitios más impresionantes del mundo. Es inexpugnable, tiene más colores, más matices; luz de oeste, tiene incluso más espolones de roca con distintos colores.
-¿Y qué piensas del aumento de la difusión de montañismo en televisión, con más documentales, los programas de Al Filo, Jesús Calleja, etc?
-A los que nos gusta este deporte nos resulta casi imposible no querer transmitirlo. La contrapartida es que se entera más gente de que esto está bien y ocupan tu terreno. De alguna manera es una contradicción. Pero fundamentalmente yo creo que está bien que se transmita, porque la montaña aporta valores a la sociedad distintos a los que vemos en televisión, muchas veces basados en el éxito fácil, un poco frívolo incluso.
También creo que últimamente se le está dando al deporte de competición una importancia excesiva. Parece que todo el mundo va a ser feliz si gana Nadal o Fernando Alonso. Deberíamos tranquilizarnos un poco. En la montaña hay victoria, pero también hay otros valores añadidos. No es tan simple como ganar o perder.
Brevemente….Ferrán Latorre, alpinista y cámara de altura. El espíritu de los pioneros-¿Una montaña?
-El Gasherbrum IV.
-¿Un compañero de cordada?
-Toda la gente con la que he estado en Al Filo.
-¿Un sherpa?-Cualquier nepalí, todos son encantadores.
-¿Un momento del día?
-Cuando llego a casa por la noche y se ha acabado la jornada.
-¿El mejor momento de una expedición?
-Te diría que después de la cumbre, cuando llegas al campo base; también la primera vez que llegas al campo base, porque estás ilusionado.  Es decir: cuando empiezas y cuando acabas, cuando abres el círculo y cuando lo cierras. En medio hay momentos de tensión y de dificultad.
-¿Un proyecto?
-El compromiso que tengo con Edurne Pasabán de ser su cámara y acabar los catorce ocho miles con ella. Para mí es un gran honor y además estoy encantado de hacerlo.
-Para hacer cumbre se necesita...
-Pasión, pasión, que al final es el motor de la vida. Δ
 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar