.

Quién está en línea

Tenemos 119 lectores conectados
Otros Ciencia Luces y sombras del Gran Colisionador de Hadrones (LHC)

Luces y sombras del Gran Colisionador de Hadrones (LHC)

Escrito por José M. López 09 Octubre 2008
( 23 Votos )
Imprimir
Luces y sombras del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) 5.0 out of 5 based on 23 votes.
La inauguración del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) acapara las noticias en todo el mundo. No es para menos, todas sus características son realmente abrumadoras: se trata del mayor laboratorio del mundo, ha costado 6.000 millones de euros y en el trabajan más de 10.000 físicos de 80 países. Sin embargo, poco se oye hablar de la rentabilidad que esperan sacar los países miembros del proyecto. Si se han llevado a cabo inversiones tan fabulosas, es porque se intuye lo que puede albergar el interior del átomo.

Luces y sombras del Gran Colisionador de Hadrones (LHC)Nacido en 1954, el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) -la “Catedral de la Física”, como les gusta decir a los físicos -es el mayor complejo científico del mundo. Esta ubicado en una zona fronteriza entre Suiza y Francia, y en la actualidad cuenta con 20 países miembros, entre ellos España. Para llevar a cabo los experimentos físicos, el CERN se vale de enormes máquinas conocidas como aceleradores y colisionadores de partículas, con las que se puede escudriñar el interior de los átomos. Con el anterior acelerador que tuvo el CERN, el llamado LEP, se llegó a un conocimiento muy profundo de la materia. Los protones, neutrones y electrones del átomo dejaron de ser el límite conocido de la materia, ya que se descubrieron partículas más elementales como los quarks o los leptones. Gracias a los nuevos conocimientos se desarrolló a principios de los años 70 la teoría del “Modelo Estándar” que explica cuales son las partículas que constituyen a la materia y las fuerzas que las rigen. Pero para avanzar más en el conocimiento del átomo se necesitaba una nueva tecnología, así que hace ahora 15 años se se empezó a desarrollar el LHC. Se ha construido en un túnel subterráneo en forma de anillo de 27 kilómetros de circunferencia que será inaugurado el próximo 21 de octubre. Su tarea es la de acelerar partículas subatómicas para que colisionen contra sí mismas. Concretamente colisionan protones contra protones, por la razón de que los protones están hechos de partículas más elementales: los quarks. Como resultado de las colisiones los físicos encuentran partículas y fenómenos desconocidos de ese nivel tan profundo de la materia.

Muchos científicos intuyen, por ejemplo, que más allá de las tres dimensiones existen otras en las que se podría entrar e incluso moverse en ellas, pero ¿con qué propósito se querría hacer?

En cuanto a los objetivos que tiene el LHC, son numerosos. Se espera entre otras cosas, poder reproducir algo parecido al Big Bang, la explosión que creó el Universo para así poder conocerla mejor. También se busca producir una partícula elemental conocida como el bosón de Higgs –o "partícula de Dios"-, ya que su observación confirmaría las predicciones del “Modelo estándar” de la física. Y entre los hallazgos que más interés suscitan está el encontrar dimensiones extra, sobre las que se lleva años especulando. Se cree que existen más dimensiones que las tres en las que vivimos, y que pueden estar “plegadas” en el interior de los átomos. Por último, también se cree que el LHC podría descubrir algo no esperado, alguna sorpresa como por ejemplo encontrar la materia oscura. Hay la evidencia astrofísica y cosmológica de que esta materia existe, se trata de una materia distinta a la ordinaria que conocemos, pero nadie sabe de qué esta hecha.
Son muchos los descubrimientos y avances que pueden venir de la mano del LHC, pero a la vez también surgen dudas de las que poco se oye hablar: ¿qué uso se va a hacer de lo que se descubra?, o ¿pueden llegar a ser peligrosos los experimentos que se lleven a cabo? El conocimiento del mundo subatómico al que se llegó en la segunda mitad del siglo XX, revolucionó en infinidad de aspectos a nuestra sociedad. Permitió adelantos sorprendentes gracias a los cuales pueden existir los ordenadores, el láser, numerosas máquinas de diagnósticos clínicos y también las polémicas centrales nucleares. Pero también sirvió para desarrollar las bombas atómicas y las bombas de hidrógeno, de las que ahora hay tal cantidad como para destruir el planeta varias veces.

Se cree que el LHC podría descubrir algo no esperado, alguna sorpresa como encontrar la materia oscura.

En cuanto al peligro de los experimentos hay opiniones encontradas. Existe una denuncia al CERN por tratar de minimizar los riesgos que puede ocasionar el LHC. En concreto porque pueda producir un agujero negro que devore la Tierra, o porque cree “strangelets”, una forma de materia extraña que podría “contagiar” a la materia ordinaria que estuviera a su alrededor. La posibilidad de que los experimentos se vayan de las manos ha estado presente en el CERN desde que empezaron los ensayos. Sin embargo, un informe oficial de este organismo y otros estudios externos, afirman que aunque es cierto que se podrían llegar a crear agujeros negros, estos serían de una peligrosidad mínima.
El conocimiento de la materia al que en principio llegará el LCH puede implicar un avance en muchos aspectos, pero también traerá mayores riesgos. Muchos científicos intuyen, por ejemplo, que más allá de las tres dimensiones existen otras en las que se podría llegar a entrar e incluso moverse en ellas pero ¿con qué propósito se querría hacer? Además si el átomo, hasta el nivel que ahora se conoce, alberga un poder tan extraordinario, ¿cuál tendría en un nivel más profundo formado por nuevas partículas y posiblemente nuevas dimensiones? y ¿para qué se querría usar ese poder?
Lo que esta claro es que si las aplicaciones de la física atómica transformaron nuestro mundo en las últimas décadas, el descubrimiento de lo que todavía queda oculto lo hará todavía mucho más.

 

Comentarios   

 
0 #1 suzuki 28-07-2009 13:58
Os dejo un video super interesante!!!
Aunque desde nuestro punto de vista ha pasado mucho tiempo desde la gran explosión, realmente vivimos un instante después de la misma y podríamos decir que debido a esto existimos. La energía, al moverse a velocidades cercanas a la de la luz, se transforma en materia y todo nuestro universo se creó a partir de una pequeña partícula, la partícula primordial que estalló despidiendo sus fragmentos en todas direcciones a tal velocidad que creo todo el universo. Podemos imaginar la explosión como el estallido que produce un cohete de fuegos artificiales; en ese breve instante en el que el destello ilumina el cielo, vivimos nosotros.
Todo el universo, toda la materia que percibimos existe porque tiene velocidad. Del mismo modo que se apagan las luces del cohete, desaparecerá la materia que forma el universo cuando este pierda totalmente su velocidad.

http://www.youtube.com/watch?v=E44B-IAMtcg
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Victor Elias Espinoza Guedez 19-01-2011 20:00
He descubierto una nueva partícula, la he llamado Veegtrón y se encuentra entodo el universo haciendo flotar a los planetas y sol, espero les guste mi teoría está en http://www.teoria-espinoza.es.tl
Citar | Reportar al moderador