.

Quién está en línea

Tenemos 89 lectores conectados
Nacional Actualidad Justicia vieja y caducada

Justicia vieja y caducada

Escrito por Carolina Fernández 29 Mayo 2008
( 3 Votos )
Imprimir
Justicia vieja y caducada 4.3 out of 5 based on 3 votes.

En las últimas semanas parece que los hados se han confabulado para llenar las hojas de la prensa y los minutos de los noticieros de despropósitos judiciales. Y qué despropósitos. El pederasta acusado de asesinar a la niña de Huelva estaba en la calle con cuatro causas pendientes debido una cadena incomprensible de errores.

Nacional. Ventana nacional

Es el sistema entero lo que falla. La justicia se mueve como un dinosaurio en unos tiempos en los que lo que se necesita es velocidad.

El guardia civil que asesinó a su ex mujer y su compañero superó todos los controles; para colmo, la petición de ayuda de ella fue desoída y desestimada por las instituciones; un acusado de violación comete otra violación mientras espera durante meses a que se celebre el juicio; un tipo se pudre en la cárcel un puñado de meses más de los que correspondían porque una jueza "olvida" tramitar su puesta en libertad sin que nadie se percate, mientras el mayor caco de Marbella paga una fianza multimillonaria y espera el juicio en su casa. El personal, lógicamente, se queja, se asusta, se lleva las manos a la cabeza. La justicia española ofrece una imagen desastrosa plagada de informes equivocados, valoraciones psicológicas sin sentido, quejas no atendidas, peticiones de ayuda que no se escuchan, inspecciones fallidas, olvidos, y sobre todo retrasos, plazos infinitos, papeles que no llegan a su destino, papeles que se pierden, papeles que se amontonan. Papeles y más papeles. La justicia española parece que se pierde entre archivos y legajos. Los jueces no dan abasto y los funcionarios trabajan sepultados en trámites, desbordados por una burocracia lenta y anticuada. Y es que la verdad, resultan terroríficas esas fotografías en las que se muestran las dependencias de los juzgados de cualquier comunidad española. No falla: mesas abarrotadas de papeles, armarios a reventar con dosieres amontonados, torres y torres de carpetas rebosantes de documentación. Esa es la imagen de la justicia española del siglo XXI. "El sistema judicial no sirve. Está desfasado y hay que cambiarlo". Son palabras del presidente del Tribunal Superior de Justicia. Y no hay que olvidar que los papeles son casos. Los casos son personas. Las personas son historias individuales, a veces, pendientes de que alguien, al final de una larga cola, tome una decisión. Las autoridades comprenderán que da miedo, y con razón, tener un asunto que lo haga a uno poner un pie en el juzgado.
Lo que hemos visto en los casos más recientes es que es el sistema entero lo que falla. La justicia se mueve como un dinosaurio en unos tiempos en los que se necesita velocidad. Las nuevas tecnologías no han entrado aún en los juzgados españoles, y resulta francamente chocante encontrar al funcionario de turno poco menos que haciendo los expedientes en la olivetti y las copias en papel carbón. Exagerado, pero no tanto.
Llegados a este punto hay que nombrar, apuntando un poco más alto, el bochornoso espectáculo al que asistimos durante la pasada legislatura y que impidió la necesaria renovación del Consejo General del Poder Judicial. La sociedad española no entiende cómo es posible que los principales partidos no hayan sido capaces de llegar a un acuerdo sobre un tema fundamental. Y aunque ahora parece que hay intención por todas las partes para desbloquear el tema, lo cierto es que una situación tan surrealista como ésta por fuerza ha de acabar afectando a la institución al completo. Como en el fútbol: cuando la directiva está a la greña, el equipo acaba perdiendo los papeles en el campo.
En fin. Ya hay comunidades que auguran el colapso si no se toman medidas urgentes, puesto que la actividad judicial no ha dejado de aumentar en los últimos años. Los jueces reclaman más personal, más oficinas. Reclaman, incluso, simplemente ordenadores. No sólo se trata de sentenciar para sacarse trabajo de encima; después alguien tiene que ocuparse de que las sentencias se lleven a cabo. Ese es un agujero negro que en España puede esconder más errores similares a los que se sucedieron por ejemplo en el caso de la niña Mari Luz. Además de eso, se reclaman recursos que pongan en comunicación juzgados de distintas comunidades, para evitar incomunicaciones fatales y que finalmente cada uno haga la guerra por su cuenta.
La administración de justicia necesita con urgencia una modernización que la coloque en el siglo que le corresponde, y si es posible antes de que ocurran más casos de esos que luego todo el mundo lamenta delante de una cámara de televisión. ¿Habrá intención de ponerse a ello?

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar