.

Quién está en línea

Tenemos 103 lectores conectados
Otros ONG's Fundación Banco de Alimentos. Comida para el Primer Mundo

Fundación Banco de Alimentos. Comida para el Primer Mundo

Escrito por Marta Iglesias 08 Enero 2009
( 5 Votos )
Imprimir
Fundación Banco de Alimentos. Comida para el Primer Mundo 4.2 out of 5 based on 5 votes.
Vivimos en un país occidental donde parece no existir el hambre. Sin embargo, hay muchas personas que a diario precisan comida. La Fundación Banco de Alimentos (Fundació Banc dels Aliments) recogen los excedentes de empresas y los facilitan a los más necesitados. Rafel Ruiz Berenguer nos habla de la imprescindible labor de la Fundación.
Fundación Banco de Alimentos. Comida para el Primer Mundo-¿Actúan como el agente equilibrador de una sociedad que ignora el problema del hambre?
-Los Bancos de los Alimentos tienen una doble función en este sentido: la primera es la de recuperación y estructuración de mercado, y una segunda de redistribución de los alimentos. Cuando hablamos de recuperación nos referimos a los alimentos que las empresas ya dan por no comercializables -pero sí son consumibles porque son alimentos dentro de su fecha de caducidad o consumo preferente-, que son destinados a la destrucción, con el consiguiente impacto medioambiental, o bien al consumo animal. La función de  estructuración de mercado se debe a que podemos ofrecer soluciones únicas a las empresas y asegurar una correcta redistribución de sus excedentes. En segundo lugar, existe una redistribución de los alimentos recuperados que es la esencia de nuestra existencia como Banco de Alimentos. Es el punto donde la pobreza alimentaria se hace visible y es donde nosotros debemos asegurar una redistribución justa y digna de estos alimentos a través de la red de entidades receptoras de alimentos.
“Casi un 30% de las personas que recurren a nosotros viven solas. En este grupo encontramos mayormente viudas y pensionistas. El otro gran grupo son inmigrantes y refugiados”
-¿Por qué sigue desperdiciándose tanta comida en nuestra sociedad? ¿Qué dice esto de nuestros hábitos de consumo?
-Los Bancos de Alimentos nacen a partir de la constatación de una serie de realidades, una de las cuales es que en las sociedades desarrolladas se producen, normalmente, más alimentos de los que son estrictamente necesarios.
Esta sociedad de la abundancia necesita estantes llenos de comida para que el producto sea más atractivo, unos productos que deben caducar lo más tarde posible aunque nos lo comamos hoy mismo (si pago quiero lo mejor). Unos productos que no pueden tener ni una sola abolladura. Unas cadenas de distribución que necesitan estimular al comprador con promociones que luego no saben qué hacer con ellas, llenar cabeceras de lineales hasta los topes para que el consumidor compre la lata perfecta y con una fecha de caducidad larguísima. Podríamos decir que tenemos unos hábitos de consumo un poco caprichosos. Ante esta forma de consumo las empresas fabricantes tienen que satisfacer e incentivar el consumo de sus productos para poder ser competitivas.
-¿Qué colectivos son los que más recurren a su Fundación a solicitar alimentos?
-Casi un 30% son personas que viven solas, las más afectadas por la pobreza alimentaria. En este grupo encontramos mayormente viudas y pensionistas que con una pensión mínima no pueden llegar ni a pagar el alquiler de su piso. El otro gran grupo son inmigrantes y refugiados. En los Bancos de Alimentos distribuimos alimentos a todo tipo de entidades y personas, Fundación Banco de Alimentos. Comida para el Primer Mundoindependientemente de sus creencias, raza o ideología, con lo cual todos encuentran ayuda en nosotros.
“Los Bancos de Alimentos nacen a partir de la constatación de que en las sociedades desarrolladas se producen más alimentos de los que son estrictamente necesarios”
-¿La actual crisis ha incrementado las peticiones de alimentos a su Fundación?
-Durante el primer semestre del año 2008 la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona pasa de alimentar a 130.734 personas a 142.863, un incremento de 12.129 personas. Con estas cifras, cada uno puede sacar sus conclusiones.
-En Francia los alimentos recién caducados constituyen un negocio, se venden a los más necesitados a precios más baratos. ¿Teme que su labor se convierta en estos tiempos difíciles en un lucrativo negocio?
-En Francia y España las empresas productoras tienen diferentes opciones para deshacerse de los productos comercializables pero sí consumibles, y los Bancos de Alimentos luchamos para eliminar el concepto “deshacerse de”. Los alimentos caducados son alimentos que si hubiesen sido gestionados de otra forma no llegarían a la categoría de “caducados”. Nuestra labor es que las empresas integren la función de “valor social” en sus cadenas de producción y distribución, y no tan sólo en las tan aclamadas políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Un valor social que, a mi entender, no tiene precio puesto que ataja un problema inhumano: el hambre. Δ
Fotos: Fundación Banco de Alimentos