.

Quién está en línea

Tenemos 74 lectores conectados
Entrevistas Entrevistas Reeducar con juicio. Emilio Calatayud, Juez de Menores

Reeducar con juicio. Emilio Calatayud, Juez de Menores

Escrito por Marta Iglesias 25 Enero 2009
( 11 Votos )
Imprimir
Reeducar con juicio. Emilio Calatayud, Juez de Menores 4.5 out of 5 based on 11 votes.
Era cuestión de tiempo que don Emilio publicase un libro que recogiese gran parte de las sentencias educativas que han servido para marcar una línea a seguir en lo que a Justicia de Menores se refiere. En 'Mis sentencias ejemplares' (Editorial La Esfera de los Libros), el juez hace constar que tras sus decisiones hay un equipo de profesionales y que es imprescindible aplicar el sentido común a la hora de juzgar una falta o delito.
Emilio Calatayud, Juez de Menores.Justicia educativa.-La Justicia de Menores ha de cumplir su máxima de reeducar, ¿cómo sacar lo mejor de un chaval?
-Para eso tenemos a los profesionales, los equipos técnicos, el psicólogo, el educador, los profesionales de medio abierto... Es decir, no todo sale de mí, somos un conjunto de trabajadores y yo confío en ellos y sigo más o menos sus indicaciones. Muchas veces lo importante es que se analice el caso desde el punto de vista positivo, porque a menudo a los chavales les falta autoestima y entonces hay que reforzar lo positivo y descartar un poco lo negativo.
-¿Qué importancia diría entonces que tiene el equipo en su trabajo?
-Para mí es fundamental, porque entre todos tenemos que cuadrar legalmente el delito y las circunstancias personales de cada uno de los chavales. El equipo permite distinguir si estamos ante un menor que comete delitos pero no es un delincuente -porque hoy en día para cometer un delito no hace falta nada más que estar en la calle-, o bien si estamos ante un chaval que tiene el perfil de delincuente. Qué historia tiene, qué circunstancias rodean el caso. Entonces en función de eso se actúa. Y la verdad es que la mayoría de los chavales comenten delitos pero no son delincuentes.
-Usted además forma equipo con muchas ONG, policía... ¿Cree que ha logrado transmitir la idea de que la rehabilitación de menores es tarea de todos?
-Creo que sí, que los años que llevamos en Granada luchando, trabajando, discutiendo con los políticos, se han traducido en una gran concienciación. Se ha volcado la sociedad, los políticos, las instituciones, para lograr una colaboración pionera en España. Eso nos permite ahora mismo tener cerca de ochocientos chavales en medidas alternativas al internamiento, lo cual es una gran satisfacción.
"La mayoría de los chavales cometen delitos pero no son delincuentes"
-¿Piensa como juez, como padre o como hijo cuando impone una sentencia?
-Me pongo en el lugar de todos ellos. Soy juez pero no puedo olvidar mis circunstancias, ni mis principios, ni mi educación. Aplico la ley pero siempre subyacen mis circunstancias personales. Y luego sobre todo hay que creerse la genialidad de esta ley que es la reeducación, para lo cual hay que saber ver que muchas veces estamos ante delitos que en realidad son equivocaciones. Así que hay que aplicar el sentido común.
-Con algunas de sus "condenas" ha conseguido encauzar el futuro de algunos jóvenes. ¿Qué le produce acertar?
-Mucha satisfacción. Además esta es una justicia mucho más gratificante que la de adultos, que produce mucha satisfacción, sobre todo cuando con el tiempo un chaval que has condenado te da las gracias. Ahora, también es cierto que tenemos muchas equivocaciones o muchos fracasos -cada vez son menos- y eso te obliga es a seguir trabajando, y  hacen que te plantees si no has acertado o si el chaval no ha querido cambiar. Pero lo importante es que el menor nunca te pueda decir que no le has dado una oportunidad, o dos.
-¿Cree que juzgamos a los que nos rodean -adultos y menores- con una rectitud que no empleamos con nosotros mismos?
-Seguro. Por eso yo siempre digo que quién de los que estamos en la sala no ha cometido un delito en su vida. Hay que ver los dos lados, pero creo que somos mucho más exigentes con los demás que con nosotros mismos.

Jóvenes Delincuentes

-¿Por qué cree que el tenerlo todo genera igualmente delincuentes de corta edad?
-Esos chavales de clase media que lo tienen todo son precisamente los que cometen delitos pero no son delincuentes. Probablemente han tenido fallos en la educación, o precisamente por tenerlo todo no se les ha prestado la debida atención, o no se les ha sabido decir que no, se les ha consentido, nos hemos relajado. Luego hay otros factores, como el policonsumo de sustancias en las clases medias, y entramos en una dinámica más peligrosa.
Justicia educativa - Emilio Calatayud-Precisamente, ¿en qué sentido el botellón y las nuevas drogas están generando más delincuentes?
-Actualmente no tenemos el drogadicto puro y duro, sino que lo característico es el policonsumo de varias sustancias que está generando muchos problemas dentro de la sociedad y dentro del ambiente familiar. Tenemos muchos chavales con problemas psíquicos como consecuencia de este nuevo tipo de consumo de drogas, y muchos de ellos acaban mentalmente trastornados. Todo eso, con el tiempo, puede derivar en delincuentes.
-¿Ha cambiado el tipo de delitos desde que comenzó como Juez de Menores?
-Se han incorporado nuevos delitos, como el de los malos tratos familiares, sobre todo en la clase media. Las niñas están aumentando la violencia y el número de delitos, tenemos los delitos nuevos con los teléfonos e internet, y ahora tenemos el policonsumidor frente al drogadicto de una sustancia. Quizá tengamos un poco más de violencia y de falta de respeto a la autoridad. Y sobre todo que se han incorporado las clases medias, no sólo comenten delito las clases bajas.
-Pese a lo que pueda extraerse de su imagen pública, no es un juez blando y no le tiembla la mano a la hora de internar un menor en un centro de reforma...
-No, no, duermo exactamente igual. Llevo juzgados unos veintisiete asesinatos y homicidios, y como comprenderás no voy a condenar a un chaval que ha matado a leer y a escribir. Lo que no quita que, una vez encerrado, sí le ayude a salir del analfabetismo. Pero tengo sentencias muy duras y no hay ningún problema.
-¿Qué le hace decidirse a internar o no a un menor?
-Primero está la ley y los requisitos legales, que ya te condicionan bastante. Y luego las circunstancias personales de cada uno de los chavales, si el delito se ha cometido con violencia, qué peligrosidad tiene el chaval, qué pronóstico le vemos... Pero la ley ya te vincula en muchos casos y obligatoriamente tienes que adoptar la medida de internamiento.

Padres e hijos

-Cuando comenzó en el Juzgado de Menores se encontró con padres que no llevaban a sus hijos al colegio. ¿Qué faltas de responsabilidad son comunes hoy por parte de los progenitores?
-Eso fue en el 95 y en aquella época éramos competentes para juzgar las faltas que cometían los padres sobre los menores. Entonces entendíamos -y yo lo sigo entendiendo-, que los padres que fomentan el que los hijos no vayan a la escuela, están cometiendo una falta de incumplimiento de los deberes inherentes a la patria potestad, algo que ahora ya es delito. Se les acusó de faltas y se les condenó en aquella época a varios padres. Pero a partir de la Ley del 2001 se nos quitó las competencias de las faltas que cometen los padres sobre los menores y ahora nosotros solamente entendemos de los delitos que comenten los menores. Cuando el delito lo comete un padre o un adulto sobre el menor, entonces ya interviene la justicia de adultos.
"El maltrato de hijos a padres se debe a los complejos que tenemos los adultos, a la falta de autoridad, a que nos ha dado miedo poner límites a nuestros hijos"
-¿Habría que dar un carné a los padres para tener hijos, tras pasar un examen de responsabilidad?
-Yo creo que habría que darles formación y cursos. Quizás sería necesario que todos aquellos que vayan a inscribir a un hijo en el Registro tuviesen acceso a una escuela de padres.
-¿De dónde cree que procede el maltrato de hijos a padres que comienza a darse en la actualidad y que no existía hace años?
-Creo que debido a esos complejos que tenemos, a la falta de autoridad, nos ha dado miedo poner límites a nuestros hijos y se les ha consentido todo. Se les habla de derechos, no de deberes, existe mayor violencia, un poco de falta de respeto y de falta de autoridad. Tememos hablar de la autoridad de los padres y de la autoridad del profesorado, debido a esa pérdida de valores.

Estado de la Justicia

-Ante el atasco monumental que sufre la Justicia actualmente, ¿cree que habría que apostar por pactos, de modo que de mutuo acuerdo gracias a un intermediario se redujesen el número de expedientes judiciales?
Emilio Calatayud, Juez de Menores.Justicia educativa.-Desde luego yo creo que hay que intentar desjudicializar todo lo posible. La Justicia tiene que solucionar los problemas en última instancia. Entonces hay que intentar buscar alternativas porque un juicio debe ser siempre la última solución.
-Una persona de recursos como usted, hábil en solucionar problemas dispares, ¿qué opina de las quejas de jueces y secretarios judiciales? ¿La solución de la Justicia es una mezcla entre aportaciones estatales y la pericia de los profesionales?
-Aquí somos todos un poco responsables, pero realmente la Justicia necesita una dotación y un pacto fundamental entre los políticos. Hay que dotarla no solamente de medios materiales sino de medios personales de forma adecuada. A nivel informático, por ejemplo, yo reclamaría un sistema informático con la misma efectividad que tiene el de Hacienda, ni más ni menos. Y desde luego hay que incrementar el número de juzgados, el número de plantilla. También los jueces están un poco desmotivados, los funcionarios están desmotivados, no saben cómo diseñar las oficinas judiciales, estamos en una época de cambio y eso repercute.
"No sé si interesa tener una Justicia independiente. Está claro que el juez es independiente, pero es más difícil saber si puede serlo el Consejo"
-¿Le preocupa la mala valoración que tiene el ciudadano de la Justicia?
-Creo que es peligroso que el ciudadano no tenga confianza en los jueces. El Consejo General del Poder Judicial no sólo debería prestar atención a los errores que se comenten, también tendría que vender la imagen de lo bien que se hace en muchas ocasiones, y devolver la confianza de los ciudadanos en los jueces. Ahora, hay que pringarse todos: hay que dotarla de medios, y al mismo tiempo hay que sensibilizar a todos los profesionales de que son un elemento importante. Es fundamental ese acuerdo político, el problema está en ver si interesa realmente tener una justicia independiente; está claro que el juez es independiente, ahora el CGPJ ya es más difícil saber si puede ser independiente o no.
-Opina que "no se puede legislar a golpe de opinión pública". ¿Cree que los crímenes de gran repercusión mediática influyen en la independencia de la Justicia?
-Se hacen juicios paralelos constantemente y, quieras que no, después influyen. Ahora, la obligación del juez es no verse inquietado por esa actividad o esos juicios paralelos, pero es difícil a veces. Aunque considero que tenemos unos jueces lo suficientemente objetivos para luchar contra eso. Δ

 

Comentarios   

 
0 #1 corcoba, victor 25-01-2009 22:04
Todo un ejemplo a seguir. Como persona humana y como profesional. Sobran las palabras. Los que le conocemos y seguimos desde hace años, nos alegra que su voz llegue a todos los rincones del mundo.
Saludos, victor corcoba.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 carmen pilar 28-01-2009 15:03
Admiro al Juez Emilio Calatayud, por la humanidad que demuestra en su profesión y la labor que lleva acabo en Granada y la influencia positiva que puede ejercer en el resto de la humanidad.
Un saludo
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 ANTONIO BECERRA DEL SOL 26-03-2009 02:05
Me adhiero al comentario de Victor Corcoba, solamente añadirle un NO,
donde dice los que le conocemos,también los que NO tenemos el honor de conocerlo, sentimos lo mismo y oirlo es un gran placer.
Citar | Reportar al moderador