.

Quién está en línea

Tenemos 52 lectores conectados
Reportajes Reportajes Teletrabajo: desplaza tu mente, no tu cuerpo

Teletrabajo: desplaza tu mente, no tu cuerpo

Escrito por Mariló Hidalgo 01 Octubre 2008
( 18 Votos )
Imprimir
Teletrabajo: desplaza tu mente, no tu cuerpo 4.3 out of 5 based on 18 votes.

Desplaza tu mente sin necesidad de desplazar tu cuerpo, con esta idea nace en los años setenta el teletrabajo. Una nueva forma de realizar la actividad laboral utilizando las nuevas tecnologías, y sin moverte de tu casa.

  Una práctica que va en aumento y que intenta plantar cara al paro y al hastío de un empleo tradicional cada vez más escaso. Una puerta abierta a la imaginación.

Teletrabajo: desplaza tu mente, no tu cuerpo.Elisa C. es pintora e infografista. Experimenta nuevas texturas y colores para el cartel que le acaba de encargar la empresa de diseño gráfico para la que trabaja. Le gusta ponerse ropa cómoda y colocar su caballete junto al ventanal del salón para aprovechar la primera luz de día. El toque final a su pequeña obra de arte se lo dará la nueva versión del Adobe Illustrator, un programa de diseño gráfico que se ha convertido en herramienta indispensable para Elisa.
Después de dos años en dique seco, María José L. ha conseguido sacar provecho a sus estudios de filología alemana. Lleva varios meses trabajando en su casa como traductora para una web especializada en software y descargas. La relación con su empresa se realiza en tiempo real a través de Internet desde donde recibe y envía la información. Exactamente igual que si estuviese en una oficina, pero a miles de kilómetros de su empresa física. La nómina se la ingresan puntualmente en su cuenta y goza de horario flexible. Escapar de las garras del paro empujaron a María José a trabajar desde su propio hogar. “Este tipo de trabajo me exige estar a la última en el tema de las nuevas tecnologías, todo un reto para mi mente”, asegura.
Ellas forman parte de ese 25,69% de personas en España que según la encuesta que periódicamente realiza el portal de empleo Monster (www.monster.es), trabajan en su propia casa. Un porcentaje aún pequeño si lo comparamos con Alemania donde un 40% de ciudadanos se ganan la vida de esta manera. O con EEUU donde más de diez millones de personas cultivan esta modalidad laboral.
El teletrabajo empieza a implantarse en nuestro país allá por los años 90 de la mano de las grandes multinacionales y crece muy poco a poco. A pesar de que esta fórmula en la actualidad no está muy extendida, la citada encuesta señala que un 57,20% de españoles consultados estarían encantados de que su empresa les ofreciese esta opción. ¿Por qué? Flexibilidad horaria, posibilidad de conciliar la vida laboral y familiar, menos gastos, menos estrés, mayor comodidad y hasta mayores oportunidades laborales al poder alternar varios trabajos a la vez si se desea, son algunas de las ventajas que señalan los teletrabajadores. Las empresas también parecen beneficiarse con este tipo de contratos ya que consiguen una mayor productividad -al trabajar fuera del tiempo con objetivos- y una reducción en el coste del puesto de trabajo que puede llegar hasta un 50%.

”El teletrabajo empieza a implantarse en nuestro país en los años 90 de la mano de las grandes multinacionales”.

¿Quién puede ser teletrabajador?

No estamos hablando de una actividad en sí misma sino de una forma de ejercerla. Se entiende por teletrabajo la actividad desarrollada desde un lugar distinto al de la empresa y que utiliza las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). Puede aspirar a serlo cualquier profesional por cuenta propia o ajena, a tiempo parcial o total, aunque una empresa no solicita teletrabajadores sino programadores, traductores, abogados, administrativos, creativos gráficos, ingenieros, periodistas, técnicos de márketing, profesores, arquitectos, escritores, agentes de seguros, de viajes, telefonistas, relaciones públicas, personas que realicen servicios de atención al cliente... El empleo de tecnologías permite trabajar a distancia, “moviendo las mentes sin necesidad de mover el cuerpo” -apuntan desde la Asociación Española de Teletrabajo (AET), “-es decir, trabajando sin limitación espacio-temporal de manera síncrona y/o asíncrona”. Se puede teletrabajar mediante contrato por obra o servicio, a tiempo parcial o total, en nómina, como colaborador o de forma independiente, es decir con las mismas condiciones que el trabajo tradicional.

Un 57,20% de españoles consultados estarían encantados de que su empresa les ofreciese esta opción.

¿Qué características son necesarias?

El aspirante a teletrabajador debe ser ante todo muy disciplinado. No ha de ir a la oficina cada día pero sí ha de organizar su trabajo en base a los objetivos marcados. Ha de tener también unos conocimientos básicos de informática y comunicación. La fuerza de voluntad ha de ser su aliada ya que la motivación, la confianza, la exigencia, las iniciativas, sólo dependerán de sí mismo.

Nadie dice que el teletrabajo sea un paraíso pero algunos lo llaman ya la utopía vital del siglo XXI.

¿Dónde puede desarrollar su trabajo?

Teletrabajo: desplaza tu mente, no tu cuerpo.No sólo se puede trabajar en casa, también en los llamados telecentros, centros de recursos compartidos que cuentan con instalaciones de telecomunicación y equipos informáticos. Unas oficinas creadas generalmente en el medio rural, donde pueden acudir teletrabajadores que vivan cerca. El telecentro no pertenece a una empresa en concreto sino que es compartido por varias. Por otro lado y dependiendo de la actividad que se realice, a veces no es necesario estar físicamente en un lugar concreto y sólo con un teléfono móvil, un ordenador portátil, una agenda electrónica o PDA de última generación, se puede llevar a cabo de forma itinerante la actividad laboral (viajantes, reporteros, mantenimiento de equipos informáticos).
Aunque en la actualidad esta forma de trabajo va asociada con las nuevas tecnologías nace en los años 70 despojada de todo artilugio. Es en plena crisis del petróleo cuando al físico Jack Nilles se le ocurre la idea de “llevar el trabajo al trabajador y no el trabajador al trabajo” para optimizar recursos. De aquel éxito nace el concepto “telecommuting”. Una fórmula que con los años y gracias a la aplicación laboral de las tecnologías de la información y la existencia de una infraestructura de telecomunicaciones avanzada, se ha convertido en todo un boom. Ha permitido reducir costes y obtener una flexibilización en el uso de la fuerza de trabajo. Pero veamos qué ventajas y desventajas se derivan del teletrabajo.

Ventajas:Para el trabajador sin duda una de las mayores ventajas es la libertad de horario, lo que le permite organizar sus horas de trabajo y poder compatibilizarlo con su vida familiar. Factor muy importante para muchas amas de casa con niños pequeños que se han decantado por esta fórmula. También ha sido una puerta abierta para personas con discapacidad que han podido integrarse de esta manera en el mercado laboral.
La mejora de la calidad de vida y el tiempo libre, repercute en una mayor motivación y rendimiento del teletrabajador. Otra ventaja añadida es sin duda el ahorro económico -gasolina, vestuario, cafetería- y de tiempo.
Para la empresa supone en primer lugar un ahorro de espacio -menos oficinas- y de dinero -alquiler, luz, equipamiento-. Un paso hacia delante en el terreno de la conciliación laboral. Una reducción de los problemas de convivencia entre empleados y también del absentismo laboral. Aumento de la productividad ya que se trabaja en base a objetivos y resultados. Al final, según indican los últimos estudios realizados, incluso se trabajan más horas y con más motivación. Por último para la empresa supone un cambio en el sistema de remuneración, ya que se paga por resultados obtenidos.

 

Desventajas:La pérdida de motivación, el no sentirse acompañado, no tener con quién hablar son cosas que en ocasiones pueden afectar al teletrabajador. El hecho de no estar presente físicamente en la empresa genera a veces la sensación de pérdida de oportunidades de promoción y de aumento de status. Existe más riesgo al sedentarismo; se pierde capacidad de trabajo en equipo y obliga al trabajador a estar al tanto de los avances tecnológicos tan importantes para el desarrollo de su actividad. Requiere una mínima inversión en mobiliario adecuado y equipos dentro de su propio domicilio. Y una cosa muy importante: estar alerta y bien preparado para hacer frente a problemas informáticos como virus, troyanos, etc.
A veces el aislamiento del trabajador puede influir negativamente en el índice de productividad de la empresa. La ausencia de contacto personal puede derivar en la reducción del intercambio de ideas productivas y generar dificultad a la hora de contagiar la cultura empresarial. El tener contratados a teletrabajadores exige también a la empresa el dominio de tecnologías para facilitar la labor y comunicación con el trabajador. Esto supone un incremento en los costes de formación.

Las empresas también parecen beneficiarse ya que consiguen una mayor productividad y reducir el coste del puesto de trabajo hasta un 50%.

¿Existe una legislación al respecto?

“La legislación española, -informa la AET-, no tiene nada referido expresamente al teletrabajo. Normal, si se considera que es una forma más de trabajar, no un nuevo tipo de trabajo. De todas formas, existen algunas iniciativas y proyectos en marcha y su implantación y extensión favorecerá el marco legal necesario para su puesta en práctica. Lo que es indudable es que de alguna manera se ha de definir la relación contractual entre teletrabajador/cliente, por lo que se viene utilizando lo ya existente dentro del marco del Derecho Laboral, Mercantil o Civil según la relación de trabajo 'por cuenta propia' o 'por cuenta ajena”.
En ningún caso se puede hablar del teletrabajo como un todo, porque no existen dos teletrabajadores en las mismas circunstancias. Dependen de diversos factores: modo en que esté regulado el trabajo en concreto que desempeñe, estrategias que decida utilizar la empresa -relacionadas normalmente con factores económicos- para la que trabaja y la también la capacidad de negociación entre las partes.
Nadie dice que el teletrabajo sea un paraíso ni que el teletrabajador sea el que habita ese paraíso, pero algunos lo llaman ya la utopía vital del siglo XXI. Libertad, más calidad de vida, nuevas expectativas, un futuro abierto... Sus ventajas son mucho mayores que sus inconvenientes por eso el teletrabajo será una fórmula que sin duda se extenderá en los próximos años. Además y dado el momento que vivimos, es una interesante salida en tiempos de crisis porque permite “exportar” nuestro trabajo a empresas ubicadas fuera de nuestras fronteras.

Direcciones de interés:
Asociación Española de Teletrabajo (www.aet.es)
Asociación Foro Europeo del Teletrabajo (www.telempleo.org)
Forum Español de Teletrabajo (www.festel.org)

Coworking: Compartir espacios.

El coworking o cotrabajo nace, como no podía ser de otra forma, en EEUU. Se trata de una nueva tendencia destinada a trabajadores freelance y autónomos que deciden compartir el mismo espacio de trabajo aunque realicen actividades que no tengan nada que ver entre sí.
Estos locales se han convertido en una solución sencilla y económica para profesionales como diseñadores, programadores, periodistas, escritores, ciberemprendedores, etc. Por un módico precio se dispone de mesa, conexión a internet, café gratis y lo más importante para muchos, compañía. Las sinergias entre los distintos coworkers muchas veces dan lugar a ideas interesantes.
Sus seguidores lo definen como una forma de vida, profesionalmente muy distinta a todo lo conocido hasta ahora. Exige una mentalidad muy abierta tanto a nivel físico como en la forma de abordar la actividad laboral. Genera trabajo en equipo y ambiente de colaboración entre los miembros. Siguiendo la lógica organización de las hormigas o las abejas, ante nosotros se abren nuevos espacios para la construcción conjunta de otras realidades que se apoyan en la idea de la red interconectada.
El coworking ya funciona en nuestro país en Madrid, Barcelona y Bilbao.

Direcciones de interés:
Garage30 (http://garage30.com/blog/), El Agora (http://www.enelagora.com/).

Fotos: Fusión

 

Comentarios   

 
0 #1 Pablo 10-10-2008 05:39
Hola, qué tal?
Realmente muy bueno el artículo. Yo soy muy de la idea del coworking, pero lamentablemente no lo he podido concretar. Aquí en mi país, la mayoría tiene un pre-juicio o un temor irracional de que le "roben" su idea o su trabajo.
Pero, que se le va a hacer?

Saludos
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Rogelio 05-12-2008 16:14
Hola,

Un artículo realmente interesante. Creo que esa modalidad de trabajo tiene mucho futuro y ventajas y también efectos favorables para el medio ambiento debido a menor cantidad de desplazamientos a realizar, sin embargo, dudo de que ya casi un 40 por ciento de los alemanes se gana su dinero de esta manera. Sería casi la mitad de población activa. El que ha visto los atascos mañaneros en alguna ciudad alemana de todos los días lo pondrá en duda también. Sin embargo, que esta modalidad de trabajo tiene futuro es indiscutible.

Un saludo
Rogelio
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 EUGENIA 18-07-2010 17:05
Yo vivo en Mazatlán México, y llevo 4 años dedicandome a este tipo de trabajo, si bien es cierto que una de las principales desventajas ha sido el encierro en casa y el no tener prestaciones como el seguro social, vacaciones, etc, también es cierto, que no lo cambiaria por nada del mundo. La razon? me he olvidado de: malos y explotadores jefes ya que yo soy mi propio jefe y motivador, mejor calidad de vida porque trabajo en mi horario, trabajo comodamente si quiero en pijamas y sin maquillaje, tengo el tiempo necesario para salir a la calle a realizar mis actividades personales, pagos de la casa, las compras en el horario que yo decida sin pedir permiso a nadie, atiendo a mis clientes en cualquier momento q ellos me necesiten por medio de mi celular, y lo más importante es que gano más dinero, que lo que cualquier empresa pudiera ofrecerme por mi trabajo. Amo el trabajo desde casa, me ha permitido conocer ampliamente mi mercado, porque estoy presente en cualquier plaza del pais, conozco infinidad de proveedores y de clientes... en verdad, una maravilla y excelente opcion de trabajo para muchos!!! Saludos. Eugenia Flores.
Citar | Reportar al moderador