.

Quién está en línea

Tenemos 78 lectores conectados
Entrevistas Entrevistas Jesús Caldera. Responsable de la Fundación Ideas

Jesús Caldera. Responsable de la Fundación Ideas

Escrito por Mariló Hidalgo 04 Agosto 2008
( 31 Votos )
Imprimir PDF
Jesús Caldera. Responsable de la Fundación Ideas 4.6 out of 5 based on 31 votes.
El presidente Zapatero acaba de dar luz verde a un nuevo think tank -”fábrica de ideas”- dentro del partido socialista. Un laboratorio donde un potente grupo de pensamiento investigará y analizará de forma independiente, cuestiones de interés público para luego traducirlo en propuestas prácticas y útiles. La desigualdad, el cambio climático, o la crisis energética son algunos de los temas que ya tiene encima de la mesa la nueva Fundación Ideas. Jesús Caldera, convencido de que “las ideas son el auténtico motor que mueve el mundo”, será quien lidere este proyecto.

Jesús Caldera

En un pequeño despacho improvisado en la sede del PSOE en Ferraz nos recibe un Jesús Caldera sonriente y relajado. No puede ocultar que le gusta la tarea que le ha encomendado el presidente Zapatero. La idea de la fundación se conocía hace meses, pero el nombre de la misma era uno de los secretos mejor guardados hasta la celebración del 37 Congreso Federal del PSOE. Allí, José Luis Rodríguez Zapatero presentó oficialmente a la Fundación Ideas. Una palabra que según anunció, recoge los cinco principios que regirán a esta plataforma de pensamiento: I de Igualdad, para que dentro del partido nadie sea sombra de nadie. D hace referencia a los Derechos, a la lucha por la libertad. La E es de Ecología, porque no hay progreso sin cuidar el medio ambiente. La A de Acción, porque su movimiento será primero pensar y luego actuar. Y la S de Solidaridad con los más débiles. El proyecto ya está en marcha.

-Fue compañero de Zapatero en el camino de renovación ideológica emprendido dentro del partido con la corriente “Nueva Vía”. Hoy es elegido para liderar la Fundación Ideas. ¿A cambiado en algo aquel Jesús Caldera respecto al que ahora tengo delante?
-La verdad es hay pocas diferencias en lo importante. Mantengo intactos mis valores. En aquel momento era evidente que se precisaba aquel cambio dentro del partido. Creo que tomé una decisión acertada. ¡A la vista está el resultado! Ahora José Luis Rodríguez Zapatero de nuevo me pide que me ocupe del espacio ideológico, de las ideas. Quiero recordar que cuando nos presentamos en aquel congreso lo primero que quisimos hacer fue elaborar un proyecto, luego optar al liderazgo y de ahí, al gobierno. Pienso que es así como hay que hacer las cosas. Había que ofrecer una alternativa a la sociedad española, no sólo disputar el liderazgo interno del partido. El discurso de Zapatero de aquel año 2000 incluía elementos básicos como el pacto antiterrorista, la inmigración como tema de Estado, la política de igualdad, el diálogo con las CCAA, temas que luego se incorporaron en el programa electoral, se presentaron a los ciudadanos y luego se gobernó.
En este tiempo además de mantener mis valores intactos, creo que estoy más sensibilizado con los problemas sociales, con las desigualdades y el hambre en el mundo -algo que considero un fracaso de la humanidad-. En términos ideológicos cada día celebro que mi inclinación haya sido hacia el socialismo democrático, el único espacio de valores donde se puede conseguir un mundo mejor.

De mi etapa de ministro guardo recuerdos imborrables. Fue una época con una agenda en favor de los ciudadanos que sin duda ha sido histórica.

-Acaba de cerrar una etapa como ministro dedicada a la política del día a día. ¿Se siente ahora más cómodo trabajando en el mundo de las ideas?
-Son dos aspectos distintos y complementarios. Lo que voy a hacer en la Fundación es investigación aplicada. Vamos a trabajar con un poco más de distancia para desde ahí analizar una realidad cambiante. Vamos a poner encima de la mesa valores que están por conseguir y trabajaremos para que la sociedad pueda alcanzarlos. Hay desigualdades, problemas, retos de futuro. No podemos decir, como hacen algunos, que con que haya crecimiento económico todo va bien. O que con que haya igualdad de oportunidades ya está todo conseguido. Tenemos que ayudar a mover los obstáculos que a muchos les impide ejercer adecuadamente esa igualdad de oportunidades. Nuestro trabajo consistirá en pensar con rigor para luego aplicarlo, preparar propuestas, programas, acciones concretas. El haber podido participar en las dos partes del modelo es algo muy interesante.

-Hablar de ideas es hablar de futuro. Dicen además que son la fuerza que mueve al mundo. ¿Cómo visualiza este futuro inmediato que ahora se abre?
-Sin duda las ideas son el motor porque establecen unos principios, y la sociedad necesita valores y principios. ¿Cómo veo el mundo ahora? Con serios problemas: desigualdad y hambre principalmente. Zapatero me ha dicho que la prioridad española en política exterior es combatir el hambre. Tengo una particular amargura porque de los Objetivos del Milenio que se establecieron a partir del año 2000 hasta el 2015, no sólo no se van a cumplir sino que se ha retrocedido, por ello hay que reforzar las respuestas. Además del hambre y la desigualdad no hay que perder de vista la catástrofe climática. Nuestro trabajo en la Fundación consistirá en pensar con rigor, investigar para luego aplicar todo eso a través de propuestas, programas y acciones concretas.A mí me gusta llamarla así, catástrofe, porque es lo que está ocurriendo. Los conservadores han sido muy hábiles y nos han vendido lo del cambio climático, un concepto en positivo. La realidad que estamos viviendo nos indica que no estamos ante un cambio sino ante una catástrofe provocada por el hombre, por nuestro modo de producir y consumir. Por eso es necesario cambiar hábitos y poner toda nuestra energía en prevenir el fin de la humanidad. Existen alternativas, el ciudadano debe cambiar hábitos y para ello necesitamos también que haya organismos internacionales que propongan con firmeza soluciones. Debemos de cambiar la economía del carbón y del petróleo por las energías renovables aunque haya muchos intereses económicos por el medio. Es preciso invertir en energía, en desarrollo. Desde la Fundación vamos a dar a todos estos temas una dimensión internacional, queremos movilizar y convertirnos en un punto de referencia en cuanto a la producción ideológica. Se precisan referentes entre los progresistas a nivel internacional y nosotros podemos asumir ese papel.

-Hace unas semanas se ha reunido con distintos grupos progresistas europeos que precisamente animan a que el PSOE sea ese grupo de referencia tan necesario.
-En efecto existe una gran necesidad. Nosotros en este tiempo hemos realizado un buen trabajo en España y a la vista está. En la Internacional Socialista en Atenas lo expliqué en mi intervención. La gente nos da un papel de liderazgo al tiempo que nos exige más acción. La socialdemocracia en Europa gobierna menos que hace unos años y hace falta una respuesta. Alguien debe tomar la batuta para intentar diseñar unas reglas de gobierno más justas y responsables. La realidad que estamos viviendo nos indica que no estamos ante un cambio climático sino ante una catástrofe provocada por el hombre, por nuestro modo de producir y consumir. El señor Bush y compañía son los responsables de la crisis que estamos viviendo. Permitieron que se actuara sin controles, sin ética. Un capitalismo feroz, sin límites, sin fronteras, basado en la ganancia rápida, ha extendido una crisis financiera en todo el mundo. Ha permitido que exista especulación sobre el barril de petróleo y los alimentos básicos. Son necesarias por tanto reglas de comportamiento, un orden distinto. Hasta los conservadores norteamericanos lo aceptan. Todos coinciden en que hay que tomar decisiones drásticas y cambiar las normas de consumo si queremos salvar a este planeta y nuestra estancia en él. Hacen falta cambios en las políticas comerciales, en las de desarrollo, luchar contra la especulación, definir si lo que se está haciendo con el tema de los biocombustibles es correcto o no y, sobre todo, ayudar a África. El único continente del mundo donde hay espacio de tierra suficiente para cultivar para el resto del planeta y en cambio carecen de medios. Con un pequeño esfuerzo se ayudaría a reducir la pobreza y las desigualdades. El camino es hablar de los problemas globales y proponer soluciones. Sólo vale un encuentro de civilizaciones, ayuda al desarrollo y tomarnos todo esto como un espacio común. Como me decía un científico, “todos estamos en un mismo barco y no importa dónde se produce la vía de agua porque una vez que se haga, todos nos hundimos. Estamos en un mundo global.

Jesús Caldera. Responsable de la Fundación Ideas.

-Por primera vez científicos, economistas, investigadores, ecologistas coinciden en señalar que nos encontramos en puertas de un colapso social mundial.
-Tenemos menos materias primas, el aumento de la temperatura genera escasez de agua, inundaciones, pérdida del hábitat, más refugiados, más flujos migratorios, crecimiento de población, más bocas que alimentar... Aún siendo optimistas hay que reconocer que las cosas no están muy bien. Por ello también ONU, Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional deberían de tomar decisiones, ya. Hay que cambiar el sistema; aunque a corto plazo pueda tener mayores costes, a largo plazo es infinitamente mejor. Y esa responsabilidad la tiene que asumir el ciudadano y cooperar.

-Cuando su jefe habló ante Naciones Unidas y propuso la famosa Alianza de Civilizaciones ya se refirió a problemas de calado mundial que nos afectan a todos.
-Sí, y también recuerdo que la derecha se reía y le tachó de ingenuo. ¿Pero es que seguimos creyendo que los cayucos vienen aquí por efecto llamada? No. La razón es la crisis humanitaria que viven: A más hambre, más flujos, más problemas. En el último congreso de la FAO, donde Naciones Unidas realizó un llamamiento desesperado al resto del mundo por la falta de recursos para hacer frente a la situación del hambre que se estaba viviendo, sólo ocho países aumentaron donaciones. De ellos, Arabia Saudita y España fueron los que más dinero aportaron. Personalmente creo que es un honor que mi país -aunque tenga problemas económicos- pueda hacer una aportación para este fin. Y esto deben de saberlo los españoles. Desde la Fundación también queremos agitar el debate para concienciar sobre estos problemas.

Debemos cambiar la economía del carbón y del petróleo por energías renovables aunque haya muchos intereses económicos por el medio.

-¿Por dónde van a empezar?
-Como think tank queremos trabajar en muchos campos: energía, economía, sociedad. Vamos a preparar un grupo internacional de trabajo para que en menos de un año podamos tener listo un informe sobre la carestía de los alimentos que luego queremos llevar a los organismos internacionales junto con propuestas. Trabajaremos también en el cambio climático. En el campo de las energías renovables, donde España tiene un potencial increíble gracias a la determinación de este gobierno y a que su presidente sigue apostando por favorecer energías alternativas frente a cantos de sirena que hablan de la energía nuclear. La ciencia y la investigación hacen que cada vez se abarate más por ejemplo, la energía fotovoltaica, con el sol como fuente de energía ilimitada. Hay una línea muy interesante de investigación que queremos llevar a cabo con científicos españoles sobre las algas. En mi opinión, es impresionante todo lo que pueden aportar. Crecen en cualquier parte, sólo necesitan luz, sol y agua; son descontaminantes, duplican su masa cada día, se convierten en etanol, hidrógeno, fertilizantes, alimento para el ganado y son muy rentables. Todo este tipo de energías -eólica, solar, geotérmica- son democráticas porque cualquier ciudadano puede invertir en ellas y ponerlas en su casa a diferencia de la energía nuclear o el actual modelo.

-Mientras fue ministro recuerdo que decía que siempre mantenía un ojo y medio fuera...
-Sí, porque la burocracia te atrapa. Debes de solucionar miles de pequeñas cosas cada día pero tampoco puedes perder la perspectiva. Ahora trabajaré sin el agobio del tiempo y sin la obligación de dar respuestas inmediatas. Y también debemos intentar -lo digo pero no es fácil-, adelantarnos a lo que va a pasar. Adivinar por dónde van a ir las cosas para evitar los efectos en la medida de lo posible.

El señor Bush y compañía son los responsables de la crisis que estamos viviendo. Permitieron que un capitalismo feroz actuara sin ningún tipo de control para conseguir dinero rápido. Esto ha provocado una crisis financiera en todo el mundo.

-¿Echa de menos algo de su etapa de ministro?
-Forma parte de mi historia personal. Siempre he encarado la responsabilidad pública con cierta distancia sabiendo que todo es temporal. No me costó nada dejarlo. Lo que sí es cierto es que guardo recuerdos imborrables, ya que fue una época con una agenda en favor de los ciudadanos que sin duda ha sido histórica: ley de igualdad, dependencia, violencia de género, creación de empleo.

-La palabra utopía suele ir unida al mundo de las ideas. ¿Se considera utópico?
-Soy utópico. Si a un ciudadano español de principios de siglo lo ponen en la España actual no se lo creería, diría que es una utopía. Las utopías son la materialización de los sueños que antes se han soñado. Y creo en los sueños.

-¿Cree que toda renovación implica un vértigo?
-Sin ninguna duda. Tengo mucha energía, creo en lo que hago y voy a poner todo mi esfuerzo. Sé que no es fácil pero quien no lo intenta no lo consigue. Además cuento con la sociedad española y con el apoyo de mucha gente que me ha enviado ofertas para colaborar en el proyecto: profesores, investigadores, científicos, que al igual que nosotros quieren luchar por un mundo mejor.

En términos ideológicos cada día celebro más que mi inclinación haya sido hacia el socialismo democrático, el único espacio de valores donde se puede conseguir un mundo mejor.

-¿Cómo es su relación con Zapatero?
-Es buena. Tengo menos tiempo para hablar con él, ya que sus responsabilidades le tienen muy ocupado. Pero al margen de eso, mantenemos una línea de conversación intensa. Su grado de implicación con este proyecto va a ser total porque es su proyecto, me lo encargó él. Está muy interesado y quiere dejar para el partido este área de pensamiento abierta.

-¿Cuál es el mejor consejo que le han dado últimamente?
-Una cita de Rousseau para que la aplique: “Cuando se trata de débiles y fuertes, la libertad es lo que oprime y la ley lo que libera”. Tremenda reflexión.

-Si la mirada es el espejo del alma, ¿qué dicen sus ojos de usted?
-Intento que trasmitan veracidad, compromiso y confianza. No podría estar aquí haciendo esto si no lo creyera. No entiendo a la gente que se crea una pantalla y funciona desde ahí. Para mí sería imposible y procuro transmitirlo.

-¿Se siente ahora más libre?
-En parte sí. De eso se trata. Además, me siento más útil.

Fotos: Inma Mesa. PSOE

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar