.

Quién está en línea

Tenemos 165 lectores conectados
Otros ONG's Fundación Theodora. Risas infantiles en el hospital

Fundación Theodora. Risas infantiles en el hospital

Escrito por Marta Iglesias 03 Abril 2009
( 3 Votos )
Imprimir
Fundación Theodora. Risas infantiles en el hospital 4.0 out of 5 based on 3 votes.
Llegan a pasar consulta los Doctores Sonrisa con sus narices rojas, sus batas de colores y su alegría contagiosa. Forman parte de la Fundación Theodora y vienen a aliviar el sufrimiento de los niños hospitalizados a través de la risa.
Fundación Theodora. Risas infantiles en el hospital. Dra. Muela RotaEn 1993 Jan y André Poulie crearon en Suiza esta Fundación en memoria de su madre, que falleció tras una larga hospitalización. De su experiencia constataron lo necesaria que es la risa para combatir la enfermedad. La Fundación Theodora llegó a nuestro país en 2000 y desde entonces ha alegrado a muchos niños enfermos. Tamara Kreisler, directora de la Fundación Theodora, nos cuenta cómo trabajan.
-¿Quiénes son los doctores Sonrisa?-Los Doctores Sonrisa son magos, payasos, cuentacuentos, malabaristas… artistas profesionales que han recibido una formación específica impartida por la Fundación Theodora en colaboración con la Escuela de Enfermería del Hospital de La Paz, en Madrid. Visitan personalmente en cada habitación a los pequeños ingresados en los 20 hospitales en los que trabajamos. Una enfermera le explicó a un niño que si una sirena es mitad pez, mitad mujer, los Doctores Sonrisa son mitad doctores y mitad payasos. Así, no son médicos pero, como explica la Doctora Zepi, una de las artistas de la Fundación Theodora, “saben que su presencia es terapéutica”.
“Numerosos estudios coinciden en el valor de la risa, puesto que  incide en todo el cuerpo, en el sistema muscular, inmunitario, endrocrino o digestivo, provocando evidentes mejoras físicas al relajar el cuerpo, oxigenar los pulmones y fortalecer el corazón”
-¿Que prescriben estos doctores para superar la apatía de una enfermedad larga?
-Recetan risas, magia, besos y abrazos. En cada visita abren una ventana de aire fresco en la habitación del niño hospitalizado que les ayuda, por unos momentos, a olvidarse de la realidad en la que se encuentran. Además, extienden su receta a los familiares que acompañan al niño, que son los que le seguirán curando cuando salga del hospital.
-¿Qué poder curativo tiene la risa en un niño enfermo? Fundación Theodora. Risas infantiles en el hospital. Dr. Cambembo
-Numerosos estudios coinciden en el valor de la risa, puesto que  incide en todo el cuerpo, en el sistema muscular, inmunitario, endrocrino o digestivo, provocando evidentes mejoras físicas al relajar el cuerpo, oxigenar los pulmones y fortalecer el corazón. Además, libera endorfinas y otras hormonas positivas para el estado de ánimo, un elemento clave a la hora de afrontar con entereza cualquier etapa de la vida, y más aún un proceso de enfermedad.
-¿Cómo saben que su terapia ha resultado?
-La risa de los pequeños, junto a la mirada tranquila de sus padres es la mejor respuesta.
-¿Cómo ayuda la risa a los padres?
-Además de distraerse también ellos y evadirse un rato, lo principal es que ven a su hijo reír. En ocasiones hay niños que, durante su estancia en el hospital, apenas se ríen y hablan. La formación que reciben los Doctores Sonrisa les capacita para reconocer la patología del niño y saber cómo acercarse a él, rompiendo la primera barrera de la comunicación.
“En ocasiones hay niños que, durante su estancia en el hospital, apenas se ríen y hablan. La formación que reciben los Doctores Sonrisa les capacita para reconocer la patología del niño y saber cómo acercarse a él, rompiendo la primera barrera de la comunicación”
Fundación Theodora. Risas infantiles en el hospital. Dr. Mocito-¿Cómo influye el ambiente hospitalario en el ánimo de un niño ingresado?
-Aunque cada día los hospitales se humanizan más y sin duda se convierten en lugares más agradables, vivir una hospitalización por lo que significa sacar a los niños de su ambiente natural del colegio, el parque y romper sus rutinas, es algo duro de asimilar. Nosotros intentamos que su estancia en el hospital sea más llevadera, más amable y que no dejen de ser niños ni de querer jugar y reír por estar ingresados en un hospital
-En estos centros, ¿es importante poner en marcha a diario la imaginación y crear un mundo ficticio, para soportar mejor la realidad?
-Por supuesto que hay que ser consciente de la realidad en la que se está inmerso pero, como en todos los campos de la vida, ¡no podemos olvidarnos de la imaginación! Las visitas de los Doctores Sonrisa son un soplo de aire fresco en las habitaciones, cambiando un ambiente cargado por la preocupación y el aburrimiento. Δ
Fotos: F. Theodora
En primera persona...“Aunque no sea una niñita, el día que venís tú y los otros Doctores Sonrisa, se me pasa la tarde mejor, más rápidamente, al ocupar vosotros parte de ese tiempo. Te agradezco mucho que te dediques a hacernos olvidar durante un rato, que tenemos que estar aquí.”
Tamara, 15 años, ingresada en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

“... ustedes estarán acostumbrados a esas reacciones, pero a mí me dejó perpleja el ver cómo en minutos cambiaba la situación anímica de padres e hijos... muchísimas gracias por existir”
Madre de Pablo, niño de 5 años ingresado en el Hospital Materno Infantil Carlos Haya de Málaga.

“No hemos comprobado científicamente el efecto terapéutico de la risa, pero lo cierto es que los niños esperan con impaciencia el momento en que llegan los Doctores Sonrisa, y se oyen ese día risas por toda la planta y eso es suficiente para nosotros”
Celia Gil López, Oncóloga infantil, Hospital Clínico San Carlos de Madrid.