.

Quién está en línea

Tenemos 79 lectores conectados
Actualidad Economía y estupidez

Economía y estupidez

Escrito por Fusión 25 Septiembre 2008
( 19 Votos )
Imprimir
Economía y estupidez 4.3 out of 5 based on 19 votes.

“La gran astucia de algunos, a menudo no es más que la estupidez de los demás.” (H. Meret- Político y escritor francés)

Es una buena frase para reflexionar sobre la situación económica actual, sobre la crisis económica que sacude al primer mundo, porque el segundo, el tercero y los siguientes viven su crisis particular de por vida.
En realidad, la regla básica y sagrada de la buena economía es muy sencilla, “si ganas diez gasta ocho, o nueve, a lo sumo.”

Pero existen “cerebros” que son especialistas en convencer al personal de que pueden gastar más de lo que ganan, de que “ellos” te facilitan los medios, lo que significa que te adelantan el dinero y tú se lo vas devolviendo en cómodos plazos. Y eso estaría bien si no fuera porque lo que te vas a comprar también es de “ellos” y porque lo que les vas a devolver al final es el doble de lo que amablemente te adelantan. Al final, vamos a constatar que no existe ningún problema económico, sino un problema entre estúpidos.
Y “ellos” son los bancos. Y los “cerebros” son los banqueros.
Los banqueros son los dioses intocables de la movida económica mundial. En realidad ellos nunca pierden, porque si las cosas van mal se fusionan, es decir, se meten en la cama con otro.
Y si las cosas van muy mal, entonces el Estado les ayuda para que su supuesta crisis no se cargue todo el tinglado, o sea, el llamado “estado de bienestar”, que es otra cosa estúpida inventada para tener entretenidos a los estúpidos que consideran que lo máximo a que se puede aspirar es al bienestar.
Y como diría Millás, “qué rayos querrá decir bienestar”.
Por ello, la economía, que en el fondo se basa en las cuentas de la abuela, se convirtió en un extraño galimatías generado por estúpidos avariciosos que basan su éxito en la irrefutable realidad de que existen infinidad de estúpidos que consideran que la existencia es la búsqueda del bienestar. Como sea.
Creo que sería oportuno recordar aquí que, según el diccionario, “un estúpido es un necio o falto de inteligencia”, por lo cual las reiteradas alusiones no deben ser consideradas como un insulto, sino más bien como una referencia al número de neuronas activas que posee un individuo o individuos.
Es evidente que los grandes inversores, los “poderosos” de la economía mundial, sufren un notable desequilibrio entre su avaricia y su inteligencia. De ahí que al predominar la primera, estaban condenados a darse la torta, la leche, por aquello de que “la avaricia rompe el saco”, otro sabio consejo de la abuela.
La historia es que unos estúpidos avariciosos se empeñaron en estrujar, hasta que no quedara una gota de zumo, a millones de estúpidos ansiosos de vivir como los primeros, o parecido.
De tanto estrujar, los aspirantes al máximo bienestar se secan. Al secarse se rompen, y al romperse los avariciosos se quedan sin reservas de zumo. Y ya tenemos crisis.
Es como si Drácula se quedara sin reservas de sangre.
Pero como los avariciosos son los dioses del estúpido entramado mundial, pues las consecuencias son desastrosas, o eso dicen. Y no tanto por sus efectos reales, sino por sus efectos psicológicos, porque un pobre sin delirios de bienestar no sufre efectos psicológicos colaterales con estas cosas, o sea, va a seguir como estaba, pobre, pero uno que va para rico, que sueña con pasarse al bando de los avariciosos, y que de la noche a la mañana se tiene que conformar con una vida normal, ni siquiera pobre, pues el batacazo emocional que sufre es “mega fuerte”, que diría su pija señora.
Llegados a este punto, podemos sacar la conclusión, tal y como se le escapó a Solbes y como ratificó algún otro economista de talla mundial, aunque con otras palabras, que la situación económica mundial tiene de bueno que va a conducir a una liquidación por cierre de una considerable pandilla de estúpidos, a nivel mundial, y tal vez, como consecuencia, de que cuando las cosas se normalicen, si es que lo hacen algún día, el personal vuelva a las cuentas de la abuela, a dejarse de pijerías, a ser más humildes, y a no seguirle el juego a los vampiros esos que presumen de poderosos y que en el fondo son unos estúpidos apoyados y reconocidos por los gobiernos de turno, quienes no tienen otra alternativa porque también están pillados en su estúpida trampa.
Moraleja, gasten menos de lo que ganan y verán como viven de puta madre. O al menos dormirán toda la noche de un tirón, sin tener que estar pendientes de la ventana por si entra algún vampiro avaricioso a chuparles la sangre.
Salud.

 

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar