.

Quién está en línea

Tenemos 72 lectores conectados
Otros ¡Mira que Guay...! Señores banqueros, perdón por ser culpables

Señores banqueros, perdón por ser culpables

Escrito por A.F. 03 Febrero 2009
( 13 Votos )
Imprimir
Señores banqueros, perdón por ser culpables 4.7 out of 5 based on 13 votes.
Los bancos nos echan la culpa de que las cosas vayan mal. Dicho de otra forma, los ciudadanos somos culpables de habernos dejado convencer por la publicidad de los bancos para que consumiéramos como posesos y nos empufáramos hasta el culo.
Somos culpables de haber caído en la tentación de tener más y mejores cosas, de haber querido, soñado, ser como ellos. ¡Qué osadía!
Y ahora pasa lo que pasa. Les pedimos tanto dinero prestado que ahora no podemos devolverlo. Y no podemos devolverlo porque ellos no quieren apoyar a las empresas que nos dan trabajo para que ganemos dinero para que podamos pagar los préstamos al banco. Esto me suena a pescadilla mordiéndose el pito, perdón, la cola.
Lo que no entiendo todavía es de qué somos culpables... ¿De haber caído en su trampa? ¿De haber sido débiles a la hora de querer tener más cosas? ¿De no haber previsto que ellos, sus majestades mafiosas, iban a cerrar el grifo y no íbamos a poder devolverles un dinero que tampoco es de ellos? ¿De ser gilipollas?
Bueno, de esto último hay que reconocer que tenemos bastante.
Pero eso no justifica su acusación, porque ellos, que no parece que lo sean, debe ser lo único que no son, deberían haber previsto que siendo nosotros gilipollas no sabríamos en qué nos metíamos y, por tanto, no éramos de fíar. Es una ecuación sencilla.
Pero ahí les traicionó su punto débil. ¿Que cuál es? Muy sencillo, la avaricia. Son tan avariciosos que no debería sorprendernos si un día los encontramos en un cementerio haciéndole una hipoteca a un muerto. Es bastante arriesgado, pero ellos son así. Angelitos.
En fin asumimos nuestra culpabilidad como ciudadanos por haber creído que lo de invitarnos a consumir iba de buena fe.
Ahora sólo falta que ellos, los banqueros, asuman la suya reconociendo que todo era una broma pesada, que su publicidad era y es engañosa, que en realidad no tenemos derecho a prosperar, que ellos apuestan por las clases sociales y las jerarquías y que no olvidemos que su negocio está basado en desangrarnos a todos.
Así, repartiéndonos las culpas, todo puede volver a la normalidad, cada uno en su sitio y aquí no pasó nada.
No hay nada más bonito y duradero que la convivencia entre gilipollas y usureros. Matrimonio feliz.
Mira qué guay.
 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar