Medidas correctoras para internautas impulsivos

Escrito por Carolina Fernández 23 Octubre 2008
( 3 Votos )
Imprimir
Medidas correctoras para internautas impulsivos 3.7 out of 5 based on 3 votes.

Gmail pretende instaurar una opción para evitar correos electrónicos de los que uno luego pueda arrepentirse.
Esperemos que sea un bulo. Esperemos que Google no sea capaz de considerar a sus usuarios tan sumamente lerdos. Esperemos que en realidad los usuarios de Gmail no sean realmente tan tontos como para considerar necesaria semejante herramienta. ¿Y de qué se trata? Pues de una opción que “presuntamente” habilitará el correo electrónico de Google para ayudar a controlar la impulsividad de los navegantes. Es decir, si yo mañana quiero decirle cuatro cosas a mi jefe, vía mail, cuando haga clic en “enviar”, el programita me pondrá a hacer unas cuantas operaciones matemáticas, para que me relaje, para que se me pase el cabreo, y en definitiva, para comprobar que me encuentro en pleno dominio de mis facultades mentales. Una vez superadas las pruebas, y ya con otro estado de ánimo, puedo ratificar el envío y allá se van mis improperios, al hiperespacio.
Todo esto, porque dicen que aumenta y aumenta el número de mails que se envían en un momento de calentón, con el consiguiente arrepentimiento posterior. Se da por supuesto que el personal tiene una total ausencia de criterio y de autocontrol, y que usa el correo electrónico de forma compulsiva, lo cual, por otra parte, no debe andar muy alejado de la realidad.
La función estará habilitada los viernes por la noche y fines de semana, que es cuando previsiblemente el personal se desfasa más, aunque el que quiera podría ir a “opciones” y activarlo toda la semana. ¿No es genial?
Por otra parte, pienso yo cuánto íbamos a mejorar en agilidad mental, rapidez de cálculo, matemáticas, espabilamiento en general, si hay que hacer un sudoku cada vez que se quiera enviar un e-mail. Seguro que se mandarían menos correos inútiles, ¿sería el fin del spam, de los archivos adjuntos con gilipolleces, de los envíos de las fotos de las vacaciones, de las bromitas con sorpresa? ¿No se podía también habilitar una opción para que el receptor pudiera asegurarse del estado mental del remitente? De verdad, señores de Google, si finalmente fuera un bulo, tomen nota de la idea porque es estupenda. ¿Dónde dicen que hay que apuntarse?