.

Quién está en línea

Tenemos 95 lectores conectados
Editorial Editorial ¿Democracia o servilismo?

¿Democracia o servilismo?

Escrito por Fusión 16 Diciembre 2008
( 24 Votos )
Imprimir
¿Democracia o servilismo? 4.4 out of 5 based on 24 votes.
Se suele decir que en situaciones difíciles es cuando se ven los verdaderos amigos, y es verdad. Pero tal afirmación también es aplicable a circunstancias más globales, más abarcantes que las puramente personales.
Vivimos una profunda crisis económica, cuyo origen todos conocemos a estas alturas y cuyo final nadie se lo puede aún ni imaginar. El final y también las consecuencias.
Pero ya han quedado al descubierto cuestiones fundamentales que nos dejan absolutamente claro, por si no lo estaba para alguien, quién manda aquí, o sea, en este país y en este planeta.
Los gobiernos, el de España y los de los países más ricos, han iniciado sus medidas anti-crisis inyectando dinero a la banca. Ese dinero era y es para que tengan la suficiente liquidez para que puedan seguir dando créditos para que, a su vez, no se frene el consumo, que es la médula espinal de este sistema capitalista tan alabado y tan absurdo.
Pero los banqueros cogen el dinero, ese dinero que es del Estado, o sea, de todos los españoles, y se lo guardan en sus arcas, no permitiendo así que fluya hacia los ciudadanos, con lo que demuestran una vez más que su política es hacer lo que les da la gana. Nada nuevo.
Y es entonces cuando llega el colmo del absurdo, la guinda de esta situación esperpéntica. El gobierno, por medio del ministro Solbes, en primer lugar, y del propio Zapatero después, les piden a los banqueros, les ruegan, que utilicen ese dinero que el Estado les dio para desbloquear las líneas de crédito, o sea, que hagan con él lo que se supone que tienen que hacer porque para eso se les dio.
Y la pregunta surge inevitablemente, ¿es que el gobierno de la nación no tiene autoridad para exigir a los banqueros que cumplan con su obligación?¿Quién manda entonces en este país, los que surgieron de las urnas o los banqueros, los que gobiernan por unas elecciones democráticas o la mafia de la banca?
Miremos hacia EEUU. Siempre fue considerado como la democracia perfecta, como la madre de las democracias. Ahora queda definitivamente claro que en realidad es la madre de las democracias corruptas, la más falsa e hipócrita de todas las democracias, tanto que seríamos más honestos si la llamáramos la dictadura de las multinacionales.
Los fraudes, las mentiras, las corrupciones y la carencia de un mínimo control sobre los banqueros y demás calaña financiera, ha desencadenado el tsunami económico que vive el mundo.
Pero el problema es que a EEUU le han copiado siempre en todo y en todas partes.
Aquí, en España, se ha permitido y se sigue permitiendo que la especie considerada intocable de los banqueros y demás chorizos dedicados a las finanzas, hagan y deshagan a su antojo, más allá del bien y del mal, moviéndose en un mundo, el suyo, que está a años luz de la realidad de la calle, de los problemas reales de los ciudadanos.
Y, como se está comprobando, el gobierno, éste y todos los anteriores, es un servidor, un lacayo, de la gran banca, a la que no se atreven a poner firmes y a la que se dirigen, con sumo cuidado, rogándole que colabore en momentos tan críticos.
Conviene recordar que en democracia, los gobiernos están formados por ciudadanos elegidos por otros ciudadanos, pagados por otros ciudadanos, para que gobiernen, es decir, para que administren los recursos del país pensando en el bienestar de todos los ciudadanos.
Pero sucede que los ciudadanos elegidos para gobernar, en el momento en que se acomodan en sus poltronas pasan a ser empleados de los banqueros, o peor, lacayos de los banqueros.
Y como los banqueros hacen sus inmensas fortunas estrujando a los ciudadanos, pues los gobiernos hacen la vista gorda ante semejante expolio y miran hacia otro lado para que no se les note que tienen la cara roja de vergüenza por haber traicionado a sus votantes.
De esa forma, las democracias son en realidad sistemas serviles dependientes de los señores feudales, o sea, los banqueros, quienes, además, como ocurre en algunos países como EEUU, son también señores de la guerra, porque apoyan la creación de guerras para que sus fábricas de armas y sus oscuros negocios les den buen rendimiento.
Claro que en realidad todo este asqueroso chanchullo no podría funcionar de otra forma, porque los partidos políticos, de donde salen los ciudadanos que luego gobiernan, están empeñados hasta los ojos con los bancos, porque estos financian sus campañas electorales.
O sea, es la pescadilla que se muerde la cola.
Pero cuando se habla de los enemigos de las democracias, se habla del terrorismo, de la inseguridad ciudadana, del paro, etc. Sin embargo nadie habla de los banqueros, que son los que tienen pillados a todos por sus partes, como se está viendo una vez más, y que pueden cargarse de un plumazo todo lo conseguido con el esfuerzo de todos los ciudadanos en todos estos años.
Y no debemos olvidar que dicha especie dominante existía y mandaba antes de Franco.
Sobrevivió, sin problemas, y siguió mandando durante Franco. Y sigue existiendo y mandando después de Franco.
En resumen, son los putos amos del cotarro. Mientras se les siga permitiendo, claro.
Mientras, los ciudadanos de a pie tenemos tres opciones. Una, esperar y rezar para que sus excelencias cedan ante los ruegos de los legítimos gobernantes del país, saquen el dinero de sus cajas fuertes y lo pongan a circular para que con las migajas podamos satisfacer las necesidades y algún que otro capricho. Dos, que nos organicemos todos los ciudadanos y hagamos un boicot indefinido a la banca, retirando nuestros ahorros hasta que alguien tome la decisión de crear leyes que obliguen a estos chupasangres a funcionar con un código ético. Y la última, que además de retirar nuestros ahorros de los bancos, nos neguemos a consumir mas allá de lo imprescindible, para producir otro tsunami económico, pero en sentido contrario.
No olvidemos que los banqueros, y toda la calaña que vive del manejo del dinero, son como los vampiros, es decir, necesitan sangre fresca para sobrevivir. Si ésta se les acaba, sencillamente se mueren. En otras palabras, sin la participación de los ciudadanos, sus oscuros y sucios negocios se van al infierno, que es de donde salieron.
Y, con todo lo que está sucediendo, convenzámonos de una vez, lo de la democracia es mentira. Lo que vivimos, eso que se justifica con acudir a votar cada cuatro años, no tiene nada que ver con la auténtica democracia, es una especie de sucedáneo que tiene engañado al personal con una libertad ficticia y embobado con toneladas de basura que nos meten por los ojos para que no pensemos demasiado, para que estemos entretenidos con chorradas mientras que ellos, la especie elitista y sus lacayos, se forran con nuestro sudor.
Somos prisioneros de una gran mentira. Está quedando evidente con esto que llaman "crisis económica", pero que en realidad es algo mucho mas profundo, que siempre apestó y que ahora revienta por sí solo, porque si algo de positivo hay en la existencia de los "vampiros" es que se acaban destruyendo a ellos mismos.
Es la fiebre del poder. Es el eterno mal que siempre acaba corroyendo los cimientos de cualquier civilización.
Así fue y así será hasta que los ciudadanos del mundo se unan y reclamen lo que por derecho les pertenece.
Al fin y al cabo, el único poder real es el del pueblo.
 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar