.

Quién está en línea

Tenemos 93 lectores conectados
Otros ONG's El Proyecto Félix Rodríguez de la Fuente. Rescatar a un soñador

El Proyecto Félix Rodríguez de la Fuente. Rescatar a un soñador

Escrito por Marta Iglesias 04 Agosto 2008
( 7 Votos )
Imprimir
El Proyecto Félix Rodríguez de la Fuente. Rescatar a un soñador 4.9 out of 5 based on 7 votes.
Tienen el mayor banco de datos del mundo sobre Félix Rodríguez de la Fuente, que incluye vida, mensaje, legado y obra. Además de romper falsos tópicos creados en torno al gran naturalista español, recuperan su espíritu y su amor por la Naturaleza para lograr mejores defensores de la ecología. Miguel Pou, presidente de la Federación de Asociaciones de Félix Rodríguez de la Fuente y Premio Príncipe de Asturias para Jóvenes Investigadores, nos habla de cómo cambiaría la lucha por el Medio Ambiente si tuviésemos en cuenta su legado.

Miguel Pou. Proyecto Félix Rodríguez de la FuenteEl Proyecto de Félix Rodríguez de la Fuente

-¿Por qué considera importante recuperar la figura de Félix Rodríguez de la Fuente en este momento?
-Porque el ecologismo ha avanzado poco, la destrucción de la Naturaleza es mucho más de lo que se dice y considerando a Félix, la defensa del Medio avanzaría mucho más. El aumento del ecologismo es pequeñísimo en relación a los atentados diarios al equilibrio ecológico. Recuperar a Félix es importante porque, mientras que todos los grupos bien considerados por la sociedad tienen una figura representativa y aleccionadora ante el mundo, el ecologismo ha olvidado a este gran hombre y es hora de recuperarlo. Porque conociendo a un pensador libre y enérgico, seguro de sus interpretaciones y plantado en el terreno, como era Félix, podremos debatir lo pendiente en ecología. De todo ello hablo en mi último libro "La conciencia planetaria de Félix Rodríguez de la Fuente".

-¿Por qué Félix supo enganchar a tantas personas primero en la radio y luego en televisión? ¿Qué tenía que le falta a los ecologistas de hoy?
-Amor, sencillamente amor. Un amor que en mi experiencia apenas veo en otros. Hablo de amor de verdad. El amor te empuja a hacer cosas como, por ejemplo, prepararte para ser capaz de lograr algo positivo para ti y para el mundo -forjarte como un maestro de un tipo de comunicación que capacitará contagiosamente a la gente a amar la Naturaleza, por ejemplo-, o convencerte de que has de ser un guerrero eficaz en los logros medioambientales. Lo contrario del amor no es el odio, el odio sólo es la otra cara de la moneda. Lo contrario del amor es el miedo; y veo demasiado miedo, prejuicios y cautela. Básicamente sólo veo personas que quieren barrer para su casa, incluido propagar mentiras sobre la Naturaleza, a fin de ganar dinero. Por eso Félix estorbaba al "sistema": llegó muy lejos, conocía sus miedos y por eso los superaba, era arrojado. No escatimaba. No negociaba. No calculaba. Se lanzaba. ¡Tenía fe! Eso es amor.
Félix ofreció una Casa para todos, a cada uno según su preparación, habilidades y destreza: es decir, según su capacidad de eficacia. Hoy hay mucho “sueño ecológico”, mucha aspiración romántica, y una enorme falta de gente preparada, eficaz y abnegada: entregada de verdad. Falta aventura. Por eso se aburren, por eso no tienen imaginación para encarar problemas. También falta tener ideas claras y prioridades.

 

El Poryecto Félix Rodríguez de la Fuente

"El contagio por observación de los grandes hombres, como Félix Rodríguez de la la Fuente, es lo que permitirá el crecimiento del ecologismo"

-A través de la ONG pretendéis dar una nueva mirada a la naturaleza, a los grandes hombres. ¿Desde dónde tenemos que situarnos para ver de nuevo el mundo?
-El contagio por observación de los grandes hombres es lo que permitirá el crecimiento del ecologismo. Se hará estudiándolos, reconociéndolos, practicando lo que ellos practicaron y, por error y tanteo, vencer en una sociedad que hace lo contrario de lo que ellos hicieron. Por eso escribo libros sobre Félix, y una revista dedicada a él: es mi mejor medio de expresar y de contagiar eso.
Él creía que el hombre actual se ha confundido tanto con los intereses creados, que ya somos incapaces de percibir la Naturaleza y lo mucho que ésta puede darnos, así que propone una mirada atrás en el tiempo, hasta comprender la maravillosa forma que el hombre primitivo tenía de verla. Esto no lo hace para proponer un retorno (por otra parte imposible) a la Naturaleza, pero sí para incorporar a nuestra sociedad y vida diaria aquellos elementos de la Naturaleza que nos liberarán de ese engaño colosal en el que vivimos. La posición a situarse es esta: fusión absoluta de la persona con la Naturaleza, o sea, todos somos uno, y lo que le hacen a ella, me lo hacen a mi corazón. Y segundo, batalla total -como cada uno entienda este concepto- a quienes destruyen la naturaleza, empezando por las altas instancias: gobernadores, administradores, empresas, etc.

"Félix creía que el hombre actual se ha confundido tanto con los intereses creados, que ya somos incapaces de percibir la naturaleza y lo mucho que ésta puede darnos. Así que propone comprender la maravillosa forma que el hombre primitivo tenía de verla".

-La ONG es atípica. Se consideran gente curtida, no se dejan guiar por lo establecido como correcto, son guerreros, aman la justicia. ¿Nuestros valores son los que han llevado a la naturaleza a donde está?
-Nosotros creemos que la evocación del espíritu interno, la invocación de ese interior que tenemos todos, de aquello que conmocionó a España en obras como el "Hombre y la tierra", que tocaban la verdad en las personas, es lo que puede arrastrar e impulsar. Los valores de la sociedad en general son el amor, la belleza, el equilibrio, pero en la práctica se traducen en cansancio, no apoyo, crítica, en la creencia absurda de que barriendo para mi casa me beneficio, la creencia estúpida de que estamos separados, la convicción pasmosa de que sólo cuando yo tenga un motón de cosas (quizá dentro de 30 años) podré ayudar a la Naturaleza…

-¿Qué decís a quienes os pueden señalar como mitómanos nostálgicos que buscan recuperar una figura emblemática?
-Les diríamos que cada uno interpreta la realidad según él la ve, cosa lógica y respetable, pero que si ve mitomanía en nosotros es porque nos desconoce; en nuestro caso nos mueve la admiración. Admirar implica salir de uno hacia el otro, empáticamente. Algo que mucha gente no sabe hacer o no puede hacer porque están demasiado centrados en sí. Creo que fue Schopenhauer quien dijo que uno es capaz de admirar en la medida que él también es grande. Más admiras cuanto más grande eres, dijo. Y al contrario, si uno es un miserable, ve miseria a su alrededor (y si no la ve se la inventa, porque “necesita” verla). Es la condición de muchos humanos. Es ego.

-¿Qué diría hoy Félix si viese la degradación ambiental que sufre el planeta, de la que nosotros somos en gran parte responsables?
-Esa degradación hubiera sido menor si él hubiese continuado. Pondría todos los medios y resortes, desde las esferas altas, para cambiar el decurso de las cosas, siendo efectivo. Él no se dejaba sobornar ni emocional, ni moral, ni económicamente porque no se sentía pobre como persona, porque no se vivía a sí mismo como un desgraciado, porque no se experimentaba a sí mismo como un ser limitado y frustrado, ávido de contraprestaciones y de satisfacciones. Sabía obtener lo que necesitaba ayudando a la Naturaleza, entre otras actividades.

Miguel Pou acaba de publicar "La conciencia planetaria de Félix Rodríguez de la Fuente", del que puede obtenerse más información en www.lacoctelera.com/felixrodriguezdelafuente